Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

28/06/2010

Cierres masivos de las campañas


Con actos masivos a los que concurrieron decenas de miles de simpatizantes, cerraron sus campañas el sábado y ayer, Rafael Moreno Valle Rosas, de la alianza PAN-PRD y Javier López Zavala, del PRI-Verde.


Emocionado por ver tanta gente en el estadio Cuauhtémoc (ambos cierres tuvieron lugar ahí) Moreno Valle Rosas gritó: “Ya ganamos”, pero las elecciones no se ganan con mítines masivos, que pueden ayudar es cierto, pero nunca han sido determinantes. Las elecciones se ganan con votos depositados en las urnas.


En el acto del sábado estuvieron los dirigentes nacionales del PAN, PRD y demás partidos de “la chiquillada”, como dijera el aun desaparecido líder panista Diego Fernández de Cevallos, así como el líder de los senadores panistas y el carismático secretario del Trabajo y Previsión Social don Javier Lozano y Alarcón.


Priístas que estuvieron de observadores, nos señalaron numerosos autobuses llegados de cinco estados vecinos: Veracruz, Hidalgo, Estado de México, Tlaxcala y Morelos, se supone que con contingentes magisteriales enviados por órdenes de “ La Maestra ”. Las placas o se las quitaron o las traían tapadas con propaganda electoral. Inmediatamente después de terminado el mitin y el show que ahí se presentó con artistas nacionales, regresaron a su lugar de origen.

 

El mitin más breve del PRI

 

Ayer, día del partido de futbol entre México y Argentina, que lógicamente ganó Argentina, tuvo lugar en el estadio Cuauhtémoc, el cierre de campaña de los candidatos del PRI. Precisamente por estar a punto de iniciarse el juego en Sudáfrica, fue un mitin sumamente breve, duró una media hora, con el estadio lleno a su máxima capacidad y con gente que desde fuera seguía los acontecimientos a través de pantallas gigantes de televisión.


Estuvo Beatriz Paredes, dirigente nacional del PRI, el dirigente nacional del Verde Ecologista, el gobernador Mario Marín Torres, la presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá y los ex gobernadores Guillermo Jiménez Morales y Melquíades Morales Flores. La gran mayoría de los asistentes portaban camisetas rojas y muchas damas se protegían de los rayos del sol con sombrillas de ese mismo color.


Mario Montero Serrano, el candidato a la presidencia municipal de Puebla, fue el primer orador, no más de tres minutos, mismo tiempo que utilizaron en sus discursos el dirigente del Verde y la dirigente priísta Beatriz Paredes.


Se notó gran entusiasmo entre los miles de asistentes que corearon porras e hicieron la ola dirigidos por su dirigente nacional y luego salieron para ver perder a México ante Argentina en el Mundial de futbol.


El sábado, el candidato del PRI, López Zavala, había tenido un muy buen acto organizado por Antorcha Campesina, en el que esa organización, a través de su dirigente Aquiles Córdova Morán, ofreció todo el apoyo de su organización a los candidatos priístas.

 

Compromiso por Puebla, sin candidato en Izúcar

 

En conferencia de prensa realizada en esta capital, Manuel Mastache Solano, que fuera candidato de la alianza Compromiso por Puebla para la presidencia municipal de Izúcar de Matamoros, anunció su retiro por problemas internos, concretamente con el candidato a la gubernatura Rafael Moreno Valle Rosas.


Dijo Mastache, que desde su designación como candidato, por parte del PRD, que es a quien correspondía esa plaza por constituir la segunda fuerza política después del PRI, se le empezó a hostilizar desde el mismo candidato al gobierno del estado.


“El quería, porque lleva mucha amistad con la familia del doctor Miguel Cázares, que sus esposa, la doctora Evelia Rodríguez de Cázares, fuera la candidata, pero ellos militan ahora en el PAN”.


“Sin embargo se le colocó como candidata plurinominal a una regiduría, en una segunda posición, para que tuviera entrada segura al próximo ayuntamiento, pero él siempre se mostraba altanero y hasta grosero conmigo cuando me acercaba a él para informarle del trabajo que estaba realizando.


“Llegó a decirme que a él le valían madre los candidatos a presidentes municipales, que su proyecto era ser gobernador y que lo sería y que lo demás no le importaba.


“Cansado de esa situación, cuando bajábamos de la camioneta que nos conducía del helicóptero en que había llegado, al zócalo de Izúcar, donde tendría un mitin de cierre de campaña, le dije “Candidato, veo que usted quiere que mi lugar sea ocupado por la doctora Cázares. Esta bien, no tiene caso que siga y aquí termino mi trabajo” y al bajarme me dirigí caminando a la casa de mi madre. Escuché gritos llamándome, entre ellos el candidato a diputado Anselmo Venegas, pues yo iba a decir el discurso de bienvenida, pero no hice caso.


“Ya en la casa de mi madre, llegaron tres personas, una de ellas conocida mía, pues era del equipo de Moreno Valle que estaba al pendiente de Izúcar. Me dijo que entendiera “al jefe” que tenía sus ratos difíciles pero que en el fondo era una buena persona. Yo contesté que por mí no había problema, pero que mi decisión de renunciar a la candidatura, ya estaba tomada. Quede de reunirme con dirigentes de la alianza y se tomó la decisión de que yo quedara como candidato a regidor plurinominal en el lugar que ocupaba la doctora y ella sería la candidata a la presidencia, pero después fui enterado que lo que se pretendía era que yo renunciara y quedara fuera. Por eso lo hago hasta ahora, porque así ya no tienen la posibilidad de jugar conmigo, ya no pueden registrar nuevo candidato”.


A la pregunta de si regresaría al PRI, dijo que él nunca renunció a ese partido, que si se pasó a la alianza Compromiso por Puebla, a través del PRD, fue porque en Izúcar los priístas que no son amigos de Juan Manuel Vega Rayet, no tienen ningún futuro político, porque en el PRI el lo decide todo. Por eso el decidió en esta ocasión, apoyar al candidato del Partido del Trabajo, Melitón Lozano, que ya fue presidente municipal por el PRD y diputado por el mismo partido. “Así tampoco podrán decir que renuncio porque el PRI me dio millones”.


La tan criticada alianza PRD-PAN ha sido causa del debilitamiento, en el municipio emblemático del partido de la izquierda, tanto del PRD, como del PAN.


El de la Revolución Democrática ya gobernó a Izúcar tres años y no lo hizo mal y ha tenido dos diputados locales de primera minoría. Ahora pierde esa plaza por las torpezas cometidas por sus dirigentes.


Por lo que respecta al PAN, un partido que se ha venido esforzando por tener mayor presencia, su militancia está desilusionada. Si bien es cierto que la doctora Evelia es estimada por mucha gente por su espíritu humanitario, tanto ella como su esposo llegaron al PAN procedentes del PRD, haciendo a un lado a la gente que se ha esforzado por fortalecer al partido azul, en un medio difícil de por sí, para organizaciones políticas de derecha.


Los debilitados partidos aliados, aunque ideológicamente antagónicos confrontan graves problemas de subsistencia por la incomprensión y el desconocimiento del carácter de los surianos que mostró el candidato a la gubernatura. Tal vez logren recomponerse en el futuro, pero les va a costar mucho trabajo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas