Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

24/09/2012

 

Democratización interna en el PRI

 

ANTE 5 MIL priistas de la región de Ajalpan, Fernando Morales Martínez, dirigente estatal del PRI, anunció la democratización interna de dicho partido.


No habrá más imposiciones, dijo, al señalar que en el próximo proceso interno de selección de candidatos a diputados locales y presidentes municipales, la designación se hará con base en los intereses de la sociedad y no de pequeños grupos. Se devolverá a las bases del partido, la facultad de decidir sobre quiénes deberán ser sus abanderados, expresó.


En el acto efectuado en Ajalpan, el más importante acto político realizado por el PRI desde las elecciones del pasado 1 de julio, el dirigente estatal de la CNOP, Juan de Dios Bravo Jiménez, tomó protesta a los dirigentes municipales de ese sector.


De los 217 municipios de la entidad, 80 eligen a sus autoridades municipales por el sistema de usos y costumbres, por lo que el sistema de elección interna se aplicará sólo en 136, ya que el de la capital del estado se elegirá de forma diferente.


El sistema de elección interna fue aplicado la última vez en Puebla durante el gobierno de Mariano Piña Olaya, quien dijo en un discurso pronunciado en Tecomatlán, capital del Antorchismo: “yo no tengo necesidad de imponer como presidentes municipales a mis amigos, porque tengo la seguridad de que puedo hacerme amigo de los presidentes municipales que sean designados por el pueblo”.

 

El PRD anda muy activo en Puebla


DE REPENTE, los perredistas poblanos se pusieron muy activos. El pasado inicio de semana vino a Puebla el coordinador de la bancada perredista en el Senado de la República, don Miguel de Barbosa y Huerta y se entrevistó con el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.


Unos días después se entrevistaron con el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto; el diputado local Eric Cotoñeto; el representante en Puebla de Izquierda Democrática Nacional, los Bejaranos, Jorge Méndez, Julián Rendón Tapia, aspirante a la dirigencia estatal y el exdirigente perredista y ahora funcionario de enlace de la Secretaría General de Gobierno, don Miguel Ángel de la Rosa Esparza. Fue un encuentro de acercamiento, pues dentro de las funciones de Manzanilla como responsable de la política interna del gobierno estatal está mantener una relación permanente con todos los partidos y expresiones políticas, para dialogar sobre los problemas de la entidad y escuchar sus propuestas y opiniones.


El pasado fin de semana, el gobernador devolvió la visita en la sede del Senado a Miguel Barbosa y dialogaron sobre diversos temas de interés para Puebla.


El sábado se llevó a cabo la reunión del Consejo Político Estatal perredista, después de más de cinco años de no hacerlo (hay que recordar que el PRD, es campeón de la democracia en México) y rindieron protesta 107 delegados, faltando 36 por diversas causas, mismos que previo al congreso que llevarán a cabo los integrantes del consejo, rendirán la protesta correspondiente.


En la reunión de referencia y pese a que desde hace más de un lustro no se había reunido el máximo órgano de gobierno del PRD en el estado, no hubo ninguna discusión, ningún debate, ninguna interrogante fue planteada. Simplemente protestaron los nuevos consejeros, se dijo que los faltantes lo harían el 6 de octubre fecha señalada para el congreso estatal, antes de proceder a la elección, ese día, de la nueva dirigencia.


Nueva Izquierda sigue controlando


NO CABE la menor duda de que la corriente Nueva Izquierda sigue controlando al PRD poblano y que la segunda fuerza dentro de ese partido, es el grupo denominado Alianza Democrática Nacional.


Los vocales del nuevo consejo serán Jorge Méndez, dirigente en Puebla de Izquierda Democrática Nacional, “Los Bejaranos”, y un representante de Nueva Izquierda.


No hay ningún enfrentamiento entre los grupos que controlan al partido y tampoco existe una división entre morenovallistas y antimorenovallistas, como se ha dicho.


El PRD (Partido de la Revolución Democrática) eso sí, rechaza una nueva alianza con el Partido Acción Nacional, pues algunos miembros de ese partido consideran que si el candidato Andrés Manuel López Obrador ganó en la entidad las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio, ellos tienen la fuerza suficiente para participar sin aliarse a nadie, en las próximas elecciones locales.


Lo que no entienden es que no fueron ellos los que hicieron ganar al “Peje”, sino el descontento generalizado de la población contra el gobierno de Felipe Calderón por su pésimo gobierno.


El PAN es el partido gobernante en México desde hace 12 años, estando en el poder pierde la elección nacional y se va manda hasta un deshonroso tercer lugar. Ahora que el “Peje” abandonó al PRD, ya verán los perredistas el bajón que tendrán en las elecciones.


Para algunos de los miembros de ese partido no cabe duda que el próximo dirigente estatal perredista será de la corriente de Nueva Izquierda, la de “Los Chuchos” y varios dan por hecho que será Socorro Quezada Tiempo y no Julián Rendón Tapia, como se ha dicho.

 

Oposición a la ley laboral


DICEN QUE UN problema no se resuelve creando otro problema y eso es lo que están haciendo nuestros grandes políticos nacionales. Al problema del desempleo le agregan ahora el problema del rechazo total a las reformas propuestas por Felipe Calderón, propuestas que son las mismas, de origen neoliberal, que se están aplicando en Europa, donde casi a diario hay manifestaciones masivas de rechazo, pues en vez de resolver el problema del desempleo, lo agravan, ya que entran en crisis los trabajadores que cuentan con una ocupación remunerada.


En México ya se iniciaron las protestas tanto en la capital de la República, como en capitales de los estados.


Muchos consideran que las reformas constituyen un atentado contra las conquistas laborales logradas a través de décadas de luchas sindicales.


Dentro del Congreso de la Unión ya se habla de una alianza entre la izquierda, los diputados, senadores, representantes de las centrales y sindicatos obreros pertenecientes al PRI.

 

Esto apenas empieza, pero la idea de muchos legisladores es que el asunto sea tratado en las cámaras, una vez que se haya instalado el nuevo gobierno y no con Felipe Calderón en el poder, pues eso no garantizaría la imparcialidad de los legisladores.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas