Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La ineficiencia de los partidos políticos


En cada elección, local o federal, se pone de manifiesto la ineficiencia de los partidos políticos. Pese a las grandes cantidades de dinero que reciben del gobierno para su sostenimiento, el trabajo que realizan por lo general es de mala calidad.


Según un observador de la realidad política mexicana, es el subsidio gubernamental que todos los partidos reciben, el que los mantiene en un plano de mediocridad, sin crecer y sin fortalecerse.


Los partidos en su mayor parte, se han llenado de burócratas, que han encontrado su modus vivendi en la estructura partidista y ellos son los que tienen el menor interes en que su partido crezca y se fortalezca, porque si eso ocurriera, estaría en riesgo su tajada del presupuesto.


Partidos mediocres no pueden sino producir políticos mediocres y como consecuencia un país mediocre.


Tenemos los más bajos índices de aprovechamiento escolar a nivel mundial; tendremos el año próximo, el nivel de crecimiento económico más bajo de América Latina; el número de pobres en el país, aumenta año con año en vez de disminuir; los empleos que se crean son malos y mal pagados.


Los integrantes de nuestra clase empresarial, son incapaces de actuar como auténticos empresarios. Se han convertido en críticos permanentes del gobierno (sea cual sea) por su incapacidad para ser competitivos en el plano nacional e internacional. El mismo José Angel Conchello, ex dirigente nacional del PAN, ex diputado federal y ex senador de la república, ya fallecido, se refería a ellos como «la patronería nacional», porque decía que no era lo mismo ser patrón a ser empresario. El empresario es creativo, emprendedor, productivo; el patrón, es quien vive del trabajo de sus empleados.


Con partidos mediocres, con políticos mediocres y con empresarios mediocres, salvo honrosas excepciones, ¿cómo vamos a resolver los gravísimos problemas que el país confronta?.


DE ENTRADA ESTAN PENSANDO EN LO QUE VIENE


Si usted se fija bien, si lee los periódicos y las revistas, se dará cuenta que ningún partido tiene un proyecto de país, mejor dicho, ningún político, con las excepciones que hay en todo, conoce el proyecto de país que su partido plantea y si lo conoce, nunca demuestra conocerlo, porque su interés no está en trabajar para engrandecer a su municipio, a su estado, a su país, sino en engrandecerse él en lo político, en lo económico y en lo social.


Apenas llegan a un cargo y ya están pensando en el que sigue y no en llevar a cabo un programa, un proyecto, un plan de trabajo. Los ciudadanos se dan perfecta cuenta de todo, pues tienen que vivir en tensión constante ante la inacabable actividad de los políticos que parecen siempre en campaña, siempre pensando en el puesto más alto.


Les da lo que se llama, «el síndrome de la bicicleta», es decir, están pedaleando siempre sin avanzar y sin llegar a ninguna parte.


Nunca han pensado en justificar su presencia en un puesto público con trabajo, con eficiencia, actuando con responsabilidad y piensan que para llegar hay que formar grupos de poder cuyos integrantes estén bien ubicados para que en el momento dado, surjan los apoyos por todas partes.


Claro que un político necesita tener una infraestructura, un grupo que lo ayude, pero ese grupo debe ser de trabajo y no de amigos.


Tanto el PRI, como el PAN y el PRD, están cayendo en eso de formar grupitos de interés, que se la pasan «grillando», rumorando, lanzando «chismitos» a diestra y siniestra. A ese grado han rebajado la actividad política, que debería ser una de las más nobles, pues para ejercerla se requiere de un alto grado de sentido humanitario, de sensibilidad social, de honestidad y trabajo.


LAS REUNIONES DE FIN DE AÑO


En la última quincena de diciembre por lo general se realizan las reuniones de amigos y compañeros de trabajo de fin de año. Estas reuniones son por lo general, cuando no se llevan a cabo solo con fines de consumo, sino de relación humana, saludables.


Ayer tuvo lugar la de la Secretaría de Gobernación del gobierno del Estado y más de mil comensales pasaron momentos agradables y el titular, Mario Montero Serrano, saludó a todos sus compañeros de trabajo y en muchos casos charló con ellos.


Otras dependencias han hecho lo mismo.


Si ésto lo hubieran realizado los altos funcionarios del gobierno estatal desde el principio, el problema que confrontó la administración en el último año, no hubiera tenido los momentos difíciles que tuvo.


Las relaciones humanas siempre son necesarias y benéficas.


Por desgracia hay políticos inexpertos que se suben al ladrido del poder y se marean, si son inteligentes, o se vuelven locos, si son pen..tontos. Nunca se percatan que la sencillez, la cordialidad, el buen trato no solo a sus subordinados, sino con toda la gente, les hace ser apreciados y respetados. Adoptan poses napoléonicas y en poco tiempo se ganan la animadversión de todos y lo peor del caso, que con esa actitud, perjudican a su jefe y a su partido.


EL HERALDO Y TRIBUNA, EN ALIANZA


Ayer fue anunciada una alianza periodística entre el diario El Heraldo de Puebla y Radio Tribuna, para servir mejor a la sociedad poblana.


El Heraldo es un diario que surgió en los años sesenta siendo su director general el empresario hidalguense radicado en Puebla primero y luego en México, Gabriel Alarcón.


El propietario actual es el licenciado Ricardo Henaine Mezher. Radio Tribuna es una sociedad anónima que encabeza el conocido periodista poblano Enrique Montero Ponce y ambos explicaron ante comunicadores poblanos, el objetivo de la alianza y sus propósitos.


Don Enrique Montero Ponce, tuvo palabras de reconocimiento para todos los comunicadores de Puebla, afirmando que la intención de esta alianza no era competir con nadie, sino buscar la forma de servir mejor a la sociedad poblana.




 
 

 

 
Todos los Columnistas