Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

28/10/2010

La rebelión de las bases


Los tres principales partidos políticos de México, PRI, PAN y PRD, tienen graves problemas internos, que aunados a los que confronta el país en su conjunto, contribuyen a que al ciudadano común, al ciudadano de a pie, le parezca que México está viviendo en una época de caos sin precedente en su historia.


Y es que si los políticos no se entienden ni aun siendo del mismo partido, ¿cómo diablos van a entender, a aquellos que quieren gobernar?


El PAN está mostrado sus fuertes divisiones internas, en su proceso de elección de dirigentes nacionales; el PRD siempre ha estado dividido, pero esas divisiones se han ahondado al grado de llevarlo a la escisión, por sus ilógicas alianzas electorales con el partido representante de la derecha, y el PRI, está exhibiendo en Puebla una seria confrontación entre varios grupos, por su proceso de elección de dirigencia estatal.


Malo que los políticos no se pongan de acuerdo al interior de sus partidos, porque ello significa, que menos podrán ponerse de acuerdo con sus adversarios para llevar adelante políticas de beneficio para el país, el estado o el municipio.


De ahí se deriva el gran desprestigio que en la actualidad, sufre la actividad política y los políticos, ante los ojos de una ciudadanía harta de pleitos e ineptitudes.

 

Platicando ayer con Arturo Villaverde, uno de los más de 20 aspirantes a dirigir al PRI en el estado de Puebla, nos decía que ya se había registrado para participar en la contienda interna y que había platicado con el delegado del comité nacional, Armando Octavio Ballinas Mayés.


En plan de broma, pero también en serio, le dijimos que el 5 de noviembre le sería comunicado el rechazo al registro de su pre candidatura y él aceptó esa posibilidad.


Pero luego agregó, que gracias a la buena disposición del representante del comité nacional, tuvo oportunidad de hablar claro y de explicarle las razones por las que insiste en participar.


“Yo soy parte de la militancia priísta y como todos, ya estamos cansados de que nos impongan candidatos a todo y hasta a dirigentes del partido. Estamos luchando contra todo tipo de imposición.


“Por eso no nos respeta el pueblo, porque ahora ya ni siquiera lo disimulamos. Se hacen abiertas imposiciones, como las que hubo para las diputaciones locales en el pasado proceso electoral y que por consiguiente perdimos.


He sido militante, y tú me conoces bien, de muchos años atrás, ¿porqué no voy a tener derecho a aspirar a ser dirigente de mí partido, si me he roto la madre por él. Porque no tengo padrinos de peso? Eso ya no es válido en estos tiempos o ya no debería serlo.


“Esa es nuestra lucha Andraca, siquiera que la disimulen como se hacía antes. Si hacen un simulacro y en ese simulacro pierdo, yo lo acepto, pero ya ni eso se hace y por ello hemos ido perdiendo terreno entre la gente, por eso hasta nos desprecian”.


-Estarás de acuerdo, le dijimos, que eso empezó con los tecnócratas…..


Y como buen priísta nos contestó: “Yo no se de quien sea la culpa, pero sí te digo que esto debe cambiar porque si no, el partido sufrirá las consecuencias”.


 Pero no ha sido el único: priístas de mucho tiempo, que no muestran resentimientos ni contra Mario Marín, ni contra Javier López Zavala, ni contra Lastiri Quirós, afirman que se opondrán a cualquier imposición.


Es lo mismo que está pasando al interior del PAN a nivel nacional, según leemos en artículos y columnas de revistas y diarios de la ciudad de México, y no se diga en el PRD, que en un estado que prácticamente gobernaba en forma total pues tenía al gobernador, a la mayoría en el Congreso, a la mayor parte de los ayuntamientos importantes, como es Guerrero y que además, cuenta con gran influencia, no de ahora sino de siempre, en la Universidad pública del estado, haya tenido que lanzar a un senador priísta como su candidato a la gubernatura, por falta de un elemento capaz de aglutinar a todos los grupos de ese partido, que en otras partes se ha aliado con el que se supone es su adversario de siempre, Acción Nacional.


En el PAN, por lo que se ve, la lucha interna es contra las imposiciones del Presidente Felipe Calderón, que por cierto hoy estará en Puebla, visitando los municipios de Tecamachalco, Tepeaca, Tehuacán e Izúcar de Matamoros.


Calderón Hinojosa, para no fallar, tiene a su gente dividida en dos grupos que aparentemente luchan entre sí, pero sobre los que él ejerce gran influencia. Pero además hay otros que definitivamente están en contra del rumbo que ese partido ha tomado y que están contra el presidente.


Y mientras los políticos no se pongan de acuerdo internamente, menos lo harán externamente y este país seguirá al borde del despeñadero sino es que ya estamos en el fondo del precipicio y ni cuenta nos hemos dado.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas