Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


El burocratismo, enemigo de los políticos


Mucha gente dice que los políticos son unos, cuando aspiran al poder y otros, cuando arriban a él. Cuando son candidatos, son amables, atentos, hasta simpáticos con los ciudadanos de a pie, pero cuando llegan al cargo al que aspiran, una barrera infranquable los aísla del pueblo: “el señor no está”, “por el momento no puede antenderle, pero déjenos sus datos y nosotros le llamamos”; “el señor está en una junta”; “lo llamó el señor gobernador”; “salió a una gira”, son los pretextos más socorridos para que quien ocupa un puesto de responsabilidad administrativa, social y política no atienda, no escuche a la gente.


Un grupo de mujeres de diferente ideología, pertenecientes algunas a partidos distintos, pero unidas por el hecho de ser mujeres, para luchar por sus derechos de género, durante la campaña de la licenciada Blanca Alcalá, decidieron por unanimidad, apoyarla en sus pretenciones de ser presidenta municipal de Puebla, pues sería la primera vez que una mujer pudiera gobernar el municipio capital del estado.


Organizaron un acto al que asistieron 300 mujeres y que presidió la candidata priísta. Después, llevaron a cabo una conferencia sobre proyectos productivos en el municipio, con asistencia de más de doscientas personas, en un salón social rentado por ellas.


Con motivo del pasado Día Internacional de la Mujer, acordaron entregar un reconocimiento a la licenciada Blanca, por ser la primera mujer poblana que llega a la presidencia municipal en esta capital.


Redactaron el texto que llevaría la placa y, al fin mujeres, hicieron un diseño especial, que hiciera lucir el reconocimiento.


Pidieron una audiencia para hacer la entrega y se las dieron, pero horas antes, se las cancelaron. Pasó el tiempo y nadie les llamaba, por lo que decidieron que un grupo fuera al palacio municipal y pidiera hablar con la presidenta.


Fueron cinco veces, la última vez era un grupo de diez personas, varias maestras, una abogada, amas de casa....y ante su constante fracaso por ver unos minutos a la presidenta para hacerle entrega del obsequio, decidieron dejarlo en una oficina, para que “hicieran el favor” de entregárselo, si es que llegaba a desocuparse algún día.


Creen que todavía está en junta o no ha regresado de una gira, porque ya han pasado casi dos semanas y no tienen ninguna noticia de que el reconocimiento que con tanto entusiasmo prepararon, haya sido entregado, o a la mejor enviado a alguna bodaga municipal. Ni una carta, ni una llamada, como antes se estilaba. Qué daño hace el burocratismo o la ineficiencia, a un político, en este caso, a una política.


EL CASO RUBEN GIL, EN EL CONGRESO


Ayer en el Congreso del Estado, el diputado Melitón Lozano, del Partido de la Revolución Democrática y representante del distrito que tiene su cabecera en Izúcar de Matamoros, presentó un punto de acuerdo solicitando, la revocación del mandato del Presidente Municipal, Síndico y Regidores del ayuntamiento matamorense y se convoque a nuevas elecciones.


La realización de nuevas elecciones está contemplada en la ley, siempre y cuando se cumplan determinados requisitos, entre ellos, el de que haya ingobernabilidad.


Como ésta no existe en Izúcar, entonces tal propuesta no procede, pero sí otras que contempla la ley.


Una vez terminado el periodo de 30 días para el que fue designado como presidente interino el regidor de Gobernación, licenciado Rubero Galileo Suárez Matías, el Cabildo puede ratificarlo en el cargo y confirmarlo el Congreso; se puede llamar al suplente, pero éste es cuñado del señor Gil Campos, por lo que politicamente se cometería un grave error. Entonces podría designarse a otro regidor.


Otro escenario sería que los miembros del ayuntamiento no se pusieran de acuerdo o que la población rechazara al que el Cabildo hubiera designado y entonces habría necesidad de que el Congreso declarara desaparecidos los poderes municipales y procediera a conformar un Concejo Municipal.


La propuesta de Melitón Lozano está dentro de la ley, pero no existen las condiciones para que esa opción se aplique.


El municipio de Izúcar está tranquilo. Su cabecera, sus catorce barrios y sus diez juntas auxiliares, se desenvuelven dentro de la más absoluta normalidad. En las Juntas se prepara la elección de sus autoridades y las campañas de las planillas se desarrollan sin contratiempos de ningua especie. No hay pues las condiciones para que se repita el proceso electoral o para que se desaparezca al actual ayuntamiento para sustituirlo por un Concejo Municipal.


La solución más idónea sería: ratificar al presidente interino si este tiene el consenso de regidores y síndico o designar a otro regidor. El asunto es fácil, si se atiende el interés de la población y no los intereses de grupos políticos regionales.


EL PROGRAMA RADIOFÓNICO que nuestro colega y amigo Mauro González Rivera trasmitía los sábados a las 17 horas a través de la XEHR, entra en receso a partir de mañana. Mauro solicitó un tiempo para atender asuntos personales y por esa razón estará fuera del aire. La señora Cañedo lamentó mucho esa decisión y así lo dijo por radio el mismo día de la despedida. Espera un pronto regreso....POR OTRA PARTE, varios diarios de esta capital dieron la información ayer, de que dejaba de publicarse el matutino Transición Puebla, de Carlos Ramírez. Lo cierto es que dicho periódico dejó de editarse desde días antes de la Semana Santa.




 
 

 

 
Todos los Columnistas