Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Las comparecencias


Se iniciaron ya las comparecencias de altos funcionarios del gobierno estatal, ante el Congreso, para resolver dudas de los diputados sobre el informe que el pasado 15 de enero, rindió, de acuerdo con lo que establece la ley, el jefe del Poder Ejecutivo, Mario Marín Torres.


El secretario de Gobernación, Mario Montero Serrano, dio muestras de su madurez política, de su capacidad y de su disposición al diálogo, al responder con toda claridad y precisión a los cuestionamientos que los diputados quisieron hacerle. Su intervención fue calificada hasta por los panistas, que todo lo critican y se oponen a todo, siempre que el gobierno no esté encabezado por gente de su partido, de buena. Esto quiere decir, que fue muy buena.


Ricardo Velázquez Cruz, consejero jurídico del gobierno, tuvo que soportar, en la Comisión de Gobernación que encabeza el priísta Pablo Fernández del Campo, los tercos cuestionamientos de los diputados panistas sobre el caso Lydia Cacho, que como dijo don Bernardo Bátiz, ex procurador de justicia del Distrito Federal, ex diputado federal del PAN y ex secretario general del comité nacional de ese mismo partido, que abandonó cuando llegaron los ultras del neopanismo: «el asunto de la señora Cacho, es un arma electoral del PAN, que utilizarán siempre que quieran golpear al gobierno o al gobernador de Puebla». Y Bátiz conoce bien a los ultras del panismo. Pero el doctor Velázquez, se defendió bien, pero claro, los panistas lo reprobaron.


BUENOS Y CONCURRIDOS LOS INFORMES DE AYER


El mundo político vivió ayer una agitada jornada: a las 9,30 horas en Ciudad Judicial, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Guillermo Pacheco Pulido, rindió su último informe como titular del Poder Judicial del Estado y a las 11,30, en el Centro de Convenciones, la señora Margarita García de Marín, presidenta del DIF estatal, hizo lo propio.


Ambos actos contaron con la presencia del gobernador Mario Marín y de representantes de todos los sectores sociales.


Fueron elogiadas las intervenciones de los magistrados Margarita Palomino, Janet Rojas Brusseta y Fernando Rosales Bretón y desde luego, la del magistrado presidente Guillermo Pacheco Pulido. El gobernador tuvo palabras de reconocimiento para la labor desempeñada al frente del Tribunal, por el prestigiado jurisconsulto, cuyas iniciativas como las de los juzgados indígenas, de mediación, los juicios orales sumarísimos, etc., han sido seguidas por otras entidades del país.


Los representantes de los diversos sectores sociales de Puebla, reconocieron el trabajo incansable que doña Margarita García de Marín, ha venido desempeñando al frente de la noble institución, sobre todo en lo referente a la atención a las personas de la tercera edad, a las madres solteras y a los niños y mujeres maltratadas.


La asistencia a los dos actos, fue muy concurrida, habiendo estado presentes altos funcionarios del gobierno, dirigentes políticos y religiosos, el presidente municipal Enrique Dóger Guerrero, la presidenta municipal electa, Blanca Alcalá, dirigentes empresariales, dirigentes obreros, etc.


ANTONIO HERNANDEZ Y GENIS, A LA SECRETARIA DEL AYTO.


En la secretaría general del ayuntamiento, es necesaria la presencia de una persona de la absoluta confianza del presidente municipal, que tenga oficio político, que tenga capacidad de diálogo, que tenga sensibilidad social y que no le tenga miedo al trabajo, pues habrá días que será de sol a sol.


Todas esas condiciones las llena con holgura, Antonio Hernández y Genis, por lo que bien podría decirse a los políticos que discuten en los cafés la personalidad de «los que suenan», emulando a Carlos Salinas, refiriéndose a Colosio: «No se hagan bolas, el bueno es Hernández y Genis».


El ayuntamiento que termina, encabezado por Enrique Dóger Guerrero, tuvo un magnífico secretario general, con oficio, con capacidad de diálogo, en fin, con todos los atributos que se exigen a un buen secretario general de una autoridad municipal, en Ignacio Mier. Gozó de la confianza absoluta del presidente municipal y durante los tres años mantuvieron una magnífica relación, que se tradujo en un buen trabajo para beneficio de los poblanos.


Hernández y Genis ha sido diputado, miembro de la dirigencia de su partido, funcionario público estatal, ha alcanzado la madurez que los políticos requieren para desempeñar puestos de alta responsabilidad y además cuenta con la confianza y el afecto de la presidenta municipal electa, Blanca Alcalá. ¿No es el mejor?.


DON GUILLERMO JIMENEZ MORALES, se está reintegrando a la vida poblana. Ayer el ex gobernador y su esposa, estuvieron en los dos informes: el de Pacheco Pulido y el de doña Margarita García de Marín. Pronto iniciará sus actividades como coordinador de los festejos del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución.




 
 

 

 
Todos los Columnistas