Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

13/03/2009

Un sector importante, rechaza las reformas


Ayer tuvimos una interesante plática con un grupo de amigas sobre la propuesta de reformas a la Constitución Política del Estado, que parte de la bancada priísta presentó en el Congreso local. Ellas dicen que no están de acuerdo porque la consideran limitada, es decir, no responde a la realidad que se vive actualmente.


Y preguntan: ¿por qué la familia debe concretarse a un hombre y una mujer unidos por el matrimonio? ¿Acaso no forman una familia una madre soltera y su hijo o hija o sus hijos y nietos? ¿Una persona soltera, hombre o mujer, que viva con un pariente del sexo que sea y que se ayuden mutuamente, no son una familia? Incluso la convivencia de dos o más personas sin parentesco alguno, pero que habitan el mismo techo y se ayudan mutuamente, ¿no pueden ser considerados como familia?.


La ley –nos dicen- debe proteger los derechos de los ciudadanos y en una convivencia del tipo que sea, siempre se adquieren obligaciones y derechos y éstos deben estar protegidos por la ley.


Reconocieron que tal vez el término matrimonio entre homosexuales, sea muy fuerte para una sociedad como la poblana, pero que pueden y deben autorizarse uniones de convivencia, con derechos y obligaciones para quienes las formen. Si esto no se hace, se estará dando la espalda a la realidad y ya sabemos, dicen, que leyes que no respondan a una realidad, no sirven para nada pues la sociedad las rebasa.


Una de las mujeres con las que platicamos ayer, es abogada y dijo que efectivamente el proyecto está apegado a derecho, pero en la actualidad ya no responde a las necesidades de una sociedad en constante transformación.


LA IGUALDAD DE GENERO ES UN MITO


Estuvieron de acuerdo todas, en que para lograr que se reconozcan los derechos de la mujer en igualdad con el hombre, ellas tienen que luchar mucho, pues aun cuando esos derechos se reconozcan en los discursos y hasta en algunas leyes, en la realidad siguen prevaleciendo las diferencias de género, la mujer sigue en desventaja con el hombre en el trabajo, en los sueldos, en el hogar. El mismo proyecto presentado por algunos diputados priístas, señala que “debe reconocerse el trabajo de las mujeres en el hogar”. “Ahí es donde nos han querido ver siempre” y una recordó que el Papa Juan Pablo II, hizo mención en alguna homilía de que el lugar de la mujer estaba en el hogar, como si no sirviera para otra cosa.


La misma Iglesia Católica, mantiene a la mujer en segundo plano. Las religiosas o monjas, no pasan de ser maestras, enfermeras o sirvientas, dijeron, y jamás podrán ocupar puestos de responsabilidad.


“Por eso no aceptamos la propuesta que se ha presentado para reformar a la Constitución Política del Estado, porque nos quiere mantener en una situación de sumisión; porque maneja conceptos de familia que ya fueron superados por el tiempo; porque se apega a los preceptos de la Iglesia Católica y de algunas protestantes. Las iglesias, están en su derecho de exigir a sus fieles obediencia a sus preceptos, pero esos preceptos, no pueden regir a toda la sociedad de un estado, de un país, laicos.


“Las leyes se emiten para normar la convivencia de los habitantes de una entidad o de un país y no se legisla solo para unos grupos aunque sean mayoritarios. Si eso fuera, volveríamos a los tiempos de la Colonia española y estamos viendo, que hasta en España, ese país que nos impuso durante trescientos años un gobierno sumiso a la Iglesia Católica , ya está dentro del laicismo aunque siga siendo mayoritariamente católico”.


LOS DIPUTADOS LOCALES SIN OFICIO POLITICO


Desde que la actual legislatura inició sus funciones, se habló de la falta de oficio político de la inmensa mayoría de sus miembros, de su falta de sensibilidad, de su inexperiencia, vamos. Y ha estado dando pruebas de ello a lo largo de poco más de un año que lleva funcionando.


No se puede hacer a un diputado de la noche a la mañana, por muchos cursitos rápidos que se le organicen días antes de asumir sus funciones. Los diputados, para ser buenos legisladores, deben ser políticos de carrera, con ideología bien cimentada, con trabajo de partido, con sensibilidad social, con experiencia en el servicio público. La improvisación en política solo conduce a lo que estamos viendo.


En opinión de varios priístas, el proyecto de reformas a la Constitución Política del Estado, debió ser consensado con toda anticipación, es más, debieron organizarse foros con la participación de las decenas de escuelas de derecho que hay en Puebla, de abogados de prestigio, de líderes sociales y de partidos políticos, sobre todo de mujeres, para analizar, discutir y proponer. Los diputados no son dueños del Estado para imponer criterios. Deben escuchar a sus electores, explicarles lo que se propone, recibir sus opiniones y luego proceder a enriquecer la propuesta o hacerle los cambios necesarios.


También afirman nuestros entrevistados, que debieron estudiarse bien los tiempos. Una ley, un proyecto de reformas, puede causar polémica como en este caso y más en tiempos electorales. El PRI está sufriendo las consecuencias de no haber tenido en cuenta esto. Ahora algunos de sus diputados locales, son considerados tan derechistas, tan atrasados ideológicamente como los del PAN y todo por no tener en cuenta que esta ciudad, este estado, han venido evolucionando desde 1961 y que aunque en una encuesta siga siendo mayoritario el número de ciudadanos que rechazan el aborto y las uniones de personas del mismo sexo, hay corrientes fuertes de mujeres y de hombres, que no solo aceptan eso, sino que luchan porque eso sea reglamentado legalmente.


AYER HUBO UNA COMIDA de acercamiento entre la Liga de Comunidades Agrarias (CNC) y el comité directivo estatal del PRI.


Estuvieron los dirigentes del partido tricolor y del sector campesino para tomar acuerdos sobre el trabajo electoral que llevarán a cabo próximamente con motivo de las elecciones de diputados federales.


El martes se instaló el Consejo Político de la Liga y se eligió a la Comisión Estatal de Procesos Internos, cuyo presidente resultó ser José Octavio Ferrer Guzmán, un viejo militante que dirigió la Liga y que fue su representante ante las cámaras de diputados local y federal.


Tiene una gran experiencia política y siempre ha estado identificado con el sector campesino.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas