Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

26/08/2010

La reunión de seguridad con la prensa


El gobernador del estado, Mario Marín Torres, estuvo ayer muy centrado durante su intervención al finalizar la reunión de seguridad con representantes de los medios de comunicación.


Después de escuchar a los colegas que hicieron uso de la palabra: Serafín Salazar Arellano, del Sol de Puebla; Felipe Flores Núñez, de El Heraldo; Mariano Morales, del diario Síntesis; Alfonso Yáñez, también de Síntesis; Enrique Núñez, del diario Intolerancia; Manuel Sánchez Pontón, de La Opinión de Puebla; Carlos Martín Huerta Macías, Fernando Maldonado, Arturo González Orduño, de SICOM; Alfonso Ponce de León, de Intolerancia; Javier Arellano, del diario Quinta Columna; Gerardo Yan, de Televisa y Enrique Montero Ponce, del Grupo Tribuna, el gobernador hizo comentarios elogiosos a las ponencias presentadas por los periodistas y manifestó su interés por dejar bases sólidas para que Puebla siga gozando del ambiente de seguridad, de tranquilidad que actualmente vive.


“Y no es que no pase nada, sino que el índice de delincuencia en la entidad, no ha alcanzado los grados que se registran en otras entidades”, dijo el mandatario.


Reconoció que los elementos policíacos en general, han estado mal pagados y sobre todo mal tratados, como si no se comprendiera el gran servicio que realizan a la población, para que ésta pueda trabajar con tranquilidad y seguridad.


Afirmó el jefe del ejecutivo, que desde su campaña la petición de los diversos grupos sociales, giró principalmente en dos renglones: la seguridad y el empleo.


“Y mi compromiso, que he cumplido, fue el de enfrentar esos problemas con medidas preventivas y apoyando la producción en el campo.


“Impulsando la educación, con la creación de 16 nuevas universidades en diferentes regiones de la entidad, para acercar la educación superior a los jóvenes que confrontan el mayor problema de desempleo e impulsando el deporte con la creación de más de cuarenta unidades deportivas, además de brindar el máximo apoyo a las actividades del campo, para elevar la productividad y arraigar a nuestros campesinos, hemos logrado colocarnos en un buen lugar entre los estados del país, en seguridad y producción agropecuaria.


“El desempleo en el país, es consecuencia de diversos factores que no está en nuestras manos remediar, pero hemos hecho lo que podemos hacer y así se ha logrado dar ocupación a miles de campesinos que ahora tienen un mejor nivel de vida y se han arraigado en sus comunidades”.


El gobernador Marín Torres, recordó que cuando el problema de la violencia se iniciaba en el país, tuvo una reunión con los periodistas a quienes alertó sobre el peligro de que esa violencia llegara a Puebla. Pero las medidas preventivas que se tomaron, la coordinación que existe entre los cuerpos de seguridad del estado y la rápida acción de las autoridades judiciales, han logrado evitar que el problema se adueñara del Estado, como ha ocurrido en otras partes de la república.


“Debemos preservar la seguridad en nuestra entidad, pues sin seguridad, sufre toda la población y la economía se derrumba. Hay que continuar nuestra lucha contra la pobreza, que es una de las medidas que pueden ayudar grandemente a frenar la criminalidad, no hay que abandonar el campo, ni el impulso a la educación y al deporte para evitar que nuestros jóvenes sean arrastrados por los vicios, por las adicciones. Vamos a entregar al nuevo gobierno, un estado tranquilo, en paz y con bases sólidas para que Puebla siga gozando de la tranquilidad que ahora goza para que aquí puedan desarrollarse y vivir nuestros hijos y nuestros nietos”.


El gobernador ponderó la importancia que los medios de comunicación, impresos y electrónicos, tienen en la solución de este problema, informando con libertad pero también con objetividad y dijo que su gobierno no tiene ni ha tenido presos políticos, ni ha perseguido a periodistas, a pesar de que le han tundido. “Para nosotros es muy importante el respeto a la libertad para expresar nuestras ideas”.


Hasta ahora no se han registrado en la entidad poblana agresiones contra periodistas, pero el gobierno estatal estará pendiente, señaló el gobernante, para brindarles toda la protección que requieran para el desempeño de su trabajo.


En el presidium del salón de Protocolos estuvieron además del gobernador Marín Torres, el secretario de Gobernación, Valentín Meneses Rojas; el Procurador de Justicia, Igor Archundia; Lourdes Nares, de Seguridad; el general Mario Ayón, secretario de Seguridad Pública; el titular de Comunicación Social, Javier Sánchez Galicia y otros funcionarios estatales.


La reunión tuvo una duración de dos horas. Muchas de las ponencias presentadas por los comunicadores, fueron realmente interesantes y el gobernador dijo que se tomarán muy en cuenta para el desarrollo de próximas actividades.

 

Demasiados aspirantes a la dirigencia del PRI

 

Las ambiciones para obtener la dirigencia estatal del PRI, están desatadas. Si esta situación se prolonga mucho tiempo, el Partido Revolucionario Institucional en Puebla, entrará en una dinámica de autodestrucción, al estilo PRD, al quedar dividido en numerosos grupitos peleados entre sí, y ya sin el poder estatal que pudiera meterlos al orden. Si esto se diera, el PRI de Puebla quedaría como el PRI del Distrito Federal, después del triunfo perredista en la jefatura de gobierno; como en Guanajuato, Jalisco y Baja California, después de los triunfos panistas en esas entidades. Los priístas de la base deberían preguntarse qué es lo que realmente quieren: ¿reformarse, reorganizarse para ser un partido fuerte y bien estructurado que dispute el poder a la oposición en las elecciones próximas o convertirse en un grupo de políticos resentidos que anden por los cafés llorando su desgracia? En sus manos está la decisión.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas