Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

29/11/2010

La clave está en el equipo


Un gobernante: presidente de la república, gobernador del estado o presidente municipal, puede tener las mejores intenciones del mundo para mejorar las cosas en el área comprendida dentro de su jurisdicción, pero si no cuenta con un buen equipo de colaboradores, con funcionarios capaces, honorables, con sensibilidad política y social, puede fracasar.


Un buen o un mal gobierno dependerán pues, de un buen o un mal equipo gobernante.


La sociedad mexicana en general y la poblana en particular, han evolucionado rápidamente y ahora pueden calificar a un buen o un mal gobierno, dependiendo, no del discurso oficial, sino de los resultados tangibles.


El pueblo quiere, exige, gobiernos eficientes, eficaces, cercanos a él, que conozcan sus necesidades y que les den solución efectiva y rápida. Está cansado de simulaciones, de ineficiencias y corruptelas. Los mexicanos somos ya un pueblo exigente.


En febrero del próximo año, cuya entrada ya está en puerta, habrá un cambio de poderes en la entidad: habrá nuevo gobernador, nuevo Congreso del Estado, nuevos ayuntamientos. Y contrariamente a lo que ocurría antes, en que todos eran de un mismo partido, ahora hay una participación plural de partidos y de personas.


El gobernador electo, Rafael Moreno Valle Rosas, tiene la gran responsabilidad de formar un equipo de gobierno, capaz y honorable. El es un hombre formado política y administrativamente, en gobiernos priístas. Sabe como hacer bien las cosas y debe estar plenamente consciente, porque así lo ha demostrado en su carrera de servicio público, de que para poder alcanzar los objetivos que se ha fijado, como jefe del Ejecutivo Poblano, requiere de personas, no solo con capacidad  administrativa, sino con sensibilidad política y social.


Estuvo al frente de la más importante secretaría del gobierno estatal, la de Finanzas, que recaba y distribuye los ingresos y al mismo tiempo manejó la secretaría de Desarrollo Social, que es la que atiende las necesidades del alto porcentaje de la población que carece de recursos para procurarse los satisfactores indispensables para tener una vida digna. Es decir, él ha manejado los dos aspectos más importantes del gobierno: el manejo del dinero y el desarrollo de la política social.


Por eso hay la convicción de muchos, principalmente priístas que lo conocen bien, de que pondrá mucho cuidado en la selección de quienes ocuparán los puestos más importantes dentro de su gabinete y que no se dejará llevar por las presiones de los dirigentes de los partidos que conformaron la alianza que lo llevó al poder. Tendrán su premio, claro está, pero ese premio será de acuerdo a la capacidad política, social y administrativa, de quienes sean propuestos para algunos cargos y francamente, ni el PAN, ni el PRD y menos los otros pequeños partidos, tienen abundancia de personas con las características necesarias para el desempeño de los más importantes cargos de gobierno. El mismo gobernador electo ha manifestado que en su gobierno habrá funcionarios de calidad, sin importar su procedencia partidista.


Los dirigentes políticos, deben ser realistas. Tampoco el gobernador entrante puede romper con los partidos que lo apoyaron, por insignificante que haya sido el apoyo que realmente brindaron para su triunfo. Debe haber madurez, esa cualidad que tanta falta les hace a los políticos de ahora, para entender, que una cosa es la elección y otra el ejercicio del poder.


El doctor Moreno Valle Rosas, está obligado a hacer un buen gobierno y para eso, requiere de un equipo fuerte, capaz y sólido. Gobernar a uno de los 32 estados del país más poblados, no debe ser cosa fácil, sobre todo ahora que el país confronta situaciones de tal gravedad, que no se recuerda algo parecido desde la revolución de 1910.


Por eso necesita colaboradores que además de estar convencidos de su proyecto, tengan la capacidad, el conocimiento y sobre todo, la sensibilidad política y social suficientes para entregarse de lleno a atender la alta responsabilidad que les sea encomendada.


Su hombre de confianza, el doctor Fernando Manzanilla, también formado y probado en el servicio público priísta, es una garantía de que en el próximo gobierno, las cosas se harán bien. Se trata de un hombre público, que según nos comentan quienes lo conocen bien, sabe escuchar y sabe tomar decisiones. El saber escuchar constituye una gran ventaja, sobre todo ahora que  el mundo político de la república, ha sido invadido de genios y oportunistas, que lo saben todo o creen saberlo todo, y que por lo tanto, no saben escuchar a los tristes mortales, porque no les interesa, porque eso lo consideran como pérdida de tiempo. Cómo no, si ellos lo dominan todo.


El saber tomar decisiones, es otra cualidad invaluable, se supone, claro, decisiones inteligentes y justas. Quien escucha, tiende a tomar ese tipo de decisiones.


Todo parece indicar, que la conformación del gabinete estatal, se hará en el transcurso de los meses de diciembre y enero.


Se evalúan nombres, capacidades, desempeños en puestos públicos, en fin…..Y una cosa importante, no ha habido filtraciones para la especulación mediática, lo cual en estos tiempos de rumores, de chismes, de escándalos, constituye, un verdadero milagro, que revela la disciplina que prevalece al interior del grupo más cercano al futuro gobernador.

 

También en San Juan, hace aire


Don Carlos Lastiri Quirós, también está conformando su comité estatal para dirigir al Partido Revolucionario Institucional y tiene, a menor nivel, claro, los mismos problemas que confronta el próximo gobernador del estado.


Debe encontrar para estructurar bien su comité, a priístas convencidos y leales, algo que ya se ha tornado difícil, que le ayuden a hacer del partido tricolor, que durante más de 80 años dominó la escena política de Puebla, una fuerza real, activa, que ponga las bases, no solo para ganar el 2012, sino para recuperar el gobierno poblano.


Hace poco, don Carlos explicó como será el comportamiento del PRI, como partido de oposición y la realidad es que no se lanzó como el Borras a ataques sin sentido, sino que tuvo un comportamiento de político civilizado (también los hay) con una idea clara de lo que debe ser un partido de oposición, en un país, en una entidad democráticos.


El también, don Carlos Lastiri, está sujeto a presiones de los veintitantos grupos que se disputaban el poder dentro del Revolucionario Institucional, unos con una poquita de presencia, otros con una presencia mediana, pero ninguno, con una gran fuerza. Deberá evaluar bien a quien o quienes se lleva para integrar el comité estatal.


No se trata de quedar bien con todos, para después no poder gobernar a nadie, como decía don Jesús Reyes Heroles, sino de formar un buen equipo, que tenga idea de lo que es el PRI, de lo que ha representado en la vida de México y esté convencido de que ese partido debe seguir activo, fuerte y bien organizado, para ayudar a solucionar los gravísimos problemas que el país confronta en todos los sentidos. Que vuelva a sus principios, a su política social, a su nacionalismo revolucionario.


El PAN ha sido el culpable de la debacle de México en los últimos diez años, pero el PRI lo fue en las dos décadas anteriores. Si eso no se tiene en cuenta y los priístas tienden a olvidarlo o a hacerse como “el Tío Lolo”, no podrán hacer gran cosa. Dicen que los alcohólicos empiezan a sanar de su grave mal, el día en que aceptan que son alcohólicos. Así es en todo, mientras los priístas sigan engañados pensando que todos los gobiernos surgidos de su partido fueron buenos, no podrán sanar. Deben reconocer que los tecnócratas y el neoliberalismo que impusieron, fueron el principio de su debacle.

 

Terminó la visita pastoral del arzobispo


El arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez Espinosa, acaba de terminar la visita pastoral al decanato de Izúcar de Matamoros, más importante que se haya realizado en los últimos cincuenta años.


Medio siglo tenía la región de Izúcar, de no recibir una atención espiritual del jefe de la Iglesia Católica, que es la mayoritaria en la zona, del tipo de la que se le brindó en esta ocasión.


Monseñor Sánchez Espinosa, visitó pueblos, colonias y convivió con los señores curas de la región, con los jóvenes, con los niños, con los adultos y adultos mayores.


Acompañado de un grupo de religiosas y de seminaristas, se llevó a cabo durante la semana que terminó una intensa labor misionera, fueron catequizados los niños y muchos adultos, para que pudieran hacer su primera comunión, numerosas parejas fueron unidas mediante el matrimonio religioso, en fin, se reavivó la vida espiritual católica en la zona.


Los señores curas convivieron estrechamente con su obispo y éste con ellos, algo que no había ocurrido en mucho tiempo, sobre todo porque desde hace medio siglo o más, la máxima autoridad de la iglesia en Puebla, operaba todo desde la capital del estado y de la diócesis, lo que originó una burocratización de la institución religiosa más importante de la entidad, con las consecuencias que ello conlleva.


Hoy a las 11 horas, el senador de la república, Manlio Fabio Beltrones, dictará una conferencia en el Complejo Cultural Universitario, con el tema: La Reforma del Estado.


El senador priísta, es uno de los más fuertes aspirantes a la candidatura de su partido, el PRI, a la Presidencia de la República.


Para muchos, es el más sólido y capaz de los presidenciables de todos los partidos.


Las encuestas lo mantienen abajo del gobernador del estado de México, que ayer contrajo matrimonio al más puro estilo Televisa, en la ciudad de Toluca, pero no es porque el gobernante mexiquense lo supere en capacidad y conocimiento de la problemática nacional, sino por “carisma”.


Falta todavía para que se tome la decisión sobre la candidatura priísta y en ese tiempo, pueden ocurrir muchas cosas. Todo parece indicar, que la candidatura del tricolor se decidirá entre esos dos personajes: Manlio Fabio y Peña Nieto.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas