Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

23/08/2012

 

Mal momento para políticos

 

Ni en las mesas de café ni en pláticas de amigos, bueno, ni en pláticas con taxistas, se aborda ya el tema político. De unos días a la fecha el tema prevaleciente es la carestía y la escasez de alimentos.


Y de ahí salen otros temas, como la falta de dinero, los gastos por la entrada a clases de niños y jóvenes, la falta de empleos, la inflación y otros más.


El huevo a la capital del país está llegando ya, a lo que los especialistas decían que podría llegar en unas semanas más, a 50 pesos el kilo. Ha subido el precio de la leche, del frijol, del arroz y del maíz lógicamente, así como el del pan.


¿La razón de todo esto? Hay escasez de alimentos básicos en el mundo, pues el cambio climático ha provocado sequías en muchas partes.


Esta semana el maíz tuvo un aumento en su precio, en el mercado internacional, del 60 por ciento y no se diga el trigo y la soya. Los Estados Unidos han sufrido la sequía más devastadora de los últimos 50 años y lo mismo ha ocurrido en Rusia, principal productor mundial de trigo.


México no produce los alimentos básicos que consume desde que entramos al capitalismo salvaje, al neoliberalismo. Se dejó de apoyar al campo, a la producción agropecuaria, porque según los tecnócratas, era más económico comprar los granos a los Estados Unidos que en el caso del maíz, producían hasta 11 toneladas por hectárea, que apoyar a campesinos mexicanos que cuando mucho obtenían 3.5 toneladas por hectárea y en el caso de los indígenas, con sus sistemas milenarios de cultivo, con arado de madera y de tracción animal, a duras penas lograban 500 kilos por hectárea.


Debíamos producir hortalizas, verduras y frutas, para exportar e importar maíz, frijol, arroz y trigo.


Las consecuencias han sido: que somos un país dependiente alimentario, que este año, que ha sido el peor del sexenio que está por terminar, tendremos que importar el 75 por ciento de los alimentos básicos que necesitamos; pero esos básicos escasean y se han encarecido en todo el mundo y han provocado un encarecimiento en cadena en los productos pecuarios, pues el maíz, la soya, los sorgos, etcétera, se han encarecido y escasean y son básicos, no sólo para la alimentación humana, sino también para la alimentación animal.


Eso ha provocado que se disparen los precios de la leche, el huevo, el pan, la tortilla, etcétera.


¿Se imagina la repercusión que esta carestía tendrá en nuestro país, que según el INEGI, tiene más de 60 millones de pobres, de los que 20 millones están en la pobreza alimentaria, es decir, que lo que ganan no les alcanza para comer?


Por eso ya nadie hace caso de los chismes y rumores políticos, por eso todo mundo está preocupado por la raquítica economía de la mayor parte de los mexicanos.


Las declaraciones de líderes perredistas, en el sentido de que puede haber un estallido social, son ciertas, pero no por lo que ellos dicen o piensan, por el resultado de las elecciones del 1 de julio, sino por la difícil situación económica de la inmensa mayoría de la población, que ya está pegando en lo más sensible, en el precio de los alimentos.


El hambre puede llevar a hombres y mujeres a la calle, no el resultado de la elección de Presidente, como algunos izquierdistas piensan. Así ha sido históricamente, incluso en la Revolución de 1910. Los peones de las haciendas se rebelaron porque con el gobierno de Porfirio Díaz, su situación de pobreza —que se había prolongado por más de tres décadas— no tendría fin. El problema era económico, derivado de las malas políticas de un gobierno, que enriqueció a los menos y empobreció a los más, igual que ha ocurrido ahora con un neoliberalismo priista y panista, que pésimos políticos se han negado a corregir o cambiar.

 

La cultura de la transparencia


Ayer firmaron un convenio, el rector de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez y el auditor general del Órgano de Fiscalización Superior del Estado, David Villanueva Lomelí, para inculcar en los estudiantes de la principal universidad de la entidad la cultura de la transparencia.


Alumnos de la BUAP y empleados del Orfis recibirán cursos, talleres, conferencias y seminarios, para su superación en la materia y los estudiantes podrán realizar su servicio social en la mencionada dependencia.


Los empleados de la misma podrán cursar licenciatura, maestrías y diplomados en la máxima casa de estudios, y junto con estudiantes y maestros de la BUAP podrán participar en proyectos de investigación, labores académicas, culturales y deportivas.


El objetivo es apoyarse, BUAP y Orfis, para difundir la cultura de la transparencia, tan necesaria en nuestro país.

 

Notas breves: No podría dar mejor receta para parar el desorbitado incremento en el precio del huevo, el señor secretario de Economía, señor Ferrari: “dejen de comprar huevo para obligar a los comerciantes a bajar el precio”. Y eso que recomienda en el caso del huevo, podría aplicarse a la leche, al pan, a los frijoles y a las tortillas. Nomás habría que preguntarle ¿y luego qué comemos?......Las senadoras electas poblanas Lucero Saldaña Pérez y Blanca Alcalá Ruiz, recibieron ayer en la ciudad de México sus respectivas credenciales como integrantes de la LXII Legislatura. Estaban recién desempacadas de Chihuahua, lugar al que habían asistido a la reunión plenaria de senadores priistas y que tuvo una duración de dos días. El próximo 1 de septiembre ocuparán su respectiva curul en el Senado de la República. Vía telefónica, la ya casi senadora Lucero Saldaña nos dijo respecto a su interés por ser candidata de su partido a la presidencia municipal de Puebla, que es un honor que el presidente estatal de su partido la haya incluido en la lista de posibles candidatos del PRI para el mencionado puesto, pero que ella tendrá que valorar sus posibilidades, después de que haya asumido el cargo para el que ha sido electa y entonces tomará una decisión, aunque considera que desde el Senado de la República se puede servir con eficacia al estado y al municipio, y ella tiene ya esa oportunidad.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas