Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

04/02/2010

La presidencia municipal de Puebla


Resuelto el asunto de la candidatura del PRI para gobernador del estado, se inicia la lucha por la candidatura a la presidencia municipal del municipio capital de la entidad.


Ayer los políticos y los ciudadanos interesados en la política, hablaban de la encuesta publicada por el diario El Sol de Puebla, que da ventaja al actual secretario de Gobernación, Mario Montero Serrano, sobre todos sus competidores, afirmando que eso era indicativo de que él y no otro, sería el aspirante priísta por el que se pronunciaría la Asamblea Municipal una vez que se publicara la convocatoria y se cumpliera con los requisitos en ella contenidos.


También empezó a rumorarse la resurrección, en la lucha por la candidatura municipal, del actual diputado local Luís Alberto Arriaga, bien posicionado en las encuestas.


Por otra parte, entre los militantes de los partidos de izquierda o de supuesta izquierda, se hablaba y en algunos casos se daba como un hecho, que el candidato de la alianza que conforman el PRD, Convergencia y el Partido del Trabajo, el candidato sería el doctor Enrique Doger Guerrero, pero había quienes manifestaban que si en la alianza partidista se incluía al PAN, habría problemas, ya que la dirigencia de ese partido no lo aceptaría.


Total, que como ocurre en estos casos, había las confusiones normales del último tramo.


Como le dijimos ayer, el PRD resolverá sobre una posible alianza con el PAN, cuyo consejo político estatal, ya la aceptó.


En el PRD hay más problema, pues los perredistas no son tan dóciles a los dictados de su cúpula, como los panistas y cuando un dirigente, como don Miguel Angel de la Rosa y Esparza, primero amenaza con renunciar si la alianza se da y luego amenaza con expulsar a los que no la acepten, la rebeldía casi se vuelve violenta y se empeora el ambiente impidiendo cualquier negociación.


Sobre el doctor Doger, se sabe que está protestando ante las instancias legales del PRI y ante las autoridades electorales correspondientes, por el rechazo a su registro por parte de la Comisión de Procesos Internos, pues afirma que cumplió cabalmente con los requisitos establecidos en la convocatoria.

 

El objetivo de la alianza PAN-PRD

 

Si, como se cree, el objetivo de la alianza entre el PAN, partido de derecha y el PRD, partido supuestamente de izquierda, es cerrarle desde ahora el paso al PRI para que recupere la Presidencia de la República , según varios observadores y comentaristas, va rumbo al fracaso.


Ambos partidos (PAN y PRD) crecieron como oposición y se achicaron como gobierno.


La gente, el ciudadano común, ve al PRI como la opción menos mala para arreglar los graves problemas provocados en los últimos diez años, por gobiernos de principiantes, por gobiernos integrados por neófitos en cuestiones políticas y administrativas, que han colocado al país, en los últimos lugares en el renglón económico y en los primeros en el renglón de inseguridad.


¿Por qué creerán los señores del PAN, que unidos a sus eternos enemigos, los perredistas, le pueden ganar al PRI? La decepción de la ciudadanía, es porque los gobiernos panistas, el de Fox y el de Calderón, nos han llevado al borde del precipicio, agravando toda la problemática nacional, principalmente la económica, que incluye el aumento de la pobreza, el desempleo y también el crecimiento de la delincuencia organizada y no organizada.


Los gobiernos municipales del PAN en la capital del estado, han sido los peores de los últimos cincuenta años y si en municipios como Tehuacán, Atlixco y Texmelucan, por hablar de los más importantes que ha gobernado el PAN, perdieron en las pasadas elecciones, se debe a los malos gobiernos de los ayuntamientos panistas.


No es pues con una alianza entre dos partidos que han fracasado en el ejercicio del poder, como van a vencer al PRI.


Requieren de una buena estructura y una buena organización, que no tienen, requieren de candidatos bien formados en la actividad política, que tampoco tienen y una prueba de ello, es que su mejor hombre, ha surgido de las filas tricolores donde desempeñó importantes puestos administrativos y que ambos partidos, el de la derecha y el de la izquierda, buscan candidatos ganadores entre los priístas que no fueron postulados por su propio partido.

 

Convergencia y PT, esperan decisión de arriba

 

Los democráticos partidos de Convergencia y del Trabajo, esperan que la orden les llegue de arriba. Ellos, los militantes poblanos en general, como los perredistas, se oponen a aliarse con quienes fueron sus más acérrimos adversarios, pero pues ellos no deciden y tendrán que acatar la orden que les llegue del centro.


Ninguno de los dos partidos mencionados, tiene fuerza siquiera mediana, pero bueno, lo que se pretende es una alianza de debilidades, que sustituya la fuerza política real, con escándalos mediáticos.


Antes de que finalice este mes del amor y la amistad, tiene que quedar registrada la coalición en Puebla.

 

La prueba de la alianza

 

La alianza PAN-PRD-Convergencia, tendrá su prueba de fuego en la discusión y aprobación o rechazo, de la iniciativa de ley presentada por el diputado local de Convergencia, José Benigno Pérez Vega, más conocido como Pepe Momoxpan, para que se instituyan en Puebla, los matrimonios de personas del mismo sexo.

 

¿Harán honor a la alianza los panistas aprobando o por lo menos absteniéndose de votar esa propuesta? Le podemos anticipar que no. Va contra las convicciones de la derecha que el PAN representa. La alianza pues se queda en una lucha contra un PRI que se ha fortalecido por los graves errores de PAN y PRD en el ejercicio del poder.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas