Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

21/06/2011

 

Sobre el Orfise


El Órgano Fiscalizador del Estado, Orfise, es la dependencia encargada de revisar las cuentas que los presidentes municipales y otros funcionarios rinden cada año y al finalizar la función para la que fueron electos o designados.


El ciudadano común cree que ese órgano es o debe ser digno de confianza, es decir, que está integrado por funcionarios de honestidad intachable, con autoridad moral para revisar las cuentas de los alcaldes y proceder contra ellos en caso de que encuentren anomalías que no hayan sido debidamente solventadas en el plazo que por ley tienen para justificarlas.


Pues fíjese que no es así, por lo menos en el caso del actual contralor Víctor Manuel Hernández Quintana, según nos comenta el presidente municipal de Tlatlauqui, Porfirio Loeza.


Resulta que don Porfirio…..Loeza, ya había sido presidente municipal del mismo Tlatlauqui, hace algunos años y durante el primer año de su función el C.P Hernández Quintana, se ofreció para llevarle los asuntos contables al ayuntamiento que presidía, surgido del Partido Convergencia.


Aceptó la propuesta que le hizo y empezaron a trabajar. Al finalizar el contrato, los regidores en sesión de Cabildo denunciaron algunas anomalías cometidas por el contralor y decidieron no renovarle su contratación para el año siguiente.


Nunca imaginó el alcalde, que don Víctor llegaría a ser el contralor del estado y que trataría de vengar la “afrenta” de haber sido despedido del puesto que le había dado sin conocerlo.


Para eso, el gobierno estatal pidió al señor presidente municipal de Tlatlauqui, que borrara el antecedente que podía impedir su designación, y así se hizo.


Ahora el señor alcalde enfrenta una serie de cargos infundados por supuesta malversación de fondos, pese a que el costo de las obras públicas realizadas por su ayuntamiento, en aquella ocasión fue superior al del presupuesto asignado. Eso porque trabajó con algunos pueblos al 50 por ciento, es decir, la mitad del costo la ponía el municipio y el otro 50 por ciento lo aportaba los vecinos.


Porfirio Loeza, fue uno de los mejores alcaldes de ese tiempo, hace seis años, al grado de que pudo volver a la presidencia en las pasadas elecciones locales, habiendo superado a sus opositores priistas, por más de 3 mil votos. La primera vez, la votación le favoreció por más de cien votos y menos de 200. En su primer periodo logró no sólo realizar una importante obra pública, sino que pudo enviar becados a estudiar medicina a Cuba a varios jóvenes de su municipio e impulsar el cultivo del café, en su región, logrando un importante contrato con la empresa propietaria de La Parroquia, el famoso café-restaurante del puerto de Veracruz.


Ha tenido guerra a dos fuegos: por una parte el Orfise lo ha estado acosando, pero él tiene la plena seguridad de superar este problema legalmente. Considera que es algo que se le pretendió crear en forma artificial, sin bases, sin sustento.


La acusación infundada del Orfise, provocó un golpeteo interno, pues el diputado de Convergencia, José Juan Espinosa, pretendió desconocerlo y decidió empezar a tratar todos los asuntos con el presidente municipal suplente Pedro Jiménez López. Esto es consecuencia de que el alcalde de Tlatlauqui, disputó con el diputado la mayoría en el Consejo Estatal y la corriente del presidente ganó. Hay, pues, una rivalidad interna. Pero ya don José Juan debió enterarse de que el alcalde Loeza, no tiene cola que le pisen y su actitud ha cambiado.

 

Reunión con el nuevo titular de prensa


Ayer, después de 140 y tantos días de gobierno, tuvo lugar la primera reunión formal de un alto funcionario estatal, el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, con representantes de los medios de comunicación del estado, tanto electrónicos (radio, televisión) como escritos.


El objetivo fue despedir al director de Comunicación Social, Norberto Tapia, que se va a la ciudad de México como representante del gobierno estatal y su lugar aquí lo ocupa ya Sergio Ramírez, quien se desempeñaba como jefe de prensa de una importante dependencia federal en la ciudad de México.


Se entabló un diálogo entre el propio Manzanilla y el nuevo comunicador del gobierno, sobre la forma en que la dependencia a su cargo, atenderá las necesidades informativas de los medios.


Creemos que fue una buena idea la de realizar esta reunión, pues las relaciones entre el actual gobierno local y la prensa han estado un tanto frías, distantes, al grado de que los nuevos funcionarios al frente de importantes dependencias, no son conocidos ni por los reporteros de la fuente.

 

Además del titular de Gobernación Manzanilla Prieto y de los titulares saliente y entrante de Comunicación Social, Norberto Tapia y Sergio Ramírez, estuvo el director de Sicom, Marcelo García Almaguer. Asistieron directores de medios impresos, de noticieros radiofónicos y televisivos, columnistas, directores de medios digitales.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas