Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Fracasa la estrategia del gobierno federal

 

La estrategia del gobierno federal panista, de distraer a la población de los verdaderos problemas del país, la carestía y el desempleo, con el asunto de la delincuencia, que también es grave, pero que tiene su origen en los dos anteriores, ya se está derrumbando.

 

La crisis económica está aflorando por todas partes y los jóvenes y flamantes funcionarios federales panistas, no encuentran soluciones para paliar el problema.

 

En una encuesta realizada en la entidad poblana, el 57.6 por ciento de los encuestados, hace responsable al gobierno federal, del alza en los productos de consumo diario como la leche, la tortilla, el pan, el frijol, etc.; el 10.2 por ciento, culpa al gobierno estatal; el 7.1 por ciento a los empresarios; el 21.2 por ciento a todos los anteriores y el 3.8 por ciento dijo que no sabe.

 

Hay pues, una clara visión de más del 50 por ciento de los poblanos, de quien es el culpable de la carestía, por no implementar las medidas adecuadas para impedirlo o para paliar la crisis. No pueden echarle la culpa a la situación internacional, que es cierto que influye, pero su influencia puede ser aminorada si internamente se tomaran las medidas adecuadas.

Lo dice la CEPAL , organismo internacional que estudia los fenómenos económicos de América Latina, que todos los países latinoamericanos, incluyendo a Haití, crecerán este año más que México y hay algunos, como Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador, que crecerán muy por arriba de nuestro país, pese a su enfrentamiento con el gobierno estadounidense encabezado por Bush.

 

Esa misma encuesta, ordenada por el PRI estatal, respecto a la percepción de si Pemex está en quiebra, indica que el 39.2 por ciento afirma que sí; el 51.2 por ciento dice que no y el 9.6, dice que no sabe.

 

A la pregunta sobre si el dinero de los excedentes petroleros debe utilizarse para sueldos y viáticos (como lo hizo el panista Vicente Fox, en su sexenio) el 10 por ciento dijo estar de acuerdo, el 84.2 en desacuerdo y el 5.8 dijo no saber.

 

Sobre la privatización de Pemex, el resultado fue: de acuerdo, el 16.7 por ciento; en contra, el 73.7 por ciento y no sabe, el 9.6.

 

UN BUEN SISTEMA PARA LA TOMA DE DECISIONES

 

La dirigencia estatal del PRI, al frente de la cual se encuentra el licenciado  Alejandro Armenta Mier, ha estado realizando sondeos entre la población, para conocer el real sentir de la gente y en base a eso, organizar las campañas para la renovación de los 16 diputados federales de la entidad poblana.

 

Se trata de un trabajo realmente importante, que habla del interés por hacer del Partido Revolucionario Institucional en Puebla, un partido moderno, ágil, bien informado, con capacidad de influir realmente en la población, para la toma de decisiones.

 

A Valentín Meneses le tocó el trabajo de reunificar a los grupos priístas, muy desperdigados, por la política de exclusión asumida por algunos funcionarios. Ahora viene la organización, la reestructuración de ese partido, en base a sistemas modernos que permitan influir realmente en el criterio de los electores, con razonamientos y análisis objetivos y no con la tradicional demagogia política que se ha estilado en nuestro país.

 

La modernización de los partidos políticos es una urgente necesidad: el PRI no puede seguir con el discurso tradicional de la Revolución que está a punto de ser centenaria. Ese pasaje histórico, que fue el origen del PRI, tampoco puede ser olvidado, pero el partido surgido de ese movimiento social, no puede quedar estancado en un recuerdo cada vez más lejano y borroso. Hay que adaptarse a los tiempos actuales y por eso es importante el paso dado por la recién celebrada Asamblea Nacional, de incorporar al PRI a la social democracia mundial. Eso permitirá la modernización del partido que pese a todo, sigue siendo el mejor organizado, el mejor estructurado y el que cuenta con los cuadros políticos más experimentados del país.

 

El Partido Acción Nacional, PAN, ha sufrido un fuerte desgaste en el ejercicio del poder federal. Su gente, se ha visto, carece de experiencia en el servicio público, no tiene oficio político, no tiene sensibilidad social. El gobierno, el país, se le está yendo de las manos.

 

El gobierno federal panista, inició una guerra contra el narcotráfico sin proyecto, sin estrategia y aun cuando ha habido algunos golpes importantes contra el hampa, la situación del país es realmente dramática: miles de muertos a lo largo y ancho del país, en lo que va del año; cuerpos de seguridad infiltrados y corruptos; aumento de la delincuencia común por la pobreza extrema de millones de mexicanos, por el desempleo, por el abandono del campo.

 

La situación no es nada fácil y se complica, por la ineficacia del gobierno, integrado por políticos primerizos, sin experiencia, sin sensibilidad.

 

LA TORPEZA LOS TUMBA, PERO EL ORGULLO LOS LEVANTA

 

Los panistas como gobernantes de este país, están en la lona. Su falta de oficio político, los hace ver torpes e ineficientes, pero su orgullo, su prepotencia, su soberbia, que es mucha, los levanta. Se sobreponen al castigo y con voz y ademanes de patrones, lanzan acusaciones a diestra y siniestra contra todos los que los critican y quieren culpar a otros de lo que ellos han provocado.

 

Durante su larga etapa de partido de oposición, el PAN se la pasó criticando a todos los gobiernos priístas. Vicente Fox, el primer presidente panista de este país, decía que los 71 años del PRI en Los Pinos, fueron 71 años perdidos. De eso ya no hablan los blanquiazules, porque los ocho años de panismo en Los Pinos, equivalen a los 71 del priísmo.

 

No solo no cambiaron la política económica neoliberal que dejaron implantada los últimos tres gobiernos priístas, sino que la siguieron pero mal, sin inteligencia, sin patriotismo, con mayor sometimiento a los gringos y si los tecnócratas priístas dejaron mal al país, los panistas han venido a rematarlo.

 

La realidad siempre se impone: el real problema de este país, lo que está propiciando la delincuencia y el descontento general de la población, es el grave problema económico, es la carestía y el desempleo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas