Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


A la mitad del camino


Con la rendición de su tercer informe, el gobernador Mario Marín Torres, llega a la mitad del camino. Ha recorrido ya el 50 por ciento del tiempo de su mandato de seis años y se dispone a cumplir lo mejor posible los tres años que le faltan.


La primera mitad del sexenio fue dificil y problemática. La campaña política para la renovación de los poderes federales, afectó grandemente al gobierno de Puebla, pues desde Los Pinos, se implementó una «guerra sucia» para golpear a los gobiernos priístas de Puebla, Oaxaca, Estado de México y Veracruz, que son los que más votos aportan, en una elección federal, para el Partido Revolucionario Institucional.


El gobierno de Veracruz, enterado del proyecto ultraderechista a cargo del cual estaba el ahora senador yunquista Ramón Muñoz, pudo realizar maniobras políticas para impedir el golpe, pero las demás entidades no pudieron evitarlo: Puebla, Oaxaca y Estado de México, sufrieron los embates políticos destinados a desprestigiar a sus gobiernos, con miras de ganar votos para mantener al PAN en la Presidencia de la República, pese a la terrible descomposición política, económica y social que provocó el inepto gobierno panista de Vicente Fox.


El caso de la señora Cacho, fue utilizado para una campaña mediática sin precedentes en contra de un gobernante estatal; en el Estado de México se revivió el caso de Atenco y en Oaxaca se provocó un conflicto que puso la estabilidad de ese estado, al filo de la navaja.


La derecha mexicana, puede provocar problemas, pero pierde su control por inexperiencia y por su falta de influencia en los sectores organizados (excepción del sector empresarial)


Por eso el fuego que provocaron los panistas de la ultraderecha, no ha podido apagarse totalmente y ya constituye un problema para el gobierno federal.


LOS TRES AÑOS QUE FALTAN, SE ECHARA EL RESTO


Antes de que la vida le hiciera una mala jugada al secretario de Gobernación Mario Montero Serrano, tuvimos una plática con él, en la que nos expresó que el gobernador Mario Marín Torres, se estaba preparando para cerrar con gran éxito los tres años que le faltan.


Habrá fuertes inversiones, nos dijo, en salud, educación, desarrollo económico, con apoyo especial para el campo.


El objetivo será abatir lo más posible la pobreza y sus consecuencias como la falta de educación y salud.


Es posible que el jefe del ejecutivo de a conocer hoy su proyecto para la segunda mitad de su mandato.


La ceremonia del informe no será como se hacía antes: el licenciado Marín Torres entregará el documento a los diputados del Congreso local, que inician hoy sus actividades legislativas y luego dirigirá un mensaje al pueblo de la entidad, en un acto que se efectuará en el Centro de Convenciones y al que han sido invitados representantes de todos los sectores sociales, asi como los presidentes municipales salientes y entrantes de toda la entidad, dirigentes partidistas, dirigentes obreros y campesinos, rectores de las universidades públicas y privadas, hombres de empresa, etc.


Por la tragedia ocurrida el viernes en la sierra norte, en la que perecieron esposas de algunos funcionarios y empleados del gobierno, el jefe del ejecutivo decidió no realizar, como estaba previsto, seis informes regionales. Solo habrá dos, en los próximos días.


LOS PANISTAS LLEVAN AGUA A SU MOLINO


La actitud asumida por el senador panista Humberto Aguilar Coronado, de anunciar su inasistencia al informe por considerar que el desempeño del gobernador ha sido malo, no encaja en su tradicional manera de hacer política, siempre tranquila y respetuosa. Pero tal parece que le entró a la onda de muchos miembros de ese partido, de adoptar poses protagónicas con el fin de provocar escándalos mediáticos y llevar agua a su molino.


El PAN no tendría necesidad de andar haciendo estos dengues si hubiera aprovechado su estancia en el gobierno de la república por seis años consecutivos, para hacer trabajo de partido, para crear infraestructura en todo el estado y para tener una organización partidista fuerte y respetada.


Los panistas de ahora, como los de antes, no salen del pavimento y eso que ahora hay más pavimento que antes.


Solo el ahora diputado don Francisco de Fraile y García conoce realmente a la entidad poblana y aun así, tiene que recurrir al protagonismo mediante declaraciones escandalosas, descalificaciones y agresiones declarativas para poder tener presencia en los medios.


El PAN es un partido con pobre estructura en Puebla, con casi nula organización, que gana presidencias municipales con candidatos que semanas antes fueron priístas y que salieron del PRI resentidos, porque ahí no los tomaron en cuenta. Bueno, en esta ocasión tuvo que lanzar hasta a un ex diputado perredista como candidato a una presidencia municipal importante.


Con todo y eso, don Humberto se mostraba diferente, pero además, ¿qué importancia real tiene el que vaya o no vaya al informe? La asistencia de un senador, de un diputado federal o de Juan de las Pitas, no decide para nada si un gobierno es bueno o malo, en última instancia quien decide ésto es el pueblo, según sienta si un gobierno le beneficia o no.




 
 

 

 
Todos los Columnistas