Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

31/10/2011

 

Lo bueno y lo malo del PRI


Ayer rindieron protesta ante cientos de militantes priistas del municipio de Puebla, Claudia Hernández Medina e Iván Galindo Castillejo, como presidenta y como secretario general del comité municipal del partido tricolor


Lo bueno es que dicho acto fue en la 3 Oriente, a un costado de la catedral, es decir, en espacio abierto, entre la catedral y el zócalo y ahí estuvieron mezclados priistas de la base, como dirigentes de barrios y colonias, vendedores ambulantes, locatarios de los mercados, dirigentes seccionales y “priistas distinguidos”


De un tiempo para acá ya se estaba haciendo costumbre realizar este tipo de actos del Partido Revolucionario Institucional en hoteles de lujo, en espacios cerrados a los que sólo asistían altos personajes del partido, altos funcionarios e invitados especiales.


Sí hubo lo que en la jerga política del priismo se ha dado en llamar “priistas distinguidos”, como Alejandro Armenta Mier, Valentín Meneses, Enrique Doger Guerrero, Jaime Alcántara Silva, Javier López Zavala, Carlos Meza Viveros. Desde luego que estuvieron los dirigentes estatales Juan Carlos Lastiri Quirós y Lucero Saldaña, así como el senador independiente René Arce Islas, dirigente del Movimiento de Izquierda Alternativa y miembros de esa organización en Puebla.

 

Lo malo o que nos pareció malo


Hasta ahí el cambio novedoso de escenario que propició una sana relación entre la dirigencia, entre los priistas de alto rango y la militancia de a pie.


Lo malo fueron los discursos. Bueno, casi todos estuvieron bien dichos. Se habló de la unidad, de la importancia que ésta tiene para poder ganar la elección, de la necesidad de que los priistas trabajen juntos, etc., etc., etc.


Pero ni la nueva presidenta municipal del PRI en Puebla, ni el nuevo secretario general del nuevo comité dijeron una sola palabra sobre un proyecto, un plan para reorganizar, fortalecer la estructura municipal, la organización del partido en la que es la plaza más fuerte de la entidad, el municipio de Puebla.


Los discursos se fueron en elogios, en nombrar a los priistas distinguidos, en insistir en la unidad y en la decisión de los militantes del partido tricolor de regresar a Los Pinos.


Está bien. Las encuestas siguen favoreciendo al PRI para las próximas elecciones del 2012, pero ¿se trata sólo de regresar por regresar?


Porque si no hay un proyecto claro y preciso para fortalecer a un partido que no gobierna el país, que no gobierna al estado y que no gobierna al municipio más importante de ese estado, que es el de Puebla capital, ¿lo habrá para resolver los gravísimos problemas que el país confronta?


En el municipio de Puebla, el PRI no ha sido desde hace mucho tiempo una fuerza política arrolladora. La prueba está en que ha sido vencido ya tres veces por un PAN que ha sido un buen partido de oposición, pero que ha fracasado cuando se trata de ser gobierno, como ocurrió en los ayuntamientos de Gabriel Hinojosa y Eduardo del Sagrado Corazón de Jesús Paredes y Moctezuma (del actual todavía no se pueden saber sus resultados).


Entonces, si en el municipio capital del estado hay un PRI debilitado, que presenta serias fracturas, que carece de una buena estructura y organización, que ha venido debilitándose a través de los años, lo lógico es que sus nuevos dirigentes tengan un plan, un proyecto para rehabilitar al partido, para hacerlo competitivo, para fortalecerlo. ¿No contará el partido tricolor con estrategas políticos que digan a quienes dirigen, lo que deben hacer, las acciones que deben emprender para salir adelante? Eso es elemental, como elemental es que a estas alturas la militancia del municipio ya conozca los planes para que se ponga a trabajar. El tiempo apremia.


Ojalá y haya sido sólo un descuido, un olvido involuntario y que el plan sí exista.


Los políticos de ahora deben saber que lo que los ciudadanos quieren es conocer directamente de los actores, sus proyectos y programas, para poder exigir su cumplimiento. Pues los militantes partidistas, también querrán saber los planes de sus dirigentes para fortalecer a su expresión política.

 

Notas breves: Se van a reunir hoy antes de las 10 de la mañana, en el hotel Camino Real, para que nadie se entere, los dirigentes estatales de los partidos Verde Ecologista, diputado Juan Carlos Natale y el dirigente del Partido Nueva Alianza, Gerardo Islas. Van a tratar, desde luego, asuntos políticos de gran importancia……….Siempre hemos dicho aquí que el actual diputado del Panal, Héctor Alonso Granados, tendrá muchos defectos, pero en el trabajo de gestoría, pocos le ganan. Cuando era regidor priista, en el ayuntamiento de Victoriano Álvarez García se le pidió la construcción de un parque infantil en la colonia La Hacienda, en un terreno destinado a ello, pero completamente abandonado y, en menos de tres días, ya se estaba construyendo ese parque, que sigue funcionando bastante bien y que el ahora diputado panalista ha mandado restaurar. Agregándole además las instalaciones para un campo de futbolito. Ha atendido, además, las solicitudes que los vecinos le presentaron para mayor seguridad en la colonia………Alejandro Cruz Olivera, un joven empresario pretende ser candidato del PRI a la diputación por el noveno distrito. Y cuando una reportera le preguntó para qué quería ser diputado afirmó que para apoyar a la iniciativa privada.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas