Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

30/11/2011

 

Sobria y digna, la celebración en Ayoxuxtla

El acto oficial para celebrar el primer centenario del lanzamiento del Plan de Ayala por el revolucionario Emiliano Zapata desde un pequeño pueblo de la Mixteca poblana, Ayoxuxtla, ahora de Zapata, resultó un acto sobrio pero digno.


Los tres Poderes del estado se trasladaron a esa pequeña población suriana perdida entre las montañas y escogida hace un siglo por los zapatistas para lanzar el documento más importante para la reivindicación de los derechos de los campesinos, por seguridad. Ahí estaban a salvo del acoso de las fuerzas federales de Victoriano Huerta, que perseguía a los zapatistas con una furia extraordinaria.


En el acto celebrado en el pequeño zócalo de este pueblo, que sí ha cambiado de como era hace veinte años, por las remesas enviadas por más del 50 por ciento de la población que emigró a los Estados Unidos, pues se han construido muchas casas de tabique y cemento y se han pavimentado varias calles, aunque los que se han quedado siguen viviendo con muchas carencias, hubo varios oradores, pero los principales fueron Felipe Mojarro, comisionado en Puebla para la Vivienda, y el diputado priista David Espinosa, quien presidió la comisión encargada de estos festejos.


El primero, representante de los tres Poderes, dijo que el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas ha demostrado, a menos de un año de su gobierno, su interés por mejorar la vida de los campesinos. Afirmó que el trabajo realizado por el mandatario poblano constituye el mejor homenaje al general revolucionario suriano, Emiliano Zapata.


Por su parte, el diputado local por Chiautla, David Espinosa, se refirió a lo que los gobiernos estatales han hecho en beneficio de los campesinos de la región, mencionando la construcción de la carretera a Ixcamilpa de Guerrero, que permite llegar sin problemas a Ayoxuxtla, construida en los tiempos del gobernador, ahora senador Melquiades Morales Flores, presente en el acto y de los trabajos que en beneficio de los hombres del campo lleva a cabo el actual gobierno.


Solicitó más apoyo en semillas, fertilizantes y recursos para la construcción de represas que retengan el agua de lluvia al gobernador del estado y también apoyo para los jóvenes campesinos que deseen continuar estudios superiores en alguna institución pública.


Al finalizar la ceremonia, tanto el gobernador Moreno Valle como los titulares de los Poderes Legislativo, diputado Guillermo Aréchiga, y Judicial, David López Muñoz, acompañados de los senadores Melquiades Morales Flores y Leticia Jasso, depositaron una ofrenda floral al pie del monumento a Emiliano Zapata, mientras los presentes, más de quinientos, entonaban el Himno Agrarista.


El jefe del ejecutivo visitó el pequeño museo con reliquias del hecho que se conmemora y firmó el libro de los visitantes. Luego regresó con su comitiva a la ciudad de Puebla.


Hubo en el pueblo una representación teatral de la firma del Plan de Ayala con la participación de un grupo de Quebrantadero, Morelos, y más tarde un jaripeo que terminó con una fiesta en el zócalo con la participación de música de viento.


Dirigentes de la CNC, organización priista, hicieron acto de presencia, aunque discreta, en esta ceremonia.


Muy retrasado, llegó “El Peje” a Ayoxuxtla


El candidato de los partidos de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, avaló con su presencia, un poco retrasada, la constitución del Frente Nacional de Organizaciones y Pueblos en Lucha, organización campesina de la que forman parte, la UCD, la UNTA, el Movimiento Ciudadano, las Redes Ciudadanas y otras agrupaciones que decidieron unirse para luchar por la reivindicación de la lucha encabezada por Emiliano Zapata y plasmada en el Plan de Ayala, firmado hace exactamente cien años en el pueblo de Ayoxuxtla, de la Mixteca poblana.


Al margen del acto oficial para conmemorar esa fecha y que fue presidido por los tres Poderes del Estado, en el pequeño zócalo de Ayoxuxtla, miles de campesinos se reunieron a partir de las 14 horas en el campo deportivo del pueblo mencionado, en la Asamblea Constituyente de la nueva organización.


Asistieron campesinos de cien municipios del estado de Puebla y representaciones de ocho estados de la República, entre ellas, Morelos, Guerrero, Veracruz, Estado de México, Hidalgo y Chihuahua


Mario Vélez Merino, dirigente de la Unión Campesina Democrática, fue el que convocó a la asamblea y obtuvo una magnífica respuesta.


La asamblea se inició con más de mil asistentes y a medida que transcurrían las horas llegaban más y más contingentes al grado de que a las 17 horas en que estaba anunciada la llegada del candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, había más de 3 mil personas en el campo deportivo.


Se sirvió una comida para la que se habían sacrificado dos reses, pero fue insuficiente para atender a todos. Muchos se quedaron sin comer y, pese a ello, siguieron esperando la llegada de Andrés Manuel, que arribó poco antes de las 19 horas cuando la gente estaba cansada, mucha estaba hambrienta, pero aun así esperaron al llamado “Peje”.


Antes que el candidato, arribaron Alejandro Encinas, Jesús Martín del Campo, Magdaleno Ríos, Armando Martínez Verdugo, José Narro, Armando Batra, entre otros.


Ya entrada la noche, tuvo que improvisarse un alumbrado para iluminar la enorme explanada cubierta por una lona, pues no se tenía previsto que el candidato izquierdista llegara cuando ya se había ocultado el sol.


Muchos de los políticos poblanos de todos los partidos que fueron al acto por curiosidad o por interés real no previeron que haría frío, pues la zona es calurosa y tuvieron problemas para protegerse, ya que no iban prevenidos.


El discurso de “El Peje” cubrió las expectativas de los asistentes (informamos de esto por separado) y fue breve, dado el retraso con que llegó.


La salida del pueblo fue otra odisea. Es un pueblo de 400 habitantes, de calles estrechas y la mayor parte de los vehículos, autobuses, camionetas, autos, carros de redilas, habían quedado estacionados fuera de los límites de la población.


Cientos de personas caminando por las estrechas calles y cientos de vehículos tratando de salir a la carretera, fue el colofón de esta fiesta.

 

Ayoxuxtla difícilmente volverá a vivir momentos como los del pasado lunes, tal vez esto se repita en el año 2111, cuando se celebre el bicentenario del Plan de Ayala, documento que dio contenido social a la Revolución Mexicana junto con la Ley Federal del Trabajo por la que lucharon los Hermanos Flores Magón.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas