Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

20/08/2010

No hay salida para la desaceleración


Le comentamos esta semana, sobre el grave problema económico que se presenta en nuestro país, a raíz de que los Estados Unidos han sufrido una baja en su crecimiento. Nosotros como país dependiente en alto grado de la economía del vecino, sufriremos graves consecuencias según opinan los especialistas.


Ayer el diario “El Financiero”, de la ciudad de México, da a conocer declaraciones de especialistas en la materia, quienes señalan que no tenemos espacio para usar los instrumentos monetarios y fiscales para reactivar la economía.


Las finanzas públicas siguen íntimamente ligadas al petróleo, cuyo precio ha bajado en las últimas semanas por la desaceleración que ha hecho que disminuya la demanda de energía. Seguiremos viendo caídas en el precio del petróleo y eso estrechará más el margen para la política fiscal, señalaron los expertos consultados por Marcela Ojeda, autora de la nota.
Por otra parte, expresaron que en materia de política monetaria ya no hay margen de maniobra. Estamos en lo justo para que la inflación esté convergiendo hacia la meta del 3 por ciento.


Todos debemos estar conscientes pues, de que el segundo semestre de este año, que ya se inició, será malo para nuestra economía y que ésta seguirá estancada durante el 2011, para tomar medidas personales que nos permitan amortiguar las consecuencias. Si no asumimos nuestra responsabilidad personal o familiar, el país en su conjunto sufrirá mayores estragos. Hemos visto que en cuestiones de economía y seguridad y de muchas otras cosas, el gobierno federal no es precisamente confiable.

 

El cardenal de Guadalajara, no es la Iglesia

 

Platicamos ayer con un amigo que es un devoto católico, sin que eso quiera decir que esté de acuerdo con el cardenal y arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez.


Nos dice y con justa razón, que por muy cardenal y arzobispo que sea, el jefe de la Iglesia tapatía, no puede hablar en nombre de la institución. Sus declaraciones deben tomarse como una opinión personal y nada más.


Nos remite a lo declarado por los voceros de la arquidiócesis de Puebla y de la diócesis de Querétaro.


Aquí en Puebla, el vocero de la arquidiócesis, padre Eugenio Lira Rugarcía, declaró, cuidando las formas de la tolerancia que debe existir en un sistema democrático y en un país que desde hace siglo y medio estableció la separación entre la Iglesia y el Estado, que la Iglesia no aprueba ni los matrimonios gay, ni la adopción de niños por parejas del mismo sexo, pero que la autoridad civil está en su derecho de resolver sobre estas cuestiones de acuerdo a su criterio.


Por otra parte, el vocero de la diócesis de Querétaro, Saúl Ragoitia, señaló que la institución religiosa, es decir, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, no comparte las expresiones del jerarca de Guadalajara, por lo que lo que diga u opine el cardenal Sandoval Íñiguez, son opiniones personales y no de la iglesia.


Un pastor de una iglesia cristiana, amigo nuestro, nos dice que la postura de las iglesias cristianas, es de respeto a la autoridad civil y a sus decisiones de gobierno, aunque ellos también están en contra de los matrimonios gay y de las adopciones por parejas del mismo sexo, por ir contra sus principios. Pero su posición al respecto obliga a sus fieles y no tratarán de imponer su criterio a toda la población.


El vocero de la arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, ha hecho declaraciones que ya constituyen una ingerencia abierta de la Iglesia en asuntos políticos, como la de recomendar al PAN, que revise su alianza con el PRD.


Sobre ese asunto, hay panistas destacados y perredistas de primer nivel, que se han opuesto a la alianza por no considerarla congruente políticamente hablando. Ellos están en su derecho de opinar al respecto, pero no puede inmiscuirse en asuntos de política electoral, ningún ministro religioso, de acuerdo con la ley y lo dicho por el vocero de la arquidiócesis de la capital de la república, es una violación a la ley en este aspecto.


El PAN, fue un partido conservador, apegado a la doctrina social de la Iglesia Católica , hacia donde lo encaminó uno de sus fundadores, el licenciado jaliciense Efraín González Luna.


Desde que se apropiaron de la franquicia panista los organismos empresariales o patronales, como les llamaba José Angel Conchello, uno de los panistas más lúcidos que ha tenido ese partido, ya no se sabe exactamente cuál es la ideología del PAN, pues ha aprendido demasiado aprisa, las malas mañas del viejo PRI y los panistas de ahora, hacen todo lo que antes criticaban.


Como ejemplos están la inminente expulsión de ese partido del ex dirigente nacional Manuel Espino, por sus críticas al Presidente Calderón y las declaraciones hechas ayer por el senador panista Emilio Madero, alabando al “señor presidente” con la reverencia y unción con la que antes los priístas se referían al jefe del ejecutivo: su política de seguridad, es acertada, el señor presidente no se equivoca y lo felicita por su llamado a la discusión sobre la estrategia de seguridad. Un país maravilloso al estilo foxiano.

 

Importante reunión de universitarios


Ayer le comentamos aquí, de un complot de tipo político para desestabilizar a la Universidad Autónoma de Puebla, según sospechan importantes miembros de la comunidad universitaria.


Ayer mismo en el Complejo Cultural de la UAP , hubo una importante reunión de directores de escuelas y facultades de la institución, consejeros universitarios, estudiantes y trabajadores administrativos, para hacer un análisis de los últimos acontecimientos relacionados con los recientes ataques a autoridades universitarias y adoptar una postura al respecto.


La decisión final, después de escuchar los planteamientos hechos por diversos oradores, fue en el sentido de hacer un pronunciamiento público en defensa de la institución.

 

A la reunión, convocada de última hora, concurrieron unos 2 mil universitarios entre ellos el propio rector Enrique Agüera Ibañez, quien cerró la ronda de oradores, haciendo un llamado a la unidad para defender a la Máxima Casa de Estudios del Estado.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas