Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


El programa anticrisis, fuera de tiempo


México está en crisis desde el año 2000, dice el regidor y empresario textil Julián Hadad Ferez. De ese año a la fecha, se han perdido 6 millones de empleos. Y es hasta ahora, seis años después, cuando se implementa un programa anticrisis, que tiene cosas buenas, pero que está a destiempo y es insuficiente para resolver los graves problemas económicos que el país enfrenta.


“Con el programa anunciado por el Presidente Calderón Hinojosa, señala el regidor priísta, se congela la crisis durante un año, es decir, se está en espera de que a nivel mundial se tomen medidas para reactivar la economía y México pueda avanzar. No se trata de que avancemos nosotros por cambios en nuestra economía, por el impulso a nuestra industria, a nuestro comercio, a nuestra agricultura y ganadería, no, quedamos sujetos a lo que se haga a nivel internacional.


“Lo anterior quiere decir, que lo que el gobierno federal busca, es convertir a la crisis de nuestro país, que repito, se inició en el 2000, en crisis internacional, algo ajeno a nosotros y la verdad es que estas medidas anticrisis debieron tomarse hace ocho años, cuando empezaron a perderse empleos, cuando la agricultura y la ganadería fueron abandonadas a su suerte, cuando decenas de miles de compatriotas emigraban a los Estados Unidos en busca de empleo, cuando los productos chinos y de otras partes del mundo, entraban sin ningún problema a nuestro mercado, provocando graves daños irreversibles a nuestra industria, como la industria textil por ejemplo”.


Hadad Ferez, afirma que la crisis actual es estructural y el gobierno se niega a reconocerlo así, pues no toma las medidas necesarias para proteger a la producción nacional, cuando es el momento de hacerlo.


“La clase media, que ha sido la que ha sostenido al sistema consumista del país, ha sido la más golpeada por esta política económica depredadora que ha golpeado a los sectores industrial y de bienes y servicios. Ahora la clase media ve reducidas sus posibilidades de mejoramiento, bajando sus hábitos de consumo, como lo que nuestro mercado interno se ve seriamente dañado”.


Julián Hadad, no quiso opinar si el programa es eminentemente electoral, como afirman algunos. Dijo que él como empresario, trata de ver las cosas fríamente, desde el punto de vista económico y nada más. Es militante, desde siempre, del Partido Revolucionario Institucional, pero esa es otra cosa.


“Lo que puedo decir, es que el gobierno de Felipe Calderón, no imagina el tamaño de la crisis, que no solo negó que pudiera afectar a México, sino que incluso se atrevió a decir, que nos afectaría menos que a países desarrollados y que a otros en vías de desarrollo, como Brasil y la India y ya estamos viendo que no es así”.


Lo dicho por Hadad, muestra claramente que los gobiernos panistas carecen de un proyecto económico, político y social para nuestro país. Su plan de gobierno se apega al neoliberalismo, sistema que ha fracasado mundialmente, pero al que sigue anclado el gobierno mexicano.


OBRAS EN LOS CAMPUS DE LA UAP, DE TEHUACAN Y CHIAUTLA


El gobernador Mario Marín Torres y el rector de la UAP, Enrique Agüera Ibañez, realizaron una gira de trabajo para poner en marcha una serie de obras en los campus regionales que la Máxima Casa de Estudios, tiene en las ciudades de Tehuacán y Chiautla de Tapia.


Previo a su cuarto informe de gobierno, el mandatario local y el rector de la UAP, mostraros su interés por seguir fortaleciendo a la educación superior en el interior de la entidad.


El campus Tehuacán de la principal universidad pública del estado, contará con un nuevo edificio para la Facultad de Medicina que ahí funciona y que ha tenido un gran éxito en la región.


En Chiautla, se iniciaron las obras de construcción de lo que será la nueva unidad regional en la que funcionarán las facultades de Administración, Ingeniería Agroindustrial, entre otras, que permitirán a cientos de jóvenes de la región, realizar estudios superiores, sin abandonar su entorno, lo que propiciará un mayor desarrollo para la región sur de la entidad.


CENTENARIO DE DON ANTONIO J. HERNANDEZ


Puebla tuvo en el siglo XX, una serie de dirigentes obreros de talla nacional en las tres principales centrales de trabajadores que hubo en el país. Blás Chumacero Sánchez, dirigente cetemista; Antonio J. Hernández, dirigente cromiano y Manuel Rivera Añaya, de la FROC-CROC.


Don Antonio J. Hernández, nació hace cien años (su aniversario se cumple este mes) en un pueblo de la región de Cholula y fue el dirigente, durante décadas, de la Confederación Regional de Obreros Mexicanos, CROM, en toda la región que iba de San Martín Texmelucan a Atlixco, pasando por Cholula y Puebla. Fue dirigente nacional de su central y uno de los hombres más poderosos del país, en la época de los gobiernos realmente revolucionarios.


Hombre de claro-obscuros, fue uno de los dirigentes obreros mexicanos más polémicos. Miles de obreros le tenían veneración y respeto y también recibió fuertes críticas de sus adversarios políticos, principalmente de lo que fue el Partido Comunista en la región de Atlixco.


Está por cumplirse el centenario de la Revolución Mexicana. Sería bueno que con ese motivo se hiciera un balance objetivo del papel desempeñado por líderes, como don Antonio J. Hernández, en el desarrollo y consolidación del movimiento obrero mexicano. Fueron hombres de su tiempo y vivieron su momento con gran intensidad. Tuvieron, como todo ser un humano, defectos y virtudes y es necesario reflexionar sobre el papel que jugaron en los tiempos difíciles que vivieron.


FALLECIO LA MAMA DE EFRAIN TRUJEQUE


La señora María Trinidad Martínez de Trujeque, madre de nuestro amigo el licenciado Efraín Trujeque Martínez, falleció hace unos días en esta capital.


El licenciado y notario Trujeque, fue diputado local, diputado federal y un hombre importante dentro de la estructura priísta, hace unos años.


Desde aquí enviamos un sentido pésame a nuestro estimado amigo y a toda su familia, esperando que pronto puedan superar el dolor que les ocasionó esta irreparable pérdida.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas