Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Se inicia proceso de cambio en la LCA

 

La llegada ayer del delegado de la CNC, Víctor Galicia Avila, constituye el inicio del proceso de cambio de dirigencia de la Liga de Comunidades Agrarias del Estado, con miras a fortalecerse para las elecciones del año próximo y para enfrentar los graves problemas que confronta el medio rural, agravados por la crisis que se ha iniciado con la estrepitosa caída del sistema neoliberal que ha imperado en México en el último cuarto de siglo y que ha propiciado el abandono del campo por parte del gobierno federal.


La actual dirigente, Cecilia Hernánez, hizo un buen trabajo al frente de la organización campesina más importante de la entidad, pero cumplió ya el ciclo para el que fue electa.


Con el neoliberalismo impuesto por órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, desde el gobierno de Miguel de la Madrid hasta la fecha, ha empobrecido al campo y ha sido la principal causa de que cientos de miles de connacionales hayan tenido que emigrar hacia los Estados Unidos en busca del empleo que ahí no encontraban, para el sostenimiento de sus familias.


La catástrofe financiera propiciada por la desmedida ambición de los banqueros gringos, está obligando a quienes salieron en busca de mejores condiciones de vida, hacia el país del norte, a regresar a México, pues allá han perdido sus empleos y no hay posibilidades de que los recuperan en el corto plazo. Pero además se enfrentan a la persecución de las autoridades estadounidenses, por carecer de permiso para vivir en el vecino país y a muchos otros problemas.


Es necesario que los gobiernos de los estados con alto grado de emigración, como Puebla, se preparen para lo que viene, una avalancha de hombres y mujeres con necesidad de encontrar una ocupación productiva que les permita sufragar sus necesidades más apremiantes.


Para ello, las autoridades deberán contar con el apoyo de organizaciones como la Liga de Comunidades Agrarias y otras, pues lo que viene es tan grave, que los gobiernos solos, no podrán enfrentarlo.


LA NECESIDAD DE UNA DIRIGENCIA SOLIDA


La Confederación Nacional Campesina, central a la que pertenecen las Ligas de Comunidades Agrarias de los Estados, tal vez nunca antes se habían enfrentado a una situación como la que se está iniciando.


Por eso, para hacer frente a un problema inédito en el medio rural, se hace necesario que la próxima dirigencia estatal campesina, sea sólida y aceptada por todos.


Si la Liga, actuando como lo han hecho siempre las organizaciones encuadradas en el Partido Revolucionario Institucional, elige o mejor dicho impone, a una dirigencia inadecuada y sin fuerza al interior de la organización, en vez de ayuda para el gobierno y para los mismos campesinos, resultará un problema.


Quienes deciden estas cosas, deben abrir bien los ojos. Fijarse en lo que acaba de pasar en el vecino estado de Guerrero con el PRD, donde las imposiciones al estilo PRI, de candidatos a alcaldes y a diputados, propiciaron el enojo de la población que hizo perder a ese partido, los principales municipios de la entidad, varios de los cuales eran gobernados por el partido del sol azteca, desde hace varios trienios.


Imponer dirigentes que no cuenten con el apoyo de las bases, que no tengan un mínimo de compromiso con la gente de su sector, es propiciar rebeliones como la que estamos viendo en el SNTE, a cuya dirigente se le rebelan hasta los maestros poblanos, considerados los más sometidos, en cuestiones sindicales, del país.


La presentación del delegado Galicia Avila, la hizo ayer en el edificio de la Liga, en la 2 Sur, el licenciado Jesús Morales Flores,  coordinador de delegaciones en el país, de la CNC y asistieron la mayor parte de los ex dirigentes campesinos de Puebla y los dirigentes regionales.


LA CRISIS APENAS ESTA EMPEZANDO


Todos los especialistas en asuntos económicos y financieros de la prensa nacional y extranjera, afirman que la crisis propiciada por el derrumbe del sistema neoliberal que rige en muchas partes del mundo occidental desde hace 30 años, apenas está empezando.


Hay coincidencia en afirmar que de América Latina, México y los países de Centroamérica, serán los más afectados, por su alta dependencia de los Estados Unidos.


Emior Sader, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, afirma que en América Latina los efectos de la crisis serán más pesados y directos para los países que dependen más fuertemente del comercio con Estados Unidos: México, América Central y el Caribe, en primer lugar. En segundo lugar, sufrirán las naciones con pautas exportadoras menos valorizadas o aquellas que direccionaron excesivamente su ciclo de expansión económica hacia las exportaciones, en particular las economías más abiertas, entre ellas las que tienen tratados de libre comercio con Estados Unidos, como Chile y Perú, además de los ya mencionados México y Costa Rica y otros países centro americanos y caribeños. De manera relativa, los menos afectados serán los países con pautas de productos exportados más variadas y mayor diversificación de mercado, como Brasil y en parte Argentina. En la misma situación, dice en un artículo en “Le Monde diplomatique”, están los que participan en los procesos de integración regional, ya sea el Mercosur, ya sea el Alba. Para estos la crisis es una oportunidad espeical para acelerar e intensificar los procesos de integración comercial, financiera y energética.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas