Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

27/06/2011

 

Para lograr la unidad en el PRI


Desde hace tiempo hemos venido diciendo en este espacio que el Partido Revolucionario Institucional, tendía a “perredizarse” en Puebla, es decir, a dividirse en pequeños grupos o tribus, verdaderas burbujas cerradas que iban a pelear entre sí y que el PRI corría el peligro de volverse como el PRD, un montón de grupitos en lucha interna permanente por posiciones de poder.


Los hechos nos están dando la razón. El Partido de la Revolución Democrática, tiene en Puebla a 12 tribus peleando internamente por posiciones dentro de la dirigencia y por candidaturas, sobre todo de representación proporcional.


El PRI, ya tiene ocho grupos, burbujas o tribus, en pleito permanente. ¿Cuál es la diferencia? Que los perredistas son escandalosos, que les gusta que sus pleitos trasciendan a la opinión pública a través de los medios de difusión y que los priistas, con más colmillo, pretenden que esas divisiones sólo se conozcan en privado y que no trasciendan al gran público.


Pero el golpeteo interno de unos y otros está a la orden del día.


Nada menos ayer hubo una fuerte división en las filas de la CNC municipal durante el cambio del dirigente Carlos Gil, por Silvia Alarcón López, pues los delegados a la asamblea municipal, reunidos en San Baltazar Campeche, no sólo protestaron por la imposición, de doña Silvia,sino que vinieron a las oficinas de la Liga de Comunidades Agrarias a exigir la renuncia del presidente de la organización, a nivel estatal, Juan Mauro Balderas.


Según los campesinos que protestaron la elección fue ganada en las juntas auxiliares del municipio de Puebla por José Luis Figueroa, de San Sebastián de Aparicio.


Pero se les tenía preparado un albazo, organizado según ellos por el dirigente estatal de la Liga, Juan Balderas y con maniobras realizadas en Canoa se hizo triunfar a doña Silvia, provocando en la asamblea de San Baltazar, una airada protesta que a punto estuvo de llevar a la violencia física.


Aproximadamente cien campesinos protestaron y la mayor parte de ellos se trasladaron al centro de la capital, a la 2 Sur, entre 11 y 13 Oriente, oficinas de la Liga, para exigir la renuncia del presidente de esa organización campesina, Juan Balderas.


Sin embargo, la oficina de prensa de la Liga envió un boletín informando del cambio, pero sin que una sola línea hablara del descontento provocado por la designación de la nueva dirigente y menos que se pidiera la destitución del presidente estatal cenecista. Por el contrario, se hacía un llamado a la unidad.


Por otra parte, el PRI informaba que su dirigente estatal, diputado federal Carlos Lastiri Quirós, andaba de gira por el distrito de Ajalpan anunciando la transformación del PRI y demandando la participación de los militantes en el proceso de cambio de estructuras, desde comités seccionales, hasta municipales y distritales. Insistía mucho en los llamados a la unidad. La CNC, a la que pertenece la Liga de Comunidades Agrarias, es una de las organizaciones que ha sido pilar del Partido Revolucionario Institucional.

 

Los antorchistas celebraron sus 37 años


La organización Antorcha Campesina, realizó ayer en la explanada del Centro Cultural Universitario una concentración nacional de 40 mil antorchistas, según los organizadores, en la que estuvo presente la dirigencia nacional encabezada por Aquiles Córdova Morán y por la dirigencia estatal que preside Juan Celis, así como por dirigentes de otras entidades del país.


El motivo fue la celebración del XXXVII aniversario de su fundación. En representación del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, estuvo el secretario de Seguridad del estado, Ardelio Vargas y con la representación del secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla, asistió Raúl Ramírez, secretario particular. Hubo también otros priistas distinguidos, entre diputados federales y locales y la ex presidenta municipal, Blanca Alcalá, quien cosechó elogios de los oradores y fuertes aplausos de la multitud.


Los principales oradores fueron Juan Celis y Aquiles Córdova y ambos protestaron por que se les ha señalado como una organización violenta, que busca sólo su beneficio. Aclararon que ellos apoyarán siempre a las autoridades cuando éstas trabajen para resolver los problemas comunitarios, para mejorar las condiciones de la gente, para elevar el nivel de vida de quienes menos tienen, pero que ni son acaparadores de mototaxis, ni exigen cosas para su beneficio personal. Exigen la terminación de obras públicas necesarias en diversas comunidades, el cumplimiento, por parte de las autoridades, de los compromisos adquiridos, etcétera.


Dijeron estar dispuestos a colaborar con las autoridades del estado para todo lo que tienda a mejorar la economía y la educación y salud de la gente.


Juan Celis dijo, en plan de broma, que en el acto de ayer se sentía más seguro, pues lo estaba cuidando nada menos que el secretario de Seguridad del estado, en persona.

 

Notas breves: Fabiola Ábrego Flores es la nueva dirigente de los comerciantes de ropa de La Piedad. Ayer asumió la dirigencia de la Asociación Civil Centro Comercial la Piedad, con casi 300 miembros que controlan 400 locales comerciales, afirmando que procederían a realizar las gestiones para la regularización de los predios que ocupan cerca del panteón de La Piedad y que se comprometían a trabajar con unidad y sin entrar en el negocio de la venta de piratería…….Este fin de semana, tuvo lugar en la ciudad de México, la asamblea nacional del partido Convergencia para determinar su transformación a Partido Movimiento Ciudadano, y fundirse con el Movimiento de Restauración Nacional, Morena, de Andrés Manuel López Obrador. El problema es que la unión del partido con el movimiento de Andrés Manuel trae aparejado el cambio de estructuras, es decir, el cambio de comités municipales y del estatal, y los de Convergencia son poquitos y seguramente que serán arrasados por los militantes de Morenaen los puestos de dirigencia. Eso es lo que no gusta a los de Convergencia, que también serán barridos en la lucha por las candidaturas a senadores y diputados federales. Es decir, la revolución no les hace justicia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas