Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

03/06/2010

Pobre apoyo a los candidatos perredistas


Poco apoyo económico están recibiendo los candidatos de la alianza Compromiso por Puebla, cuando esos candidatos corresponden al PRD, nos informan fuentes fidedignas.


A lo anterior hay que agregar, que algunos de esos candidatos no tienen la simpatía del candidato a gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y entonces las cosas se complican.


Algunos de los aspirantes a varias presidencias municipales, están atenidos a sus propios recursos, que no son muchos y a lo poco que les ha dado el partido que los postula, el de la Revolución Democrática. El PAN apoya cuando los candidatos son de sus filas o priístas reclutados por sus dirigentes, pero también el apoyo es relativo.


Hay serias inconformidades en varios municipios por esto, que se refleja en el pobre desempeño de los candidatos en sus campañas.


Dos de ellos nos dijeron que dentro de sus posibilidades reales, han estado cumpliendo, pero que si no reciben apoyo económico suficiente, pues perderán, aunque ellos no sean los culpables. Las campañas políticas, como las guerras, se ganan con dinero, dinero y más dinero y nosotros no tenemos ni para la gasolina, que por cierto esta semana tuvo un nuevo aumento, señalaron.


Quienes siendo priístas se pasaron a la alianza opositora por pensar que en su partido los trataban mal, ya se están arrepintiendo, como dijo Beatriz Paredes, la dirigente nacional del tricolor, en el acto efectuado en Querétaro, por la toma de posesión del nuevo dirigente nacional de la CNOP.

 

¿Podrán rehacer a la CNOP ?


Y ya que hablamos de CNOP (el sector popular del PRI) es necesario comentar lo dicho por su nuevo dirigente Emilio Gamboa Patrón, en su discurso de toma de posesión.


Afirmó que el sector popular, volverá a ser la punta de lanza del partido tricolor para la reconquista de la Presidencia de la República.


La CNOP o sector popular del Partido Revolucionario Institucional, fue uno de los tres sectores pilares de ese partido.


Agrupaba a las clases medias integradas por maestros, burócratas, pequeños y medianos comerciantes, artesanos, industriales, colonos, profesionistas, etc. Era un conglomerado diverso, pero unido en torno al partido surgido de la Revolución Mexicana. El más alegre, el más participativo, el mejor integrado pese a su diversidad.


Pero llegó al poder absoluto de este país, a la Presidencia de la República , el remolino llamado Carlos Salinas de Gortari y los “alevantó”.


Fue cuando quiso desaparecer al PRI para crear su propio partido que se llamaría “Solidaridad”. Con los sectores campesino y popular no pudo, pues se topó con fuertes liderazgos que se lo impidieron, pero el sector popular era más fácil en ese aspecto y por poco y lo acaba.


En Puebla y en todo México, de la CNOP fuerte, alegre, participativa, solo quedó una entelequia que no ha podido ver la suya. Dirigentes van y dirigentes vienen y nada han podido lograr para rehabilitarla.


Parece que ya hasta ni la toman en cuenta dirigentes y candidatos o por lo menos la CNOP , como uno de los pilares sobre los que se sustenta o se sustentaba el partido tricolor, no se hace sentir como antes.


Emilio Gamboa Patrón, el yucateco que tiene una brillante carrera de burócrata y que ha estado al servicio de los presidentes Miguel de la Madrid , Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, y que ya fue senador y diputado federal, ¿podrá con el paquete?


El ya canta victoria, pero no se trata solo de discursos, sino de una actividad intensa en la que se permita la participación de todos los grupos que integraban al sector que representaba a las clases medias mexicanas.


Tendrá que recomponer lo que descompuso su jefe (porque todavía lo sigue siendo) Carlos Salinas y eso no será fácil.


¿La dirigencia nacional priísta le brindará el apoyo que necesista para la reestructuración del sector popular?


En el caso de Puebla, el dirigente estatal es el ex diputado federal Alberto Amador, que de entrada inició un buen arreglo a las oficinas del sector, que ya lo necesitaban.


El es un hombre capaz y trabajador, pero ahora enfrenta algunos problemas políticos, como el de que un sobrino suyo, al no lograr la candidatura para la presidencia municipal de Huauchinango, a la que aspiraba, se pasó a la alianza Compromiso por Puebla, donde sí logró la candidatura y otro sobrino suyo, hermano del anterior, es diputado local en funciones por el PRI y dicen que le está dando todo su apoyo a su carnal, el candidato del PAN-PRD.


Eso no es culpa de don Alberto, pero sí le salpica.


Los rumores, que en tiempos electorales circulan con profusión, señalan al dirigente cenopista como cómplice de sus sobrinos en estos movimientos. El lo ha negado, pero los rumores, que no dejan de ser chismes que corren de boca en boca, señalan lo contrario.

 

Alberto Amador tendrá que demostrar con trabajo, con mucho trabajo, no solo que puede con el paquete de resucitar a un muerto ( la CNOP está clínicamente muerta) sino también que es leal a su partido, que es confiable para los priístas y que los problemas de sus sobrinos con el partido, son cosa de ellos y de nadie más. Un hombre escoge a sus amigos, pero nunca puede escoger a sus familiares consanguíneos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas