Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

20/06/2011

 

El Yunque tiene minoría en el consejo panista


Los 654 delegados que concurrieron ayer a la Asamblea Estatal del Partido Acción Nacional, eligieron al Consejo Estatal, que es la máxima autoridad política de ese partido en la entidad.


Fueron designados 106 consejeros de los que 57 pertenecen al grupo independiente que pretende la modernización y el crecimiento real de su partido, y 49 que son del Yunque, la organización ultraderechista que desde hace tiempo controla al PAN en Puebla.


El Yunque es una organización secreta dentro de Acción Nacional, una auténtica burbuja, un grupo cerradísimo al que pertenecen los panistas ultras, que ya en el gobierno pretenden imponer su criterio en todo, en lo político, en lo económico, en lo social y, ojo, en lo moral.


Son los panistas de los estados del bajío, que prohíben las minifaldas, como medida preventiva para evitar violaciones, porque según su muy especial criterio, las mujeres que las usan provocan que los hombres que las ven, delincan.


Los miembros del Yunque han sido los causantes de que Acción Nacional, pese a ser un partido en el poder federal desde hace casi doce años, siga siendo un partido mediano, con una mediocre infraestructura y una mala organización.


Hay estados como Guerrero donde hace seis años, en la elección de gobernador, cuando por primera vez ganó en esa entidad un partido de oposición, el PRD, el PAN obtuvo el 2.1 por ciento de la votación, salvando apuradamente su registro.


Seis años después, en las elecciones de este año, el PAN obtuvo el 1.4 por ciento de la votación, lo que le valió perder el registro para participar en elecciones locales.


En el Estado de México, donde hace algunos años gobernó varios de los más importantes municipios de la entidad vecina, ahora en la lucha por la gubernatura, ocupa un tercer lugar, muy por abajo del PRI y del PRD.


En Puebla ganó en las pasadas elecciones locales por dos razones básicas: por la mala planilla de candidatos presentada por el PRI, producto de imposiciones en base a compromisos políticos y porque Acción Nacional lanzó como candidato a gobernador a un prestigiado expriista, ampliamente conocido en la entidad por los puestos públicos que había venido desempeñando.


El PAN se abre a la sociedad


Roberto Grajales, uno de los que encabezan al grupo independiente que obtuvo la mayoría de Consejeros, dijo algo sumamente importante para el panismo local: “El partido se abre y deja de ser un coto de poder de un pequeño grupo”.


Afirmó que a diferencia de quienes no dejaban crecer al partido, pues bloqueaban a los militantes, ahora habrá mayor participación de las estructuras partidistas y los comités municipales dejarán de ser oprimidos por la dirigencia estatal. Esto, señaló, hará consolidar nuestros triunfos y hacerlos crecer.


Es decir, se reventó la burbuja panista, muy semejante a la que operó en el PRI hace poco y a la que sigue operando en otros partidos como el PRD y Convergencia.


Los grupos cerrados en los partidos políticos les son verdaderamente nefastos y consecuentemente les son nefastos al estado y al país. La apertura del PAN a sus bases y a la sociedad en su conjunto, siempre será bienvenida, pues es lo que se espera en una democracia. Acción Nacional es uno de los partidos históricos del país, es el que representa a la corriente conservadora que viene, junto con la liberal, representada por el PRI, desde la Independencia, la Reforma y la Revolución, a los que se agregó la izquierda en los inicios del siglo XX.

 

Buscan nuevas alternativas


Sin embargo, hay un alto porcentaje de ciudadanos que participaron en las pasadas elecciones locales que consideran necesario crear una organización civil que agrupe a todos los ciudadanos sin partido, que no quieren participar en las grillas internas y en luchas por puestos públicos que seguirán trabajando en su propósito.


El objetivo es ofrecer una alternativa de participación de quienes no creen ni en el PRI, ni en el PAN, ni en el PRD, ni en ninguno de los llamados partidos de la chiquillería.


Esta idea ha venido cobrando fuerza en Puebla, pues son muchos los inconformes con la situación actual, que desean aportar ideas para resolver los graves problemas estatales y nacionales.


La verdad es que los partidos políticos, cada día decepcionan a más gente, que no encuentra manera de canalizar sus inquietudes por no haber alternativas. Esa organización que está en formación, podría resolver el problema.

 

Notas breves: El partido Convergencia puede desaparecer: Se dice que el fundador propietario de Convergencia, don Dante H. Delgado, busca disolver el partido naranja para convertirlo en el brazo partidario de Morena, el movimiento social creado por Andrés Manuel López Obrador. La estrategia del grupo naranja es mantener el registro y los privilegios de un partido nacional y, al fundirse con el Movimiento de Renovación Nacional, podrá superar su gravísimo problema de la falta de votos para mantener su registro. Al pasar de Convergencia a Morena eso quedaría garantizado. En Puebla, los dirigentes del movimiento lopezobradorista, pasarían a ser los dirigentes del nuevo partido. Eso explica las posturas irreconciliables que ha venido adoptando el diputado José Juan Espinosa……..Ayer en la columna “Templo Mayor”, del diario Reforma, de la ciudad de México, se dice que el secretario de Educación en el estado de Puebla, Luis Maldonado Venegas, está contemplado, en una terna formada por la fundadora y dueña del Partido Nueva Alianza, para dirigir nacionalmente a ese partido…….Le sugerimos leer en el diario español El País, un amplio reportaje sobre la violencia en México. Su título es “México heroico” y aparece en el suplemento dominical.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas