Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

15/04/2009

Panistas desesperados


La dirigencia nacional del PAN, está tomando medidas desesperadas para tener la posibilidad de obtener mayoría en el próximo Congreso federal, a renovarse en las elecciones del 5 de julio próximo.


El diputado poblano Alberto Amador Leal, acusa al PAN de utilizar la llamada “guerra sucia”, que siempre ha sido el arma de la derecha para desprestigiar a sus adversarios con razón o sin ella, pero además de esos ataques sistemáticos que enrarecen el ambiente político y crean un clima de tensión a nivel nacional, como si no bastara con los gravísimos problemas que los dos últimos gobiernos federales han provocado en el país, por su carencia de oficio político, por su desconocimiento de la administración pública, por su falta de sensibeilidad social, los pone nerviosos el resultado de la mayor parte de las encuestas que dan mayoría, en la intención del voto, a los priístas.


Concretamente en el caso de Puebla, una encuesta realizada por Indicadores S.C., de Elías Aguilar, da por resultado que en los 16 distritos federales de la entidad, el triunfo sería para los candidatos del PRI, si hoy fueran las elecciones.


Los priístas saben que hay distritos cuya elección será complicada pues en ellos las encuestas arrojan porcentajes muy apretados como por ejemplo, Zacatlán, donde el PAN obtuvo 22.9 puntos, contra 26.9 del PRI Y 3.5 del PRD; Texmelucan, donde los porcentajes del PAN dan un 24.9 por ciento, contra un 30.2 por ciento de los priístas; el sexto de Puebla, donde el PAN tiene un 32.3 por ciento de la intención del voto, contra un 34.8 del PRI y un 9.8 del PRD. En Ciudad Serdán, los porcentajes dan un 28.4 para el PAN, contra un 32.8 para el PRI y un 13.8 para el PRD.


Hay distritos en los que el PRI tiene una ventaja bastante elevada, como por ejemplo Huauchinango, con 20.8 para el PAN, contra un 49.5 para el PRI y un 9 por ciento para el PRD; Teziutlán, con un 20.8 para el PAN y un 49.8 para el PRI y un 11.5 para el PRD. En Zacapoaxtla, el PAN tiene un 17 por ciento en la intención de voto, mientras el PRI tiene el 36.4 por ciento de esa intención y el PRD un 8.5.


Otros distritos que tienen una alta intención de voto para el PRI son: Tehuacán, 41.2 por ciento; Atlixco, 44.9; Ajalpan, 48.1 por ciento; el XI de Puebla, con 34.8.


Por eso los panistas ya no saben qué hacer, como eso de querer lanzar como candidato al cronista deportivo José Ramón Fernández, sin duda figura popular, pero totalmente ajena a la política; por eso están agrediendo constantemente a los priístas y los alienta el hecho de que los del tricolor, son malos para defenderse, no saben qué hacer, no saben ser oposición.
Estamos de acuerdo que los priístas tienen mucha cola para pisarles, pero en tan solo ocho años de estar en el poder, los panistas ya tienen la suya y mucho más larga, sobre todo porque han sido los culpables del agravamiento de problemas como la corrupción, la inseguridad, el retroceso económico, el retroceso social, y por si fuera poco, el retroceso político que se inició desde la campaña de Fox y que se ha venido agravando y uno de los factores que han influido ha sido precisamente el de la guerra sucia.


NO HAY QUE CRECERSE AL CASTIGO


La dirigencia priísta debe estar pendiente para que sus candidatos, en su inmensa mayoría malos, casi tanto como los candidatos panistas,  no vayan a crecerse al castigo. Casi ninguno de ellos tiene experiencia política, son primerizos, aunque eso sí muchos de ellos sienten que son verdaderos genios y lo peor del caso es que llegan a creer que el PRI sin ellos no sería nada y es que entienden las cosas exactamente al revés.


Lo que más necesitan los arribistas que llegan a todos los partidos, pero que se cargan más al PRI y al PAN, es una buena dosis de humildad. Los políticos deben ser humildes siempre, están para servir y no para que les sirvan. Ya se les paga bastante bien y todavía tienen sus “extras”, como para que además de eso se pongan sus moños con quienes son sus patrones, los electores.


Si los partidos no inician una verdadera campaña de ideologización a su interior, la vida política del país, ya en decadencia, seguirá en picada. Nos están presentando nuevas caras, pero todas desangeladas, sin experiencia, sin pasión ni visión política, sin sensibilidad social y con un engreimiento que espanta.


Además, los partidos tienen el grave problema de la deslealtad de su militancia, por falta de ideologización política. Los políticos no se hacen solo en el “lingue li lingue” sino en el trabajo partidista, en el trabajo político, en el trabajo social, en el conocimiento de la historia del país, del estado, de su propio partido. Los partidos han descuidado todo eso en la formación de sus cuadros, porque les es más fácil, les es más cómodo, hacer políticos al vapor que formarlos.


Por eso nuestro país tiene a la mayor parte de sus políticos clasificados como de tercera o cuarta, los partidos no se preocupan por la formación de su propia gente. El fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, decía que los partidos debían ser “escuelas de política”, pero los neopanistas  “pragmáticos” lo cambiaron todo y creyeron que el ser empresarios, los hacía genios y buenos para todo. De ahí la frase célebre de don Vicente de Fox y Quesada: “Mi gobierno es de empresarios y para empresarios”, a los demás, que se los lleve el carajo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas