Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

23/06/2011

 

Otra vez Izúcar


Unas mil personas tomaron parte ayer en la manifestación organizada por el Comité Ciudadano de Izúcar de Matamoros, para exigir que el presidente municipal doctor Carlos Gordillo Ramírez, explicara las razones que tuvo para autorizar la reapertura de la empresa El Dragón, clausurada por el ayuntamiento anterior, a raíz del accidente ocurrido en marzo de 2010.


Era el mediodía y los manifestantes, que rodearon el edificio ubicado en pleno centro de la población, a un costado de la iglesia de la Asunción, decidieron esperar.


Pasó un buen rato y como el alcalde no llegaba, un grupo capitaneado por Miguel Ángel Velázquez Trejo, líder regional de la Confederación Nacional Campesina, que aspiró a la candidatura del PRI a la presidencia municipal y dirigente también de la Unión de Transportistas, decidió entrar al Palacio Municipal, hasta que el presidente llegara.


Todos los empleados salieron de sus oficinas y se retiraron a sus casas, habiendo quedado dentro del edificio una guardia de unas 300 personas, a las que en la tarde se sumaron inspectores de los barrios y algunos presidentes auxiliares.


A las 17 horas había una tensa calma. Camionetas con elementos de la Policía Estatal y de la Municipal, patrullaban las calles céntricas, pero no se había registrado a esa hora ningún incidente.


Según los manifestantes, que inicialmente eran unos mil, permanecerían ahí hasta que el presidente municipal, que los apoyó en un principio, en su demanda de que El Dragón saliera de Izúcar por considerar que esa empresa de agroquímicos es un peligro para la población y para la ecología, y luego se cambió de bando, ordenando el retiro de los sellos de clausura para que la empresa pudiera reiniciar sus actividades, les diera una explicación.

 

No existe ningún peligro


La dependencia federal encargada de investigar a las empresas que manejan sustancias que podrían ser peligrosas para la salud de los trabajadores o de las personas que viven en el entorno de la planta o para el medio ambiente, después de un estudio exhaustivo determinó que no existe peligro de contaminación del ambiente o de provocar enfermedades a los trabajadores y a las personas que viven cerca de las instalaciones.


Sí exigieron a los propietarios de El Dragón, el cumplimiento cabal de los requisitos que para el manejo de sustancias que ahí se emplean en la elaboración de agroquímicos, establecen las autoridades de salud, y que se redoblen las medidas de vigilancia para evitar cualquier percance como el ocurrido en marzo del año pasado, que provocó pánico en los habitantes de Izúcar y poblaciones aledañas, que a las 2 horas tuvieron que andar buscando refugio en diversas poblaciones de las cercanías, incluso en las ciudades de Puebla, Atlixco y Cuautla, donde muchos tenían familiares o amigos.


Impedimento legal o sanitario-ambiental para que la fábrica opere, no lo hay, pues. Por eso la autoridad municipal se vio obligada a quitar los sellos, aunque luego el señor presidente municipal, como para calmar a quienes se oponen a la reapertura, les dijo que aún no autorizaba el uso de suelo.

 

Se ha politizado el asunto


Si la autoridad federal encargada de impedir el funcionamiento de industrias que dañen a la salud del ser humano o al medio ambiente, no encuentra ninguna razón para prohibir la reapertura de la empresa, ninguna otra autoridad puede impedirlo.


Pero en este caso, el asunto es aprovechado por grupos políticos regionales para provocar un conflicto que provoque la caída del actual ayuntamiento, teniendo en cuenta que en los cien primeros días del gobierno municipal, el presidente, que por primera vez ocupa un puesto político, tuvo serios desacuerdos con los empleados, con varios regidores, con algunos importantes sectores de la población y hasta con los funcionarios que él mismo puso y con autoridades auxiliares.


Los cien primeros días del gobierno municipal de Izúcar, a diferencia de lo ocurrido en otros municipios de la zona, como Atlixco, Huaquechula, Tepeojuma, Acatlán, etcétera, no ha podido hacer nada. Todo se ha ido en pleitos, que trascienden a toda la población, en dimes y diretes. En politiquería pues, que ya tienen a los matamorenses cansados.


Nos informan que esos grupos políticos mueven el tapete desde la sombra, como lo han venido haciendo desde hace tiempo, lo que ha hecho de Izúcar de Matamoros uno de los municipios más conflictivos e inestables del estado.


Tan solo en el trienio pasado, como le hemos informado en este espacio, hubo cuatro cambios de presidente municipal, pues al electo, señor don Rubén Gil Campos, lo detuvieron, unos meses después de haber tomado posesión, en Estados Unidos y sigue detenido; temporalmente lo sustituyó el regidor de Gobernación, Rubero Galileo Suárez Matías; al finalizar la licencia que había solicitado don Rubén, después de haber sido aprehendido en el vecino país del norte; se llamó al suplente, profesor Arturo Herrera, que meses más tarde fue depuesto por un movimiento popular, volviendo como presidente sustituto el licenciado Suárez Matías, que terminó el periodo.


El movimiento surgido ayer, parece que tiene la finalidad de derribar al alcalde o a todo el ayuntamiento. Las cosas ya han ido demasiado lejos y sería difícil, en las condiciones actuales, mantener a una autoridad municipal que, valga la redundancia, ha perdido autoridad ante su pueblo.

 

Notas breves: El senador René Arce Solís, experredista del Estado de México, estuvo en Puebla para informar al respetable, de su decisión de no apoyar ni a Andrés Manuel López Obrador, ni a Marcelo Ebrard, como candidatos de la izquierda a la Presidencia de la República. La razón que dio, es que están convirtiendo al PRD en un partido de caudillos y él, como auténtico izquierdista que es, rechaza el caudillismo y prefiere apoyar en su estado la candidatura de don Eruviel Ávila, del PRI, por considerar que es lo más conveniente para el Estado de México. Don René Arce, estuvo acompañado en el presídium por el secretario general del comité estatal del PRD, Rubén Hernández, lo que desconcertó a muchos de la izquierda poblana y por don Armando Méndez, reconocido como un izquierdista rebelde…….Muy complicado está el asunto de los mototaxis. Hay muchos intereses creados, pues políticos regionales han acaparado permisos y se habla de que hay algunos que son propietarios de 20, 50 y hasta cien permisos, lo que es totalmente injusto. Opinan algunos, que la solución es reglamentar ese tipo de servicio, que es útil en poblaciones de tipo medio, por lo económico, que se evite el acaparamiento para no crear otro pulpo como el de camiones, combis y taxis y para evitar que más de 3 mil jefes de familia queden sin empleo. Hay que recordar que quienes trabajan en los mototaxis, constituyen la tercera parte o un poco menos, del personal de planta de la Volkswagen.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas