Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

25/11/2011

 

El lunes, el centenario del Plan de Ayala

Con Francisco I. Madero se inicia el movimiento armado tendiente a derrocar al dictador Porfirio Díaz, quien había permanecido 33 años en el poder.


El movimiento maderista tenía un objetivo político muy preciso sintetizado en la frase Sufragio efectivo, No reelección; no había un objetivo social en un país en el que la gran mayoría de sus habitantes no sabía leer ni escribir, en el que las clases medias de las ciudades eran decentes pero pobres y en el que las grandes masas campesinas vivían en la miseria y prácticamente en la esclavitud a la que los sometían los hacendados.


Fue el general suriano Emiliano Zapata quien le dio, mediante el Plan de Ayala, lanzado desde un oscuro pueblo de la Mixteca poblana, Ayoxuxtla, que ahora cuenta con sólo 400 habitantes, contenido social a esa revolución maderista.


Por eso es importante recordar este centenario del Plan de Ayala. Por ese plan, la Revolución Mexicana ha sido considerada como la primera revolución social del siglo XX. La segunda, lo fue sin lugar a duda la Revolución Bolchevique, de la que surgió la Unión Soviética.


El documento a que hacemos referencia se redactó y se lanzó a la consideración de la ciudadanía toda, desde territorio poblano.

 

Tres actos para celebrarlo


Para celebrar este acontecimiento, el gobierno del estado realizará una ceremonia en la población mencionada con la presencia de los titulares de los tres poderes de la entidad: Rafael Moreno Valle Rosas, por el Ejecutivo; el diputado Guillermo Aréchiga Santamaría, por el Legislativo, y el magistrado David López Muñoz, por el Judicial.


Asistirán diputados federales y locales, altos funcionarios del gobierno estatal, presidentes municipales e invitados especiales. Esto será al medio día.


Fue trasladado para la tarde, después de algunas negociaciones, el acto que tenían programado algunas organizaciones campesinas de izquierda, tanto de Puebla como de entidades vecinas como Morelos, Guerrero y Oaxaca.


Estas organizaciones, además de un desfile con participación de más de 200 jinetes y de cientos de miembros de los grupos participantes, rendirán un homenaje al caudillo del sur ante su monumento y después celebrarán la Asamblea Constituyente, del Frente Nacional de Organizaciones y Pueblos en Lucha, del que formarán parte, organismos campesinos y de trabajadores del medio rural.


A este acto llegará el virtual candidato de la izquierda a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador. Se dice que su llegada está prevista para las 17 horas.


Otro acto será el que lleve a cabo la Confederación Nacional Campesina, de Nabor Ojeda, que hace años se separó de la CNC oficial. Estará ahí el líder nacional de esa organización y todo el comité nacional.


Dicen que habrá un acto más organizado por la Liga de Comunidades Agrarias, CNC oficial, pero realmente de esto nadie ha podido confirmar nada. Y esta CNC, la oficial, se considera heredera legítima del movimiento iniciado por Emiliano Zapata en 1911.

 

La importancia del CRIT


Hemos escuchado muchas críticas a la obra que hoy se inaugura en Puebla, el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), obra realizada por la empresa Televisa y el gobierno del Estado.


Todos tienen derecho a expresar su acuerdo o desacuerdo con los actos de gobierno, pero en el caso que nos ocupa hay que ponerse a pensar que una obra de esta naturaleza es necesaria en Puebla, que sin la cooperación del gobierno estatal y la empresa televisora no se hubiera realizado o hubieran pasado muchos años más para que se llevara a cabo, y que en este centro podrán ser atendidos cientos de niños de Puebla y Tlaxcala, sobre todo de escasos recursos, para superar sus problemas de incapacidad o deficiencia física.


Los objetivos que unos y otros persigan no dejan de ser especulaciones que podrían ser ciertas o no, y que mientras no haya pruebas no dejan de ser rumores y chismes, muy propios de la descomposición política que padecemos y que arrecian durante las épocas pre-electorales.

 

El domingo, la cargada priista


Hay usos y costumbres priistas que no sólo no se pierden en el nuevo PRI, sino que son copiadas por sus críticos del PAN o del PRD, y una de esas costumbres es la de hacer concentraciones y gran mitote en actos como el registro de las candidaturas a puestos de elección popular.


Este domingo será el registro de la precandidatura de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional, en la ciudad de México.


Caravanas de automóviles y camiones llegarán a la ciudad de México para estar presentes en el acontecimiento.


Los priistas son especialistas en movilizaciones de campesinos, obreros y gente del sector popular para arropar a sus candidatos cuando se hace necesario.


Es cierto que hay un descontento entre los militantes del tricolor por las concesiones que se hicieron al Panal y al Verde para lograr la alianza, pero todos los priistas saben que ahora, como no se había presentado la oportunidad en los últimos dos sexenios, tienen la oportunidad de reconquistar el poder federal, tienen la casi seguridad de que regresarán a Los Pinos y esa oportunidad no la van a dejar ir, a menos que hayan perdido la cabeza y en vez de los políticos realistas que eran hayan creído realmente en eso del nuevo PRI y de la democracia. La realidad, decía el Gordo Aceves, ya fallecido, es muy terca.


Precisamente por no estar dentro de la realidad, el PAN en tan solo 12 años de ejercer el poder federal tuvo un desgaste tan grande que no sólo saldrá de Los Pinos, sino que pasarán muchos sexenios para que tenga oportunidad de volver, si es que vuelve.

 

La realidad política nuestra fue la que se observó ayer en el Congreso local: dos diputados a quienes les encanta el protagonismo por poco y se agarran a golpes en plena sesión por una propuesta para incrementar el precio de los documentos certificados que expide el gobierno del estado. El debate, el diálogo, el parlamento entre quienes integran el Congreso, para llegar a consensos, a acuerdos en beneficio de la ciudadanía, es sustituido por poses que sólo conducen a que los ciudadanos se percaten del bajo nivel de nuestros legisladores. Ellos logran su objetivo: el escándalo mediático que, suponen, les da popularidad.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas