Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

30/07/2012

 

Temor entre cañeros de Atencingo

 

El anuncio del gobierno federal, de que pone en venta varios ingenios azucareros, entre ellos el de Atencingo, aquí en Puebla, considerado como el de más alta productividad del país, hace temer a los productores de caña del sur tiempos difíciles.


Miguel Ángel Sosa Guzmán, dirigente de la Confederación Nacional de Productores Rurales, manifestó que la empresa que se perfila como posible compradora del ingenio es Coca-Cola y por experiencia —pues el ingenio ya fue propiedad de la Pepsicola— saben que eso no conviene ni a los productores de caña, ni a los trabajadores del ingenio.


La preocupación estriba en que cuando Atencingo ha sido manejado por la iniciativa privada, sufren los campesinos que se quedan sin seguridad social, tienen que empeñar sus tierras para cultivarlas y también presionar a la empresa, tomando carreteras, para que les cubra pagos atrasados.


Muchas veces, cuando el ingenio fue propiedad de la Pepsicola, los campesinos cañeros tuvieron que hacer plantones y marchas que se prolongaban por días, para presionar a la empresa a cumplir sus obligaciones más elementales.


En 2001, siendo presidente de la República Vicente Fox, fue expropiado el ingenio de Atencingo y otros más en diversas regiones cañeras del país, ya que era administrado por el Grupo Caze, Consorcio Azucarero Escorpión, al frente del cual estaba Enrique Molina Sobrino, que huyó del país en el 2000, llevándose el dinero de más de 9 mil familias de campesinos cañeros de la región sur de Puebla.


Además de que debía cientos de millones de pesos a proveedores, evadió impuestos a la Secretaría de Hacienda por 2 mil 700 millones de pesos.


Unos meses después fue detenido en Quintana Roo y puesto a disposición del juzgado Segundo de Distrito con sede en Puebla, y tiempo después alcanzó su libertad bajo caución.


Se dijo que los ingenios en venta son nueve, que ya han sido saneados en sus finanzas y ahora se afirma que la empresa transnacional en adquirirlos es la Coca-Cola, a través de la Promotora Industrial Azucarera (PIASA) así como el Grupo Cristal.


Hay un dicho que afirma que “la burra no era arisca, sino que la hicieron”, ese dicho encaja a la perfección en este asunto. Los campesinos productores de caña sufrieron carencias, malos tratos, por un pésimo e inmoral administrador de la empresa privada que era dueña del ingenio. Sus problemas cesaron cuando el gobierno se hizo cargo de la administración de la empresa, pero ahora, se le pretende entregar a otra empresa refresquera trasnacional y eso hace temer a los productores una situación igual a la que ya padecieron. A ellos nadie los convence de que la iniciativa privada es mejor administradora que el gobierno. Por lo menos, con ellos no ha funcionado así. Ellos saben que ineficiencias y corrupción, las hay en todas partes y no son exclusivas de un sector.


Hubo un tiempo en que el sector privado se la pasó criticando al gobierno por la corrupción que existía en el sector público y por su ineficiencia para resolver muchos problemas. Llegó el panista Vicente Fox al gobierno federal y dijo que su gobierno era de empresarios y para empresarios y luego llegó otro panista, Felipe Calderón, que desde su juventud odiaba al PRI.


El PAN desde su fundación, en 1939, se la ha pasado criticando la corrupción y la ineficiencia del gobierno y resulta que tanto el PAN como empresarios de altos vuelos, ya en el poder han dado muestras de ineficiencia y corrupción, lo que quiere decir que ineficientes y corruptos los hay en todas partes.


Lo malo es que el pueblo común, en el caso del ingenio de Atencingo, los campesinos son los que sufren las consecuencias de esa corrupción y de esa ineficiencia.

 

Notas breves: en la lucha interna por el control del PAN se enfrentan dos grupos: uno encabezado por Felipe Calderón, Presidente de la República, a quien le urge que se inicie la reconstrucción de su partido y el otro que encabeza Gustavo Madero, el dirigente nacional panista, que propone que la asamblea nacional de su partido sea hasta mayo de 2013, cuando el presidente ya no tenga el poder que tiene. La propuesta de Calderón es que sea en noviembre, cuando todavía sea Presidente de la República y hay una tercera opción, que propone dos asambleas nacionales, una en noviembre y otra en mayo del 2013……..Pero no se crea que sólo los panistas tienen problemas internos, también en la izquierda hace aire. Bueno, en el PRD los problemas son endémicos. Hay 12 grupos, como 12 fueron las tribus de Israel, peleados entre sí y que sólo llegan a unirse muy de vez en cuando……..Pero los priistas no se quedan atrás. Había de ver cómo andan los priistas de Puebla que se andan agarrando hasta a golpes. Pero en el caso de los priistas, una vez que tengan Presidente de la República entrarán en razón, pues todos sabemos que los tricolores son sumisos a la autoridad presidencial, como lo aztecas los fueron a la autoridad del gran tlatoani………..Es una verdadera lástima que los principales partidos políticos del país, que tan mal parados quedaron ante la ciudadanía en el pasado proceso electoral federal carezcan de líderes, hayan perdido su ideología y no sepan qué hacer para responder a las exigencias de una sociedad civil que los ha rebasado.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas