Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

21/07/2011

 

El sector olvidado del PRI


De los tres sectores que fueron pilar del Partido Revolucionario Institucional, en el pasado reciente, el más olvidado, aun en la época de esplendor del priismo, fue el sector campesino, agrupado en la Confederación Nacional Campesina o CNC.


Los otros dos, el obrero y el popular, sufrieron el embate del salinismo que pretendió acabar con el PRI, para formar su propio partido que se llamaría Solidaridad y que sería algo así como un partido de su propiedad. Los obreros, agrupados en las centrales CTM, CROC y CROM y agrupaciones sindicales importantes, como el SNTE, la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado, el Sindicato de Trabajadores del Seguro Social, entre otros, sintieron los golpes del salinismo, pero sobrevivieron.


Los grandes sindicatos que estaban afiliados al llamado Sector Popular del PRI, se dispersaron en diferentes partidos políticos, aunque un número importante de sus militantes continuó perteneciendo al priismo. La CNOP casi desapareció del panorama político nacional. Sobrevive con trabajos, pero ya no es ni la sombra de lo que fue.


Las centrales obreras CTM y CROC siguen existiendo y están recomponiéndose internamente. La CROM, que en Puebla tuvo su mayor fuerza en la región de Atlixco, prácticamente ha dejado de existir o, por lo menos, ya no constituye ninguna fuerza política real.


A la CNC simplemente no se le hacía caso. Cobraba importancia en el discurso priista sólo en las campañas electorales, pero pasadas éstas, una vez logrado el objetivo de que el voto llamado verde siguiera siendo para el PRI, nadie volvía a acordarse de los consentidos delrégimen, pero sólo en el discurso.


Bueno, pues ahora que la CNC, por lo menos en Puebla, pasa por su peor momento, que se ha pretendido imponerle una dirigente municipal de la capital, que no es aceptada por los cenecistas y que desde hace meses la dirigencia estatal de la Liga de Comunidades Agrarias, prácticamente funciona sin cabeza, pues el dirigente don Juan Balderas sólo concurre a las oficinas de vez en cuando y el trabajo en el interior del estado prácticamente está paralizado, la dirigencia estatal del PRI con don Juan Carlos Lastiri Quirós al frente se propone fortalecer al PRI en el estado, ¿con qué cree? Con el sector campesino, el más fiel de los sectores priistas, pero el menos atendido, el más olvidado.

 

Ningún parentesco entre López Badillo y Aréchiga


Con sorpresa de parte de este columnista, leímos en CAMBIO la nota de nuestra compañera Viridiana Lozano Ortíz, en la que se afirma de la existencia de un parentesco entre uno de los aspirantes a presidir la Comisión de Derechos Humanos del Estado, Adolfo López Badillo y el líder del Congreso, diputado Guillermo Aréchiga Santamaría.


Se publica un acta de nacimiento en la que está asentado el nombre del padre del aspirante a la CDHEP, Ángel López Santamaría, como prueba de lo que se afirma.


Digo que me llamó la atención lo que ahí se dice, porque conozco al licenciado López Santamaría desde que llegué a Puebla. Iniciamos la carrera de Derecho en la BUAP juntos (la que no terminé) y hemos mantenido una relación amistosa desde entonces y es la primera vez que se le relaciona con el maestro Aréchiga como familiar suyo.


El padre de Adolfo López Badillo, o sea, el licenciado López Santamaría, es originario de El Carmen Tequexquitla, Tlaxcala y radica en Puebla desde su época de estudiante de preparatoria.


Hasta ayer, que hablé por vía telefónica con él (se desempeña en Teziutlán, como registrador público) no sabía el lugar de nacimiento del maestro Aréchiga, pero supone que nació en Puebla, donde él no tiene más parientes aquí que su esposa, también originaria de Tlaxcala y sus hijos, todos nacidos en Puebla. Es más, no tenía conocimiento de que su segundo apellido fuera Santamaría.


Creemos que se trata de lo que ahora se llama “guerra sucia”, que se ha vuelto frecuente en luchas políticas y burocráticas.


Si tener los mismos apellidos es sinónimo de parentesco, entonces tanto el líder de los diputados locales como el aspirante a presidir la Comisión de Derechos Humanos, tienen decenas de parientes, tal vez cientos, en San Francisco Totimehuacán, donde abunda el apellido Santamaría.


Un acta de nacimiento puede evidenciar que dos personas tienen un mismo apellido, digamos Sánchez, pero no que sean parientes. Hay apellidos que son más frecuentes que otros, como Hernández, Pérez, Díaz, Martínez, etcétera y no todos los que llevan apellidos iguales deben ser parientes.


Acaba de fallecer, hace unas semanas en la ciudad de México, el conocido filósofo de origen español, Adolfo, de apellidos Sánchez Vázquez. Son los mismos apellidos, paterno y materno, que tenía el padre de este columnista. ¿Podría deducirse de eso que el gran filósofo recién desaparecido es mi tío? No. El señor nació en España de padres españoles y llegó a México como refugiado a raíz de la Guerra Civil Española, y mi padre en una población del estado de Guerrero llamada Teloloapan, por el rumbo de tierra caliente, de padre de origen indígena y de madre mestiza. Nada qué ver.


Podemos afirmar pues, en honor a la verdad, que la grillita, tan común en estos tiempos, contra el joven Adolfo López Badillo, a quien conozco muy bien, es eso, una grilla y nada que ver con la realidad.

 

Notas Breves: Invitado por la regidora del Partido Verde Ecologista de México, Luz María Ramírez Moctezuma, el doctor Raúl Hernández Garciadiego, dictará una conferencia en el salón de Protocolos del Palacio Municipal a las 12.30 horas, sobre su proyecto “Agua para siempre”. Asistirá el presidente municipal, Eduardo Rivera, regidores y funcionarios del Ayuntamiento, así como invitados de diferentes sectores y diferentes partidos…….La Secretaría General de Gobierno continúa pendiente de los problemas que las intensas y constantes lluvias han provocado en algunas regiones de la entidad, principalmente en la Sierra Negra y en la Sierra Norte, así como en la región Mixteca. Esto es con el objeto de acudir a tiempo en auxilio de los afectados o de reparar los caminos que hayan resultado dañados a fin de que se mantenga la comunicación por carretera a todas las regiones del estado.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas