Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Para Ripley: los panistas reconocen errores


Aunque usted no lo crea, los panistas «distinguidos», reunidos en un inusual cónclave, reconocieron que han cometido errores y que esa fue la causa de su espectacular derrota del pasado mes de noviembre.


Esta es una gran noticia: esos seres casi divinos, eficientes en todo (por algo son empresarios) honestísimos, trabajadorsísimos, defensores a ultranza del «bien común» y de nuestra Santa Religión Católica Apostólica y Romana, críticos acérrimos de los enemigos del pueblo (PRI, PRD y todos los que no estén del lado de los redentores panistas) aceptan que son humanos y que «a veces se equivocan».


Reconocieron incluso, que carecen de infraestructura (algo que hemos venido diciendo aquí desde hace años). Dijeron una mentira: que tienen comités en los 217 municipios de la entidad, lo cual no es cierto, ni siquiera eso tienen y la muestra está, en que no cubren con candidatos propios la mayor parte de los municipios del estado.


Hay lugares, como Izúcar de Matamoross, donde cuentan con una modesta estructura municipal desde hace años y pese a que en sus filas militan algunos profesionistas y pequeños empresarios, tuvieron que buscar en el PRD a su candidato para presidente municipal, despreciando y ofendiendo, a sus propios militantes.


Y el candidato que eligieron, el doctor Miguel Cázares, que era diputado perredista, tenía gran simpatía entre la población, pero bastó su paso del PRD al PAN, para que los electores que siempre le fueron fieles cuando figuró como candidato de una coalición de izquierda y cuando fue postulado por el PRD, le retiraran su voto y lo mandaran a un honroso tercer lugar.


Y es que los panistas ni siquiera conocen la psicología de la gente del estado. Si la conocieran, sabrían que en el sur, la gente vota por el PRI o por la izquierda, sea esta del PSUM, PRD, etc., tal vez por un atavismo histórico.


RECONOCER ERRORES ES UN BUEN PRINCIPIO


Qué bueno que los dirigentes de Acción Nacional, empiecen a reconocer sus errores, que empiecen a darse cuenta que son humanos con defectos y con virtudes, como todos los humanos.


Pero la falta de infraestructura, los malos candidatos, el engreimiento, la sobrebia, solo son algunos de esos errores.


El principal, el que los mantiene alejados de la población, el que no los hace ser políticos de carne y hueso, lo forman los prejuicios, que por formación escolar y familiar, tienen muchos de ellos.


Muchos, los más, son personas alejadas de la realidad desde su etapa escolar. Creen que haber concurrido a colegios privados, muchos de ellos confesionales, los hace diferentes. Eso les impide entender a los demás y resulta que los demás, son la inmensa mayoría de la población, de los ciudadanos a los que van a pedirles su voto.


Se sienten miembros de una élite destinada a salvar a México del caos en el que lo han sumido los liberales, masones y marxistas y ya en el poder, resultan peores.


Está bien que reconozcan que carecen de infraestructura, de organización, que se equivocan al designar candidatos, que tienen desaciertos en sus campañas, todo eso está bien, pero deben reconocer también, que nunca han estado cerca del pueblo al que quieren salvar, bueno, ni siquiera son capaces de tener un trato respetuoso y cordial, con sus opositores, con gente que no piensa como ellos, salvo honrosas excepciones.


Ana Teresa Aranda, Francisco Fraile, Humberto Aguilar, son de los pocos panistas que se salvan en este aspecto. Ellos no tienen ningún temor de relacionarse con personas y hasta periodistas, que no comulgan con sus ideas. Pero los que no participan de los prejuicios de la mayoría de los panistas son tan poquitos, que pueden contarse con los dedos de las manos.


Pero por algo se empieza: ya reconocieron errores y eso les irá abriendo los ojos poco a poco, hasta convertirlos en seres humanos totales, que no son poseedores absolutos de la verdad.


DE LOS DIEZ, SOLO CUATRO SON LOS BUENOS


En opinión de Luis Ortega Morales, uno de los más antiguos militantes del ahora PRD y por tanto conocedor de la vida interna de su partido, de las diez planillas registradas para la elección, el 16 de marzo próximo, de la dirigencia estatal, solo cuatro tienen fuerza suficiente para llegar al final. En esas condiciones, dice el maestro Ortega Morales, el PRD de Puebla quedará dividido en cuatro grandes grupos que se disputarán la dirigencia estatal.


Las planillas registradas al parecer son realmente once: Jorge Méndez Spínola y Ruth Huerta Morales, Martha Elba Cerezo González y Abelardo Cuellar Delgado, doctor Tamayo y Lourdes Cano, Martiniano Rojas Ramos y Gloria Cervantes Manzano, Julián Rendón Tapia y Susana Wuotto Cruz, Ariel Manelic García Islas y Juan Ignacio Merino Ortíz, Miguel Angel de la Rosa Esparza y Rubén Hernández Pérez, Guillermo Espinosa Martínez y Faustino Flores Castañeda, Mario Vélez Merino y Juan Medel Díaz, Víctor Rendón Ramírez y Elba Batana Aguilar y por último, Marco Antonio Vázquez Regente y Estela Valdez Mejía.


MILITARES RETIRADOS, PIDEN PENSIONES DIGNAS


En la ciudad de México hubo una manifestación y plantón, de un grupo de militares retirados, muchos de ellos radicados en Puebla, para exigir que la Cámara de Diputados, tome cartas en el asunto de sus pensiones, que fueron calificadas de míseras, lo que obliga a entre 80 mil y 100 mil militares en retiro, a llevar una vida de privaciones y pobreza.


En la manifestación hubo oficiales de alto rango, como generales, coroneles, capitanes, tenientes coroneles, etc.


Un teniente coronel de caballería, dijo que su pensión después de 30 años de servicio, es de 11 mil pesos, cuando el sueldo de un subteniente del ejército es de 19 mil.




 
 

 

 
Todos los Columnistas