Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

01/07/2009

Hoy, último día de campañas


Terminan hoy las campañas políticas más desairadas de la historia reciente de México y de Puebla, con los mejores augurios para el Partido Revolucionario Institucional, que espera recuperar mucho de lo que perdió en el 2006.


La mayor parte de los candidatos de todos los partidos, no lograron entusiasmar a los ciudadanos y las mismas agrupaciones políticas, no pudieron superar el desprestigio de que gozan entre los electores. Ni siquiera el PRI, que será el ganador de la jornada electoral del domingo, según todos los pronósticos, pues la preferencia de los electores por el tricolor, no es por bueno, sino por considerar que es el menos malo, pues en los comparativos resulta el mejor organizado y estructurado y el que tiene más experiencia en el arte de gobernar.


PAN y PRD, las otras dos fuerzas políticas importantes, carecen de experiencia, de una organización e infraestructura real y permanente, y el de la Revolución Democrática ha estado dividido siempre, pero ahora confronta problemas que pueden llevarlo a una escisión que podría poner en peligro su existencia.


Los candidatos priístas, fueron los únicos que hicieron campaña en los 16 distritos. No solo recorrieron los municipios que comprende cada demarcación distrital, sino que en muchos casos fueron hasta las comunidades auxiliares para ganarse la voluntad de la gente. Si no hubieran hecho eso, tal vez el panorama sería peor del que se presenta en vísperas de la elección.


Los panistas, ahora en el poder federal, hicieron exactamente lo mismo que tanto le criticaron al PRI cuando éste partido ejercía el poder en la república. Aprovecharon los programas asistenciales del gobierno, para fines electorales.


No se explica de otra forma, que a los estados del país gobernados por el partido blanquiazul, les hayan destinado, muchísimos más recursos del Programa Oportunidades, que a los que gobiernan PRI y PRD.


Para darle una idea de lo anterior, ahí le van unos datos: el aumento de las familias beneficiadas con el programa oportunidades fue en Aguascalientes de un mil 317 por ciento; en Baja California, el porcentaje de aumento en el periodo 2000-20005, fue de 564.7 por ciento; en Morelos, del 391 por ciento y en Tlaxcala del 348.9 por ciento. Ninguna de ellas es entidad de alta marginación y todos tienen gobiernos estatales panistas.


En contrapartida, los estados con mayor índice de marginación, gobernados por el PRI y el PRD, obtuvieron en ese mismo lapso, incrementos en el crecimiento de familias beneficiadas con el programa oportunidades, en porcentajes mucho menores a los que se asignaron a los estados panistas: Oaxaca, 146.5 por ciento; Veracruz, 141.3 por ciento y Puebla, 126.1 por ciento, los tres gobernados por el PRI; Chiapas, 156.6 por ciento; Guerrero, 117.9 por ciento y Distrito Federal, 45.7 por ciento, éstos gobernados por el PRD.


El Partido Revolucionario Institucional, acusó formalmente al PAN y a Sedesol, de cometer peculado electoral en Atlixco y el PRD hizo lo propio en el décimo primer distrito de esta capital.


También el PRI denunció al gobierno federal por utilizar los programas sociales para promover al PAN y presentó otra denuncia contra el delegado de la Sagarpa en Puebla, José Luis Montalvo Espinosa, por lo mismo.

 

¿Qué, después del 5 de julio?


La pregunta que surge en muchas partes es, ¿qué va a pasar después del 5 de julio?


El abstencionismo va a ser elevado, mucha gente, más de lo normal, va a ir a las urnas para anular su voto, como protesta por el desastre que han provocado en el país, malos partidos y malos políticos; La representación nacional en el Congreso, será pues de una minoría, pero esa minoría tomará las trascendentales decisiones que queramos o no, mejorarán o empeorarán las cosas.


El panorama no es nada halagador: estamos mal y vamos para peor.


Si los partidos políticos, muy en especial los que tradicionalmente han sido considerados como los más importantes (PRI, PAN y PRD) no intentan cambiar internamente, trabajar en la conformación de una estructura partidista fuerte y bien organizada, en la capacitación ideológica de sus miembros, de sus militantes, en esforzarse para que sus candidatos lleguen a serlo por su buen desempeño en el trabajo partidista en el que deberán demostrar sensibilidad política y sensibilidad social y no solo ambición de poder y de dinero, esto ya no tendrá remedio.

 

El fundador del Partido Acción Nacional, dijo en 1939, hace la friolera de 70 años, que los partidos deberían ser “escuelas de política” y esa afirmación tiene plena vigencia actualmente. Por cierto que a don Germán Martínez, el dirigente nacional del PAN, se le olvidó mencionar, cuando se refirió a que los panistas de hoy, no han olvidado su historia y se sienten orgullosos de ellas, precisamente a don Manuel Gómez Morín, el fundador de su partido. Habló de muchos neopanistas, entre ellos Clouthier, el Maquío, pero se olvidó de los fundadores, que fueron grandes y destacados mexicanos, como José González Torres, Luis Calderón Vega, Efraín González Luna, Efraín González Morfín, José Angel Conchello, Rafael Preciado Hernández y muchos más, que fueron intelectuales conservadores de primera línea, respetados y respetables, pero que parece que sus correligionarios de ahora, los desprecian. Ninguno de los mencionados por el rijoso presidente panista actual, le llega a los talones a los fundadores de su partido y la prueba la tenemos a la vista. Ellos fueron más que políticos empresarios y ya vimos lo que es un gobierno de empresarios y para empresarios, el de Fox, fue un muy buen ejemplo de eso

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas