Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

07/12/2009

El burocratismo ¿un mal necesario?


Acabamos de leer un artículo de opinión de Enrique Calderón Alzati, en La Jornada , diario de la ciudad de México, el sábado pasado, denominado  “Parálisis Nacional y burocracia” que retrata el mal que aqueja al país, desde las más altas esferas del gobierno federal, hasta el más humilde municipio.


Y coincidentemente el día anterior recibimos en la oficina a unas diez personas de las colonias Tres Cruces y San Ramón, que trabajan sin sueldo, de buena fe, con gran espíritu de solidaridad, en los Centros de Desarrollo Comunitario Hábitat, de esas colonias, sin recibir  un solo peso del erario para la administración, operación y mantenimiento de dichos centros y que se sienten acosadas por un señor burócrata, de profesión antropólogo y de nombre Frederick Thierry Palafox, que se ostenta como coordinador de los Centros de Desarrollo en el municipio de Puebla, aunque no saben qué hace, pues se ha desentendido totalmente de sus obligaciones y de las funciones que le marca el reglamento interno de la Secretaría de Desarrollo Social Municipal.


Un ejemplo de ello, nos dicen, es que en los más de 15 meses que a la fecha lleva en el cargo, don Frederick Thierry, no se ha presentado por lo menos a esos dos centros de los seis que existen en el municipio y que supuestamente tiene a su cargo.


Del total de los Centros Comunitarios Hábitat municipales (6) cinco fueron creados en la pasado trienio y uno, el Centro SNTE, en este.


No saben porqué hace un par de semanas se informó ante representantes del Banco Interamericano de Desarrollo que esos centros se construyeron y equiparon recientemente, cuando los grupos que están trabajando en ellos se han tenido que fletar para pintar las paredes y cambiar los pisos, esto, con el apoyo de Sedesol estatal y con aportaciones de los propios vecinos y de alumnos de los cursos que ahí se imparten.


No saben porqué se les manda hacer una auditoría, si el gobierno no aporta absolutamente nada y menos saben porqué tienen que exigir a quienes toman los cursos, la presentación de una copia fotostática de su credencial de elector, sin en ellos nada debe ser relacionado con la política.


Don Frederick, ya mandó cerrar el Centro de San Ramón y no ha podido con el de Tres Cruces, pero hay la amenaza de hacer lo mismo.


Los vecinos que ahí trabajan, han recurrido a todas las instancias municipales y no han encontrado respuesta, piden la intervención de la presidenta municipal.


Los dos centros comunitarios que están siendo acosados, están presididos por la abogada Claudia Guadalupe Patiño González y por el licenciado Luis Fernando Aguirre Romero. Están exigiendo que el CDCH San Ramón, se entregue a sus verdaderos administradores y que se revisen cada uno de los temas pendientes en relación a la operación de los CDCH y se les de pronta solución, así como que se les otorguen recursos reales para la operación de este tipo de centros, que tanto se necesitan.

 

Lo que dice Calderón Alzati

 

En el inicio de su muy interesante artículo de opinión, al que nos referimos al principio de esta columna, don Enrique Calderón señala: “Así como el número de topes en una carretera es indicador confiable del nivel de subdesarrollo de la región por la que ella atraviesa, los niveles de normatividad y de burocratización, lo son del grado de descomposición de los gobiernos y de la ineptitud de sus líderes”.


Y luego agrega: “Nuestro país es un claro ejemplo de ello. Durante las últimas décadas del siglo XX, los sucesivos gobiernos de corte neoliberal se dedicaron a establecer una cantidad insólita de normas, procedimientos y oficinas orientadas supuestamente a abatir la corrupción, logrando con ello altos niveles de ineficiencia y trabas que han imposibilitado realizar casi cualquier cosa, excepto el florecimiento de la corrupción, como desafortunadamente se sabe”


Y más adelante señala, que “Como muchas cosas en nuestro país, las diferencias entre lo que se informa al público y la realidad, son absolutas”.


Este asunto de los Centros de Desarrollo Comunitario Hábitat, debería ser tratado con la mayor eficiencia y honestidad. Quienes están pidiendo ser atendidos, son ciudadanos de colonias proletarias que no quieren sentirse manipulados para asuntos políticos. Los funcionarios municipales encargados de éstos centros, tal vez no comprendan nada de lo que se está planteando, pues son de los políticos oportunistas, ignorantes, sin el mínimo sentido social y ambiciosos, características que son comunes a la nueva ola que ha invadido a todos los partidos, pero arriba de ellos han personas conscientes y con oficio, que pueden arreglar las cosas. Ojala y ganen los ciudadanos.

 

NOTAS BREVES: Falleció la semana pasada en Tehuacán doña Socorro Romero Sánchez, miembro de la familia pionera de la industria avícola de esa importante ciudad, mujer trabajadora, que junto con sus hermanos Zeferino y Miguel, lograron levantar un imperio económico a base de esfuerzo y trabajo, organizando una industria, la avícola, que fue de las más importantes del país. De origen oaxaqueño, los hermanos Romero Sánchez, se iniciaron en esa actividad en los años cuarenta y en los años sesenta y parte de los setenta, fueron los más importantes productores de huevo y carne de pollo del país. Doña Socorrito, como la conocían los tehuacaneros, fue una mujer admirable, caritativa y buena política. Apoyó a candidatos a alcaldes y diputados de su municipio y distrito, del PRI y del PAN, indistintamente y hubo ocasiones en que los representantes de ambos partidos ante el Congreso local o federal, eran gente suya. Se adelantó a su tiempo……..Terminó ayer el congreso perredista que se llevó a cabo en Oaxtepec, Mor., y al parecer no se logró la refundación. El mayor problema surgió cuando se planteo posibles alianzas con el PRI y con el PAN, hubo un rechazo generalizado, pero un grupo fuerte de líderes, insistía en lograr lo que parece una aberración. Hoy sabremos en qué quedaron y tendremos opiniones de militantes poblanos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas