Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

13/02/2009

El primer informe de Blanca Alcalá, el domingo


La primera mujer que ocupa la presidencia municipal de Puebla, en los casi quinientos años de historia de esta ciudad, Blanca Alcalá Ruiz, rendirá su primer informe de gobierno el domingo 15 del actual, en un sobrio pero solemne acto que tendrá lugar en el Teatro de la Ciudad , planta baja del Palacio Municipal, ante la presencia del gobernador del estado Mario Marín Torres y de representantes de los poderes Legislativo y Judicial, así como de autoridades militares.


El trabajo desarrollado por el actual ayuntamiento poblano, que preside una mujer, se ve y se siente. No es solo el arreglo y embellecimiento del centro histórico, que es sumamente importante para impulsar el turismo nacional y extranjero, que de unos años a la fecha se ha convertido en una de las actividades más productivas  de la ciudad, pues da ocupación a mucha gente, sino el que se ha venido realizando en las colonias y juntas auxiliares, para ir resolviendo los problemas más sentidos de sus habitantes.


Después de un intenso temporal de lluvias, ha habido también un intenso trabajo de bacheo y de pavimentación de calles. Se ha reforzado el alumbrado público, hay una efectiva vigilancia policiaca que mantiene a Puebla como una de las grandes ciudades más seguras del país, las escuelas públicas han recibido atención a través del programa “escuela digna”, en fin, los habitantes del municipio se han sentido atendidos por su autoridad municipal.


SE HABLA DE CAMBIOS DE FUNCIONARIOS


La víspera de los informes de un presidente de la república, de un gobernador o de un presidente municipal, son causa del surgimiento de rumores sobre cambios de funcionarios, que muchas veces son ciertos y otras no,


Un año, es más que suficiente para que un gobernante, de cualquiera de los tres niveles, se de cuenta de las fallas de su equipo de trabajo. Siempre y en cualquier nivel, se detectan fallas y aciertos, pero serán siempre los titulares del gobierno sea nacional, estatal o municipal, quienes determinen la necesidad o no, de un cambio.


La presidenta Blanca Alcalá, tiene un equipo que empezó a funcionar mal y que ha venido mejorando, a medida que el tiempo pasa, pero como en casi todas las dependencias oficiales, hay elementos que por su misma mediocridad, son fuente de chismes y rumores, la mayor parte de las veces infundados, que filtran a los medios de comunicación por interés meramente personal, pero que causan daño en la medida en que esas habladurías crecen y llegan a ser tomadas en serio por quienes tienen el poder de decisión.


Por fortuna no es el caso de la Presidenta Municipal de Puebla, que se ha mantenido ecuánime ante la rumorología burocrática y los periodicazos que son consecuencia de lo anterior. Ya ha tenido un año para ver qué funcionario le falla y cuál no y de acuerdo a eso, deberá decidir los cambios que necesite hacer.


Un gobernante que se deja llevar por los rumores y los chismes, acaba por ser manejado al antojo de las mafias burocráticas que en todas partes existen.


EXCESOS DE LA POLICIA ESTATAL AYER


Fuimos testigos ayer (los hechos ocurrieron frente a las oficinas que CAMBIO tiene en el centro) de la arbitrariedad cometida por la Policía Estatal , en contra de un grupo de habitantes de Tepatlaxco que venían a protestar ante el Congreso del Estado, por los abusos, ya denunciados en repetidas ocasiones, de su presidente municipal Jorge Bonilla Jiménez, quien ni siquiera ha podido entrar al palacio municipal de su pueblo y despacha desde su domicilio particular, por el rechazo de la gente.


Un autobús, como con treinta o cuarenta personas, fue detenido en la 7 oriente y boulevard 5 de mayo. Una grúa de la policía enganchó al camión, sin dejar que las personas que en él viajaban, bajaran. Así lo llevó por toda la 7 oriente y en la esquina con la dos sur, Mauro Aquino Delgado, de la Unión Campesina Democrática, se colgó de la grúa para obligarla a parar.


En vez de eso, aumentó la velocidad y como Mauro Aquino seguía colgado, los policías lo bajaron y él se tiró al suelo, donde fue golpeado con toletes y a patadas. Lo hicieron a un lado y la grúa continuó su camino llevándose a quienes tenían la intención de plantarse frente al Congreso local.


Ahora habrá denuncias ante la Comisión de Derechos Humanos, ante los medios de comunicación, se dirá que hubo un ataque a la libertad de expresión, se hablará de represión, etc. ¿Qué los jefes policíacos sabrán que actuando arbitrariamente provocan problemas al propio gobierno al que deben servir? La gente está muy sensible en estos tiempos de crisis económica y un pequeño problema que no sea resuelto con la debida atingencia, puede crecer y provocar problemas mayores. Sólo se necesita un poquito de inteligencia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas