Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Para el PAN, las encuestas son buenas; la consulta no

 

Son chistosos estos panistas: la consulta ciudadana realizada por el Frente Amplio Progresista, que abarcó a diez estados de la república, incluido el Distrito Federal y en el que bien o mal participaron más de un millón y medio de ciudadanos, no tiene ninguna validez, no representa nada, no les dice nada. Ah, pero una encuesta realizada por alguna de esas empresas especializadas que ahora abundan, que abarca solo “un universo”, como dicen los técnicos, de unos cuantos miles de personas, esa sí expresa el sentir de la mayoría de los ciudadanos “que dicen sí a la reforma de Pemex”.


Son chistosos pero más que chistosos, ingenuos. ¿Creerán sinceramente que el pueblo de México no solo apoya sino que está muy contento con la propuesta calderoniana de reforma energética?


En nuestro pequeño “universo”, aquí en Puebla, hemos platicado y comentado sobre este asunto con gran número de personas y nadie, solo un simpatizante del PAN, ha estado de acuerdo. Entonces alguien miente: el PAN dice que el 52 por ciento de la población nacional, según la encuesta, aprueba la reforma y el 36 por ciento la desaprueba.


El Frente Amplio Progresista, por su lado, afirma que la consulta realizada el domingo en diez estados de la república y la capital arrojó una participación superior al millón 700 mil votantes, de los que el 80 por ciento se pronunció por el no.


Ni duda cabe, como decía Vicente Fox, que este es un país maravilloso. Los demócratas de siempre, a quienes los mismos priístas llamaron en un tiempo los apóstoles del voto, los panistas, ahora resulta que le tienen más confianza a una encuesta hecha con “un universo” de 3 o 4 mil personas, que a un plebiscito realizado, con anomalías y todo y en el que participan más de millón y medio de ciudadanos, en diez entidades federativas.


Si seguimos por este camino, México podrá ahorrarse miles de millones de pesos en las campañas políticas. Bastará que el gobierno, como hacía Fox, contrate a una o dos empresas encuestadoras (las que les hacen trabajos a las televisoras comerciales, que son tan confiables) para determinar, quién quiere el pueblo de México que sea su presidente; quienes deben ser sus diputados y senadores. Y luego, ya en el poder, se mandan hacer encuestas cada mes, para medir el grado de aprobación o desaprobación que tienen, como hacía don Vicente y asunto arreglado. Nos ahorramos dinero, trabajo y esfuerzo. Qué democracia ni que ocho cuartos.


¿QUE SIGNIFICA GUANAJUATIZAR A MEXICO?


No de ahora, de siempre, la derecha siempre ha sido cursi. Ahora que están en el poder, no se miden. Mire que salirnos con esa “jaladita” de que van a “guanajuatizar” a México.


¿Qué significará eso de guanajuatizar? ¿Que todos vamos a ser cristeros? ¿Qué nos vamos a volver de la ultraderecha sinarquista o yunquista? ¿Qué vamos a ir a desfilar en mayo a “La Plaza de los Mártires”, de León, para recordar a los caídos del sinarquismo? ¿o que todos los altos funcionarios de éste país van a ser de Guanajuato? Si es esto último, doña Ana Teresa Aranda Orozco, lleva mano para la candidatura panista a la gubernatura, pues todo mundo sabe que es de ese bello estado del bajío, colonial no solo en su arquitectura, sino sobre todo, en el pensamiento de sus elites.


La “idea” de “guanajuatizar” a México, no pudo salir de nadie más, que de ese genio de la política que se llama Vicente Fox.


Junto a él, está otro genio de la política moderna de este país, don Germán Martínez, joven y arrojado dirigente de las huestes panistas a nivel nacional, que también sabe arengar a las masas obreras y campesinas del país a quienes ha convocado a “pintar” de azul y blanco, los colores de la Virgen María, a todo el país.


Que extraordinario proyecto para salir de la crisis que cada día se agrava más y que es una crisis complicada, porque a lo económico, que es gravísimo, hay que sumar lo social y lo político. Pero este proyecto panista: guanajuatizar y pintar de azul y blanco a todo México, nos parece genial.


Adiós desempleo galopante: pintar de azul y blanco al país, requerirá de mucha mano de obra barata. Don Felipe Calderón, sí será el “presidente del empleo”, cumplirá su palabra. Faltaba más.


UN DIPUTADO PRIISTA DEL PASADO


El diputado local priísta de Tehuacan, don Mario Méndez Reyes, ha hecho declaraciones para defender al presidente municipal de Tlacotepec de Porfirio Díaz, implicado en el asunto de la golpiza que sus policías municipales, le propinaron al diputado petista José Benigno Pérez Vega, conocido como “Pepe Momoxpan”  y ha dado muestras de haber andado de parranda, pues parece que no se ha percatado de los cambios que ha habido en el país.


Pero además, tomando sus declaraciones con mala fe, se le podía implicar en los hechos: dijo que él trató de desanimar a Pepe Momoxpan, para que no fuera a Tlacotepec de Porfirio Díaz, claro, hablándole de lo malo del camino y de las penurias que pasaría en el viaje. Una especie de Moctezuma Ilhuicamina tratando de desanimar a Cortés para que no llegara a Tenochtitlán. Y luego agrega, que el presidente municipal, estaba con él cuando ocurrieron los hechos y que en ningún momento dio indicaciones para que agredieran al diputado. Como decimos antes, manejadas las palabras del ilustre representante popular de Tehuacan con mala fe, podría decírsele que “explicación no pedida, acusación manifiesta”. Pero nosotros no somos de mala fe.


LOS PANISTAS SE VUELVEN GUERREROS


Panistas del municipio de Felipe Angeles, llegaron a Casa Aguayo con pancartas y fuertes expresiones en contra el gobernador, para exigir la solución al problema electoral de su municipio, donde todavía no queda claro cual de las planillas contendientes para el ayuntamiento, obtuvo el triunfo. El Tribunal Electoral, aun no resuelve sobre este asunto.


Los dirigentes del PAN, están azuzando a la gente para crear problemas, con miras a las elecciones federales del 2009.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas