Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

06/03/2009

Las elecciones de julio, no serán fáciles para nadie


Los aspirantes a candidatos a diputados federales de todos los partidos, ya se habrán dado cuenta de que las próximas elecciones federales, en las que habrán de elegirse 300 diputados de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, no serán nada fáciles.


Hay una apatía, un desgano, una desilusión generalizada de los ciudadanos por participar en asuntos políticos. El abstencionismo amenaza con ser más elevado que en otras ocasiones. Baste saber que de acuerdo a la última encuesta realizada por Mitowsky, de cien ciudadanos mexicanos, solo diez tienen algún interés en las elecciones próximas.


En las condiciones por las que atraviesa el país, esto no debe sorprender a nadie: la delincuencia desatada, el desempleo galopante, el deterioro de los servicios básicos de educación y salud, la pérdida de credibilidad en los partidos y en el propio gobierno federal, en fin, la carestía, la caída del dólar, etc.


Ni el gobierno federal, ni los partidos políticos, aciertan en sus propuestas para dar tranquilidad a un pueblo que cada día amanece más empobrecido, más temeroso de su porvenir, más desconfiado.


LOS CANDIDATOS POBLANOS, EN MEJORES CONDICIONES


En medio de éste aterrador panorama político y social, los candidatos poblanos de todos los partidos, podrán realizar sus campañas en mucho mejores condiciones que sus colegas de otras entidades federativas y los priístas tienen ventajas de las que carecen sus correligionarios de otras regiones del país.


Puebla es una entidad que ha permanecido tranquila, donde la inseguridad no ha avanzado al grado que otros estados del país confrontan. Las autoridades estatales han logrado mantener el control, aunque siempre han dicho que la entidad no está exenta de la penetración del crimen organizado, pero permanecen alertas para que esto no ocurra.


El Partido Revolucionario Institucional, tiene candidatos que en su mayor parte, dejan mucho que desear, pero aun así, las encuestas le favorecen como en todo el país.


El trabajo desarrollado por el gobierno estatal de Mario Marín Torres y el de la presidenta municipal Blanca Alcalá, ha sido bien evaluado por los poblanos. En el interior del Estado, el jefe del ejecutivo local ha mantenido una permanente comunicación con la gente, que ha sentido los beneficios traducidos en caminos, hospitales, escuelas, apoyo a la agricultura y a los proyectos productivos. En el apoyo a las personas de la tercera edad y en general a los menos favorecidos por la fortuna.


En esta capital, la labor del ayuntamiento se ha sentido en toda la ciudad, en todo el municipio y están por iniciarse programas conjuntos, de los gobiernos estatal y municipal, para rescatar colonias y juntas auxiliares, resolviendo sus problemas más urgentes.


Todo eso, realizado por gobiernos priístas, ayuda indudablemente a los candidatos, muchos de los cuales, son desconocidos para la gran mayoría de los ciudadanos.


EL PAN Y EL PRD, TAMBIEN TRABAJARAN SIN PROBLEMAS


La tranquilidad que prevalece en toda la entidad, permitirá que los candidatos de los demás partidos políticos, PAN y PRD principalmente, puedan trabajar en sus campañas sin contratiempos, sin problemas.


Si los priístas, con las encuestas a su favor, tendrán que trabajar duro para ganarse la simpatía de los electores, los de los otros partidos tendrán que trabajar todavía más.


Todos los problemas que confronta el país, que son mucho y graves, son achacados al gobierno federal, no porque los haya provocado, sino porque no ha sabido enfrentarlos, no tiene un plan viable para solucionarlos o aminorarlos.


Hace unos meses, el secretario de Hacienda decía que la crisis financiera y económica, para nuestro país era un simple catarrito. Ahora habla de un tsunami. Se dijo, hace unos meses, que estábamos blindados contra cualquier eventualidad y ahora se nos informa que se han gastado decenas de miles de millones de dólares, para apuntalar al peso.


El PRD es un partido débil en Puebla, que nunca ha ganado una sola diputación federal o local, de mayoría relativa. Siempre ha contado con un diputado federal poblano, por el sistema de representación proporcional y con dos diputados locales, uno de primera minoría y otro de representación proporcional.


Ganar en condiciones tan adversas, parece imposible, pero en política todo puede ocurrir.


Lo que todos los partidos deben tener presente, es que el abstencionismo es su principal enemigo. Si no lo vencen, aunque ganen, sus diputados serán representantes minoritarios, sin fuerza real.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas