Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

10/11/2009

Todos están alarmados


Los empresarios aliados del PAN, los trabajadores sindicalizados, los pequeños y medianos comerciantes, los campesinos, los maestros, los estudiantes, los universitarios, todo mundo esta preocupado por la situación general del país.


Les preocupan los graves problemas que existen, pero mucho más la inactividad del gobierno federal para enfrentarlos. No se ve, no se siente que al gobierno le preocupe lo que pasa. Parece que está esperando un milagro, parece que espera que “el dios mercado” lo resuelva todo, cuando ya se ha visto que esa política neoliberal ha fracasado rotundamente en el mundo.


Somos el país más afectado por la crisis, el de menos crecimiento y el de más lenta recuperación, de toda América Latina.


Los países hermanos del subcontinente han estado activos, cambiando las políticas económicas que no les han funcionado, buscando caminos que eviten que la caída sea mayor, pero en México solo se dan declaraciones en las que nadie cree, pues desde el principio, desde que se anunció el catarrito y el blindaje de nuestra economía, hasta que se empezó a hablar de nuestra supuesta recuperación, han resultado mentiras.


Cuando se habla de que la guerra contra el narcotráfico se está ganando y diariamente aparecen 30 ejecutados en diversos estados, es lógico que la gente suponga lo contrario. Bueno, hasta el multimillonario presidente municipal panista de Garza García, Nuevo León, se ha desesperado al grado de que se coloca fuera de la ley, al anunciar que formará “guardias blancas” para combatir el crimen, provocándole otro problema al gobierno federal y a su partido, que ya no saben como parar el escándalo.


Hay gran preocupación entre los hombres más ricos de México: Miguel Alemán Velasco, Carlos Slim y el mismo señor Servitge, el del pan Bimbo, quienes expresan sus temores de que por el camino que sigue el gobierno federal, no se puedan resolver los graves problemas del país. Carlos Slim, el hombre más rico del país y uno de los más ricos del mundo, pide evitar el sacrificio de generaciones, afirmando que las políticas fiscales y monetarias, no están enfocadas a generar desarrollo. Hace un llamado a fortalecer la economía interna y a no depender de ajustes impuestos desde fuera.

 

Hasta la Iglesia Católica protesta

 

Bueno, hasta la misma Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana está inconforme con lo que está pasando. Dice que el plan fiscal es abusivo, incompleto y anticuado.


El gobierno federal parece entrampado y ahora es acosado hasta por los fenómenos naturales, pues las inundaciones de Tabasco y Veracruz, dejan a decenas de miles de damnificados, miles de hectáreas agrícolas y ganaderas perdidas y cientos de millones en pérdidas económicas.


Los trabajadores están inquietos por la forma en que se pretende desaparecer a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y amenazan con un paro nacional en el que participarían varios sindicatos independientes nacionales.


Los empresarios tienen grandes pérdidas, venden poco, no exportan, el consumo interno está muy débil y tienen que despedir empleados.


En fin, la situación es sumamente seria y el gobierno parece no tener idea de cómo afrontar la situación.


La crisis es externa y agobia a medio mundo, pero el gobierno de Felipe Calderón, no ha tenido un plan para enfrentarla, como sí lo han tenido los gobiernos de otros países latinoamericanos.


Aquí parece que se espera la intervención de San Judas Tadeo, abogado para los casos difíciles y desesperados.

 

El PRD sigue de cabeza

 

Tal parece que no solo el gobierno y su partido han perdido el rumbo, también en el PRD, que se dice representante de la izquierda, no saben que hacer y cada día pierden más de lo que habían ganado en el 2006.


Todas las tribus que lo integran se enfrentan para competir por los cerca de noventa comités municipales que son los que ese partido tiene integrados y que van a renovar sus dirigencias.


En más de diez años no han crecido, por el contrario han decrecido. Hace 12 años, cuando Eduardo Fuentes de la Fuente era el dirigente estatal, había 150 comités municipales. Ahora se inscribieron solo 90, lo que quiere decir que el partido del sol azteca ha perdido presencia en 60 municipios de la entidad.


Estando la crisis económica en su apogeo, la dirigencia estatal se dio el lujo de cobrar 55 pesos por cada candidato registrado para validar su registro. Hay que aclarar, que los aspirantes a dirigentes representan en su mayor parte, a pequeños municipios cuya población en su gran mayoría está formada por campesinos pobres, que tienen además que pagar su transporte para venir a hacer los trámites de su registro.


Ahora resulta que los archienemigos de ayer: Nueva Izquierda y la corriente bejaranista, andan de manita sudada y ya resultaron aliados para poder repartirse el pastel.


Aquí en el municipio de Puebla, donde no hay ni estructura, ni organización y lógicamente ni presencia, aspiran a dirigir el comité municipal de esta capital, más de 15 viejos izquierdistas que se quedaron atrapados en la era staliniana. Su interés por dirigir al partido del sol azteca en el municipio que es capital de la entidad, no es precisamente por defender los principios de la izquierda, sino los intereses creados que son muchos y constituyen una verdadera maraña política difícil de desenredar.


A ver que sale de todo este lío.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas