Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


No habrá reforma al TLC: José Alarcón


Reformar el TLC, como están pidiendo algunos líderes campesinos, no será posible. Estamos inmersos en un sistema que se llama «globalización» de la economía, de lo que no podemos escapar, a menos que queramos quedar aislados. Lo que debemos hacer es prepararnos para producir más y ser competitivos.


Lo anterior fue afirmado categoricamente por un economista y político priísta poblano: José Alarcón Hernández, autor de varios libros de análisis de la realidad nacional y local.


Considera que las llamadas reformas estructurales (laboral, fiscal y energética) no solo deben ser aceptadas por los priístas, sino impulsadas por ellos. Sin esas reformas el país quedará paralizado y las conquistas laborales serán lo que son actualmente, más leyenda que realidad.


«Es un hecho, nos dice, que no podemos salir del proceso de globalización. Hay que ser realistas. Una reforma laboral permitirá al trabajador ganar más si es productivo, si se supera, si es mejor. Las llamadas conquistas laborales, no son nada, si no hay recursos para cubrirlas.


«Sin inversión no hay empleos y sin invesión y empleos, no hay impuestos. ¿De dónde va a tomar dinero el gobierno para sufragar todos los gastos que la población demanda?.


«La reforma fiscal es necesaria para poder atender las grandes necesidades de la población. Nadie nos va a regalar 600 mil millones de pesos. Hay que crear infraestructura para que los inversionistas creen fuentes de trabajo para atender la creciente demanda de empleo de la población; hay que capacitar a los jóvenes para el trabajo productivo; hay que atender los crecientes problemas de salud, de educación, en fin...»


DOSCIENTOS MIL MILLONES PARA EL CAMPO


José Alarcón Hernández, pertenece a la primera generación de economistas de la Universidad Autónoma de Puebla, donde fue siempre un alumno destacado; ha sido diputado local y federal, dirigente estatal de su partido el Revolucionario Institucional y ha desempeñado puestos importantes dentro de la administración pública. Actualmente es el representante del PRI, en el Instituto Estatal Electoral.


Afirma que el gobierno federal, deberá iniciar un proceso de reformas que se consolidarán en el próximo sexenio.


Como hacer cambios en el TLC en el renglón relativo a la producción agropecuaria no es posible, se destinarán 200 mil millones de pesos al desarrollo rural; se agilizarán trámites a fin de que los recursos lleguen lo más rápido posible a sus destinatarios, los campesinos, simplificando las reglas de operación. Si es necesario, se duplicará esa cantidad, tomando dinero de otras partidas para dar prioridad al campo. Eso permitirá disminuir el descontento que actualmente hay en el medio rural.


«Tendrán que hacerse reformas al sistema productivo para ser más competitivos; el país necesita recursos públicos y privados, tanto para impulsar el medio rural, como para apuntalar otras áreas de la estructura productiva, como el petróleo y la electricidad. Solo así se podrá impulsar el fenómeno de reproducción de recursos públicos. Este proceso se iniciará en este gobierno y se consolidará en el próximo».


-Pero Pepe, hubo quince años para que el país se preparara para entrar al TLC agropecuario y no hizo nada....


-Quiero pensar que se pecó por omisión. Somos corresponsables los que hemos ejercido el poder. En diez años se pudo tener un gran avance para la modernización de la producción del campo y no se hizo nada. Lo que está pasando ahora, es consecuencia de eso.


HAY QUE SER REALISTAS Y ACTUAR EN CONSECUENCIA


«Los políticos en el poder o fuera de él, debemos ser realistas. Ver las cosas como son y no como quisiéramos que fueran. Estamos en un sistema capitalista...»


-¿Capitalista salvaje?


-Sí capitalista salvaje. Estamos inmersos en la globalización y no podemos salirnos de ella. Somos vecinos del país más poderoso económica y militarmente de la tierra; tenemos una gran dependencia económica de él. La única forma que tenemos de defendernos con dignidad, es siendo competitivos.


«Hay que fortalecer al campo para que nuestros campesinos no emigren a los Estados Unidos ni a las grandes ciudades mexicanas, donde van a formar cinturones de miseria; hay que formar a nuestros jóvenes de las ciudades para que sean eficientes técnicos, obreros calificados o profesionistas de alto nivel y hay que facilitar la creación de fuentes de trabajo, donde los jóvenes encuentren una ocupación digna y bien remunerada. Eso solo se puede lograr si aceptamos e impulsamos las reformas estructurales que se requieren para ello.


«No podemos seguir con un esquema de país y de gobierno, que ya fue superado por la realidad. Si no entendemos ésto, corremos el riesgo de quedar mucho más rezagados de lo que estamos».




 
 

 

 
Todos los Columnistas