Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

29/06/2012

 

Ambiente tranquilo en víspera de elecciones

 

En todo el estado de Puebla, y en general en el país, prevalece un clima de tranquilidad en vísperas del proceso electoral, que para muchos es el de mayor trascendencia de los últimos tiempos.


Nunca como ahora se había notado tanto interés por participar. El ciudadano común tomó ya conciencia de la importancia de participar en el proceso de elección, concurriendo a las urnas para votar por el candidato que considere el más idóneo para resolver los graves problemas del país.


El miércoles fue el último día de campaña, y quedó perfectamente claro que el pueblo en general rechaza la propaganda negativa, la llamada “guerra sucia” que desde el año 2000 introdujo en México el Partido Acción Nacional.


Todavía en 2006 le dio resultado a dicho partido el empleo de ese sistema, que acabó por hartar a los mexicanos, y en esta elección se le revirtió.


Por eso, la elección, según todos los pronósticos, se decidirá entre el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, y el de la alianza de izquierda (PRD, PT y Movimiento Ciudadano), Andrés Manuel López Obrador, dejando en un tercer lugar a Josefina Vázquez Mota, la candidata panista.


La participación de un cuarto candidato, Gabriel Quadri, del Panal, tuvo un objetivo concreto: conquistar el porcentaje de votos suficiente para mantener el registro de esa expresión política, cosa que parece que logrará holgadamente.

 

Los senadores y diputados


En el próximo gobierno, sea quien sea el ganador, cobrarán especial importancia los senadores de la República y los diputados federales.


Hay analistas que consideran que sobre el Congreso, como nunca antes, recaerá la responsabilidad de la buena conducción de la República.


Han sido tan decepcionantes los últimos gobiernos presidencialistas, desde la llegada de la tecnocracia priista y los dos gobiernos surgidos del PAN, que lograron algo importante: debilitar al presidencialismo, es decir, al gobierno de un solo hombre que concentraba en él todo el poder de la República.


A partir del sexenio que se inicia el 1 de diciembre de este año, las cosas serán distintas, pues habrá un Congreso fuerte en el que estarán figuras destacadas de todos los partidos: desde un Manuel Bartlett, que ha sido secretario de Gobernación, de Educación y gobernador de Puebla; un Manuel Camacho Solís, que ha sido diputado federal, secretario de Estado y gobernador del Distrito Federal; un Manlio Fabio Beltrones, que ha sido diputado, senador, gobernador de Sonora y alto funcionario federal, hasta personajes de menor importancia pero valiosos, tanto en sus respectivos partidos como en la vida del país.


El Congreso que viene no estará formado por simples “levantadedos” que aprueben todo lo que les digan que aprueben. Será un Congreso que discutirá todas las propuestas y que tomará decisiones con base en lo que beneficie al país y no a los intereses de grupo.


Bueno, así ven las cosas varios analistas o simples interesados en la política nacional.


Y es que consideran que este país ya no puede seguir por el camino que lleva, pues ese camino no tiene ningún objetivo claro, no tiene rumbo preciso. Los últimos gobiernos, sobre todo los dos últimos, han sido de ocurrencias y no de planes y proyectos.


La tecnocracia encabezada por Carlos Salinas de Gortari entregó el manejo de nuestra economía a los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y si eso continúa, no tendremos salida.


Nos explican que los problemas que están padeciendo los países europeos se deben precisamente a que no manejan ni su política económica ni su política monetaria, pues el manejo de ellas está en poder del Banco Europeo. Su situación no sólo no mejorará, sino que se agravará, si continúan dependiendo de decisiones ajenas a los intereses populares de cada nación.


Los ciudadanos mexicanos en general han entendido que tienen que participar electoralmente para cambiar el rumbo del país. La indiferencia que se notaba al inicio de las campañas —que han sido las más cortas de nuestra historia, de sólo tres meses— se rompió con el surgimiento del movimiento juvenil #YoSoy132, que aun cuando pretendió ser manipulado políticamente, logró entusiasmar a un gran número de mexicanos para tomar parte en la contienda, y por lo menos emitir su voto en las elecciones del domingo próximo.


El gobierno del estado, coordinado con los gobiernos federal y municipales, ha implementado una serie de medidas para garantizar a todos los ciudadanos, sin distingos de ninguna especie, un ambiente de seguridad y de respeto, para que puedan emitir su voto sin problemas.


Están demandando a los funcionarios federales, estatales y municipales, respetar las disposiciones que en materia electoral rigen en el país, no utilizando el día de la elección ni vehículos oficiales ni uniformes con gafetes de las dependencias donde trabajen. Los cuerpos de seguridad permanecerán acuartelados para intervenir en caso necesario.


Se espera una jornada tranquila, pues los reportes que han llegado de todo el estado indican que no ha habido indicios de que se pretenda alterar el orden público.

 

Notas breves: Hoy estará aquí el licenciado Marcos Antonio Karam, presidente y fundador de la Casa Tibet-México, para dictar una conferencia a partir de las 18 horas en el Complejo Cultural de la BUAP, sobre el tema “Trabajando con las emociones conflictivas”. Esta conferencia es organizada por la recién fundada Casa Tibet-Puebla, que se ubica en la avenida Juárez 2108 interior 202, de la colonia La Paz. Los que se interesen por asistir a la conferencia del licenciado Karam podrán adquirir sus boletos en la taquilla del complejo con un costo de 400 pesos. El conferenciante ha sido profesor investigador del Colegio de México, de la Facultad de Filosofía de la UNAM, y del Centro Nacional para la Cultura y las Artes, conferencista invitado a diversas universidades nacionales e internacionales, con estudios de postgrado en budismo y civilización tibetana de la Universidad de Nepal, entre otras cosas……Recientemente ha aparecido un libro denominado Breve historia del sindicato de voceadores, cuyo autor es León Felipe Fernández Ortega, hijo de voceador y voceador él mismo, en el que narra las peripecias de la agrupación sindical y las vicisitudes por las que pasan o han pasado quienes trabajan en la venta de periódicos y revistas. Un libro interesante que ha causado polémica entre los propios voceadores, pero que narra el desarrollo de esta agrupación que ha sido tan importante para quienes diariamente hacen posible que usted tenga en sus manos y a buena hora, los periódicos de Puebla y de la capital del país. Los sistemas de comunicación modernos, como el internet, no han podido desplazar a los periódicos y revistas impresos, y por lo tanto cientos de hombres y mujeres, en puestos fijos o en los cruceros de las grandes avenidas, siguen obteniendo el sustento diario de sus familias con esta actividad.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas