Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


A nadie le gusta perder

La tormenta mediática por la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, exonerando al gobernador de Puebla y a funcionarios judiciales, en el caso de la señora Lydia Cacho, va a continuar unos días. A nadie le gusta perder y menos a los medios de difusión que como pocas veces lo hacen, tomaron partido en forma desmesurada.


El partido Acción Nacional de Puebla y la propia señora Cacho, continuarán lucrando, para su propio beneficio, con este asunto. Acción Nacional, obtuvo una mayor votación en Puebla en las elecciones federales, sin la cual tal vez no hubiera podido superar la votación obtenida por Andrés Manuel López Obrador (ese fue el objetivo inicial de los operadores de Los Pinos en esta guerra sucia) y seguirá insistiendo en sus ataques al jefe del ejecutivo poblano, como única forma de seguir estando en los medios, pues su trabajo de infraestructura y organización, como se vio en la última elección local, ha sido abandonado casi por completo, concentrándose los panistas locales, en hacer escándalo, para tener presencia.


La señora Cacho, seguramente que escribirá un nuevo libro contra la justicia en México, mismo que será lanzado al mercado enmedio de una gran publicidad y le merecerá varios premios de organizaciones defensoras de los derechos humanos.


El Partido de la Revolución Democrática y grupos izquierdistas que lo acompañan, seguirán haciendo el papel de «idiótas útiles», pues quienes organizaron este escándalo, entre ellos un alto funcionario de Los Pinos en tiempos de Vicente Fox (el hoy senador Ramón Muñoz) tuvieron la intención de beneficiar al PAN en contra del PRD y lo lograron. Los «izquierdistas» le hicieron el caldo gordo a los panistas y se lo siguen haciendo.


EL PRI YA ESTA EN PIE DE LUCHA


Alentado por los resultados obtenidos en el pasado proceso electoral local, en el que ganó 25 de las 26 diputaciones locales de mayoría y la mayor parte de los 217 ayuntamientos, recuperando municipios tan importantes como Tehuacán, Texmelucan y Atlixco, que estaban en manos del PAN, los priístas se preparan ya para la próxima elección de diputados federales.


Se está conformando un fuerte grupo de políticos poblanos, que independientemente de sus problemas internos, se han unido para luchar por las dieciseis diputaciones federales de la entidad y las de representación proporcional.


Manuel Bartlett Díaz, encabeza la lista: ex gobernador del estado, ex senador de la república, ex secretario de Gobernación y ex secretario de Educación Pública, entre otras muchas cosas, constituye la pieza fuerte para presidir una diputación federal poblana, que incluiría al actual presidente municipal Enrique Dóger Guerrero, al ex secretario de Gobernación del Estado, Carlos Meza Viveros; al actual secretario general del Ayuntamiento de Puebla, Ignacio Mier Velasco; al presidente estatal del PRI, Valentín Meneses Rojas; a la secretaria general del comité estatal priísta, Laura Alicia Sánchez Corro y a otros destacados políticos de la entidad.


Bartlett Díaz tiene en Puebla un liderazgo indiscutible. Su actuación como senador de la república, lo llevó a convertirse en uno de los priístas más reconocidos por su nacionalismo revolucionario y su lucha frontal contra el neoliberalismo y la derecha panista. Su inclusión en la política, con una diputación federal, se hace necesaria no solo para beneficio de Puebla, sino del país. Su postura anti neoliberal, le ha ganado numerosas simpatías dentro de su propio partido y fuera de él, pero también le ha enemistado con los grupos tecnocráticos partidarios de esa corriente económica que tratan de cerrarle el paso a posiciones de poder.


Teniendo como plataforma de lanzamiento a su estado natal, donde cuenta con numerosos aliados, dificilmente sus adversarios internos podrán impedir su arribo al Congreso de la Unión.


CHUCHO ORTEGA, FUTURO LIDER DEL PRD


Han venido a Puebla varios aspirantes a la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática como Alejandro Encinas Rodríguez y Alfonso Ramírez Cuellar y se han reunido con miembros de las diversas tribus perredistas, pero pese al trabajo que han venido realizando en todo el país, la mayor parte de los perredistas poblanos da como un hecho que el futuro líder nacional de su partido, será Jesús Ortega.


La razón es muy simple: sus partidarios, conocidos como «Los Chuchos» controlan la infraestructura perredista en la mayor parte de los estados, sino es que en todos.


Aquí en Puebla, Miguel Barbosa Huerta, es desde hace años, el líder indiscutible del perredismo y aunque tiene en contra a la mayor parte de las agrupaciones, fracciones o tribus, nadie ha podido con él.


Es más, el próximo dirigente perredista en Puebla, que sustituirá a doña María Elena Cruz Gutiérrez, será el todavía diputado local Rodolfo Huerta, quien ya es el virtual candidato de «Los Chuchos».


La corriente encabezada por Jesús Ortega, busca un entendimiento con el poder, que le permita avanzar politicamente hablando. Sus adversarios les dicen entreguistas, pero la verdad es que la política de confrontación ha ido rezagando al partido del sol azteca y en algunos casos, como el de Puebla, lo ha dejado casi en la marginación política total.




 
 

 

 
Todos los Columnistas