Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

26/07/2010

La gravedad de la crisis


El país está sufriendo un deterioro general. Parece que se derrumba en lo político, en lo económico y lo social.


En una mesa de café, en la que compartían dos contadores, un economista, dos abogados, un médico y este aprendiz de periodista, preguntamos cual sería, en su concepto, el problema más grave. Y todos, después de algunas discusiones amigables, acabaron por ponerse de acuerdo en que el problema prioritario, es el económico.


Y es que, dijeron, si la economía anda mal, todo se descompone.


La descomposición generalizada del país, se inició a raíz de la imposición del sistema económico neoliberal que ha provocado, ya lo hemos dicho aquí, el enriquecimiento de unos cuantos y el empobrecimiento o mayor empobrecimiento de la mayoría de la población.


En la plática de café a que nos referimos, se dijo incluso que la candidatura del panista Vicente Fox, tuvo éxito, porque ofrecía el cambio y la gente creía que su ofrecimiento era el cambio de la política económica, no solo el cambio de partido y de personas, como finalmente ocurrió.


La decepción fue tan grande, -no solo porque dejó intacto el sistema neoliberal, sino porque en sus manos resultó peor, y nuestra dependencia de los Estados Unidos, fue mayor- que su gobierno (el de Fox) tuvo que hacer verdaderas proezas para imponer en la presidencia de la república a Felipe Calderón, cuyo fracaso electoral todo mundo lo conoce. Y para imponer al Presidente Calderón, contó con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional, sin el cual no hubiera podido hacerlo.


Bueno, pues los gobiernos panistas, Fox y Calderón, han continuado con el sistema neoliberal contribuyendo con ello al hundimiento del país en todos los órdenes: seguridad, aumento de la delincuencia, deterioro de la educación, deterioro de los sistemas de salud, aumento de la pobreza, carestía, falta de empleo, etc., etc.


Como se refleja en nuestros pueblos


Recordamos esa plática de amigos de café, durante nuestra estancia semanal en Izúcar de Matamoros, donde hay una imagen que los creyentes consideran muy milagrosa, la de Santiago Apóstol, que ahí es conocida con el diminutivo (de origen indígena seguramente) de Santiaguito.


La feria de Santiaguito está en todo su apogeo o mejor dicho, debería estar. En otros años los comerciantes se pelean por un lugar en la avenida Centenario, que va de la entrada al zócalo, para poner sus puestos de comida, fruta, dulces, imágenes religiosas, ropa, juguetes, etc. Ahora hubo espacios vacíos, algo que para muchos resulta increíble.


Pero lo peor, los comerciantes que año con año llegan a la feria que tiene una duración de dos semanas, se quejan de las bajas o nulas ventas y la concurrencia al templo es mucho menor que otros años.


A rendir homenaje al Santo, no van solo los lugareños, sino que llegan personas provenientes de toda la región y de poblaciones de estados vecinos como Morelos, Oaxaca y Guerrero, así como del centro del estado de Puebla y de los Estados Unidos, donde residen miles de surianos poblanos.


La concurrencia ha sido tan escasa, que no se recuerda un año con tanta escasez de visitantes.


Cuando uno pregunta a las personas más menos enteradas si ya se está perdiendo la fe en Santiaguito o qué es lo que pasa, la respuesta siempre es la misma: “Es que no hay dinero”.


Y luego le platican que los trabajadores migrantes, de los que vive un alto porcentaje de la población de los pueblos surianos, ya no mandan dinero como antes. Ahora mandan menos y más espaciadamente. Apenas les alcanza para sobrevivir.


Sí llegan visitantes de otras partes, pero no en la misma cantidad de antes. Solo van los que tienen una “manda” que cumplir, es decir, los que recibieron un favor del Santo y se sienten obligados a corresponder concurriendo a su fiesta para darle las gracias.


Y así como ocurre en Izúcar con Santiaguito, así está pasando en todos nuestros pueblos en sus fiestas tradicionales.


No llegaron los llamados “juegos mecánicos” que el mes pasado tuvieron, ahí mismo en Izúcar de Matamoros, centro económico importante de la región sur, una temporada muy mala en la feria de Corpus Cristi.


Si como dicen los historiadores, las ferias pueblerinas tuvieron en sus inicios, durante la Colonia española, el objetivo de propiciar el intercambio económico entre los pueblos, esto parece que ya se está acabando.


No hay empleos, la región es pobre en agricultura y ganadería, se produce caña de azúcar que se procesa en el ingenio de Atencingo, pero ya no se produce arroz, ni jitomate, ni melón y sandía, ni cebolla…..La gente vive de lo que recibe de los Estados Unidos y lo que ahora le llega, apenas y alcanza para sobrevivir.


Y así como la región sur de Puebla, muchas regiones más, muchos pueblos más a lo largo y ancho de la república, están padeciendo la crisis económica a la que nos llevaron los gobiernos priístas y panistas partidarios del neoliberalismo. Ninguno ha querido o ninguno se ha atrevido a cambiar el sistema económico a pesar de su rotundo fracaso. No se necesita ser adivino o un experto en política o economía, para pronosticar que el país continuará empeorando.

 

NOTAS BREVES: El secretario de seguridad pública y tránsito municipal de Puebla, Manuel Alonso García, fue designado presidente de la Conferencia de Jefes de Policía de Ciudades Mexicanas del Patrimonio Mundial, Pueblos Mágicos y Destinos Turísticos (COMPOLT) cargo en el que durará un año. Al finalizar los trabajos de la reunión de Compolt, realizada aquí en Puebla, se hizo la elección. Don Manuel Alonso, sustituye a César Orlando Flores Sánchez, en la presidencia del organismo. Ahí mismo, Adolfo Karam  Beltrán, subsecretario de Seguridad en el Estado, ofreció a Compolt, ser puente para establecer lazos de amistad y colaboración con la Policía de los Angeles, California, Estados Unidos, para que puedan tener intercambios de experiencias y de capacitación……El gobernador electo de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, acaba de tener acuerdos con altos funcionarios de la Secretaría de Educación Pública y la dirigencia nacional del SNTE, para iniciar un proceso, durante su gobierno que se inicia el primero de febrero del 2011, de mejoramiento integral de la educación en Puebla. Ese sería un buen arranque, pues el deterioro educativo que ha tenido el país, solo podrá frenarse en la medida en que cada entidad federativa tome las medidas necesarias para frenarlo y revertirlo. Si los dirigentes de las secciones 23 Y 51, aseguran que por ellos ganó la coalición, se vería muy bien, que en lugar de buscar puestos en el gabinete, se empeñaran en realizar bien su trabajo contribuyendo al mejoramiento substancial de la educación en Puebla.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas