Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


El PRI, ya va adelante

 

De todos los partidos políticos registrados, el Revolucionario Institucional, ya va adelante en eso de prepararse para las elecciones del 2009, en que habrán de renovarse las 16 diputaciones federales de mayoría de la entidad, más las que correspondan al sistema de representación proporcional.


Primero fue la terminación del primer curso de política destinado a la militancia en esta ciudad y el anunció del dirigente estatal, Alejandro Armenta, de que la capacitación política e ideológica se extendería a todos los distritos de la entidad; luego le comentamos aquí, que maestros del SNTE saltaron a la palestra para enfrentar a su líder vitalicia, Elba Esther Gordillo y evitar que ésta logre el control político de su organización sindical a través de su partido el PANAL. Su objetivo es rescatar para el PRI, a los maestros poblanos a quienes mediante presiones de diverso tipo, se les pretende comprometer con Nueva Alianza, propiedad de “La Maestra”, aliada de Acción Nacional.


El lunes, rindió protesta la nueva dirigencia del comité municipal del PRI, encabezada por el licenciado Carlos Meza Viveros, llevando como secretaria a Socorro Figueroa Andrade, en un acto efectuado en el salón que la CTM tiene en la 15 poniente y ante un numeroso público que abarrotó el recinto.


El nuevo dirigente municipal priísta, convocó a sus compañeros de partido a enfrentar a la oposición en forma decidida, sobre todo a la de derecha. Este llamado es sumamente importante y le diremos porqué.


LA LUCHA POLITICA ES ESO, LUCHA


Los partidos políticos en México, a raíz de la llegada de los tecnócratas priístas al poder, han tendido a unificarse, es decir, a hacerse todos iguales, con leves diferencias, como en los Estados Unidos, donde esos brillantes jóvenes estudiaron. Quieren hacernos a la imágen y semejanza de los gringos.


Decía ese extraordinario político priísta que varias veces estuvo de delegado del comité nacional de su partido en Puebla, don Mario Vargas Saldaña, que la diferencia que había entre el partido Republicano y el Demócrata, de los Estados Unidos, es la misma que hay ente la cocacola y la pepsicola. Cerrando los ojos, no sabe uno, cuál de los dos refrescos está tomando.


Ahora resulta que el PRI quiere ser de centro, abandonando sus características de liberal, revolucionario y nacionalista y el PAN quiere ser también de centro y no de derecha. Como si en vez de querer servir a México mediante la aplicación de programas acordes con la ideología plasmada en cada una de las declaraciones de principios que sustentan y en cada uno de los programas de acción que tienen registrados ante el IFE, lo que pretendieran es repartirse el poder y el botín en partes iguales y abandonar la verdadera, la auténtica lucha política para hacer de México un país democrático, progresista, con justicia social, con independencia y soberanía.


Lo que pide Carlos Meza Viveros, es precisamente lo contrario de la tendencia nacional de los partidos. Hay que enfrentar al adversario, con civilidad, pero con decisión, con coraje. El partido que se dice de izquierda, ha entendido mejor lo que es la lucha política: no se puede dejar a la derecha, que con una máscara de centrista, remate al mejor postor lo poco que nos dejaron los tencócratas, la industria energética.


El partido de la izquierda, tiene una fuerte corriente que también quiere ser de centro, porque el centro es lo que gusta a los gringos, lo que quieren que seamos. Pero el PRI no puede ser un partido de centro. Serlo, indicaría que ya está en la derecha.


Historicamente el PRI surgió de un movimiento armado, ha sido un partido progresista y revolucionario, que con todos sus enormes defectos, logró avances importantes en este país, en lo social, en lo económico y en lo político, avances que se quieren revertir desde que los tecnócratas priístas llegaron al poder (de la Madrid, Salinas y Zedillo) y con la insistencia en ello, de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.


EL RETROCESO PANISTA


Mientras las bases del PRI logran avances importantes en su preparación para la próxima contienda electoral, con capacitación, con organización y adoptando posturas más decididas para enfrentar a sus adversarios, los panistas dan pasos atrás.


La presencia de la maestra Elba Esther Gordillo, en un acto político, que se quiso presentar como social, constituye la prueba más clara y contundente, de que el PAN es un partido que va para atrás.


Su alianza con lo más representativo de la etapa negra del priísmo, indica que Acción Nacional es un partido que ha perdido la brújula y que ya no busca, como en sus inicios, la renovación de la vida pública nacional, con base en los principios cristianos, sino que ya está en la “onda” de buscar el poder por el poder y para ver que saca de ello.


La corrupción que dice combatir, sigue prevaleciendo pero corregida y aumentada en los regímenes panistas. Ni siquiera guardan las formas, como lo hacen los priístas. Tal vez por su falta de experiencia en el ejercicio del poder, son obvios y hasta parecen cínicos. Tanto criticaron a los priístas, que ya en el poder, se volvieron como ellos o tal vez peores.


El año próximo, el 2009, será un año electoral. Será de gran importancia y trascendencia la elección de la nueva Cámara de Diputados, pues de ello dependerá, si avanza la derecha o se logra frenarla. El voto mayoritario del pueblo de México, será el que decida. Por lo menos eso es lo que todos esperamos, aunque hay veces que los campeones de la democracia, también saben hacer chanchullos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas