Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

16/04/2009

¿Ya cumplieron su ciclo?


Doña Ana Teresa Aranda y don Francisco de Fraile y García, son los dos neopanistas ¿poblanos? más antiguos de la historia.


Desde que el Partido Acción Nacional fue invadido por el neopanismo que encabezó don Manuel J. Clohutier, el empresario que quiso ser candidato del PRI a la gubernatura de su natal Sinaloa, sin lograrlo (esto fue en tiempos de Echeverría) y luego, en tiempos de López Portillo, a raíz de la nacionalización de la banca, decidió formar un nuevo partido político de corte empresarial, empezando por conformar dos organizaciones, Desarrollo Humano Integral A.C., DHIAC, y la Asociación Cívica Femenina, Acifem, tuvo en Puebla entre sus mejores aliados, a doña Ana Teresa, que fue dirigente estatal de la Acifem y a don Paco, que encabezó la “quinta columna” para apoderarse de la estructura panista.


Cuando don “Maquío” que era el sobrenombre cariñoso con el que le conocían sus seguidores, se dio cuenta que formar un nuevo partido no era cosa fácil y que además, desde el gobierno federal le pondrían muchos escollos para lograrlo, dio un vuelco en su estrategia y decidió apoderarse de Acción Nacional, partido de derecha con una larga trayectoria en la lucha por la democracia formal en México.


Después de que la vieja guardia panista, los doctrinarios, salieron de las filas del PAN, obligados por las presiones a que los sometieron los “neos” entre los que doña Ana Tere y don Paco, destacaban, la vida del partido conservador en Puebla, giró en torno a ambos personales, la primera de origen guanajuatense y el segundo de origen oaxaqueño.

 

DENTRO DEL PAN, LO FUERON TODO

 

Ana Teresa Aranda y Paco Fraile, lo fueron todo dentro del Partido Acción Nacional en Puebla. Ambos tienen en su haber, una muy completa carrera de candidatos: en diferentes épocas, dirigieron a su partido en la entidad, ambos fueron candidatos a la presidencia municipal de Puebla, ambos, fueron candidatos a la gubernatura, ambos, fueron diputados federales. Los dos fueron candidatos a la senaduría (Paco lo logró por primera minoría) doña Ana Tere fue directora nacional del DIF, secretaria de Desarrollo Social a nivel nacional y subsecretaria de Gobernación encargada de asuntos de migración y religiosos; don Francisco, fue diputado local y regidor del ayuntamiento de Puebla.


Sin duda que son los políticos panistas más conocidos de la entidad y los más conocedores. Entre los panistas hay muy pocos que se atreven a salir de la ciudad capital, ellos lo han hecho con demasiada frecuencia y puede afirmarse que son de los pocos panistas que conocen realmente al estado y también son de los pocos a los que no les da miedo tener relaciones amistosas con personas que no son de su corriente ideológica o partidista.


Son pues, políticos de carrera, hechos en la lucha partidista y en el servicio público. Sin duda son de los mejores elementos con que cuenta Acción Nacional en el estado.


¿Entonces porque se relega a doña Ana Teresa, para participar como candidata a diputada en las elecciones próximas?

 

ESA ES LA CUESTION

 

Acción Nacional, como toda organización política tiene que renovarse para poder subsistir, no puede seguir siendo un partido que gire en torno a solo dos personas. El PAN pese llevar ya ocho años en el poder federal y a contar con enormes recursos económicos para “hacer política” no crece, sigue siendo, nacionalmente, un partido mediano, que ya ni siquiera vive del recuerdo de sus viejas luchas y a nivel local, su crecimiento se debe al impulso que le han dado personas ajenas al panismo, como don Rafael Moreno Valle y Rosas, salido de las filas del priísmo, donde en un solo sexenio fue Secretario de Finanzas y Desarrollo Social, diputado federal, diputado local y líder del Congreso y luego, al no lograr en el PRI la candidatura al senado, se pasó al PAN donde obtuvo, con el apoyo de la líder vitalicia del magisterio doña Elba Esther Gordillo, la candidatura y finalmente la senaduría. Sin la presencia de don Rafael, Acción Nacional seguiría siendo el pequeño partido que hemos conocido siempre y que en la realidad lo es, pero ahora con algunos centenares de priístas disfrazados más que de panistas, de morenovallistas, con miras a las elecciones del 2010.


Doña Ana Teresa y don Francisco, en las condiciones actuales, ya dejaron de ser útiles al PAN. Como dicen los artistas y los políticos, ya cumplieron su ciclo, ya lo fueron todo, ya no pueden ser otra cosa, que “miembros de la vieja guardia” para dar consejo a los jóvenes, que excepción de unos cuantos, no se atreven a despegar o no despegan por ese prejuicio que tiene la gente de derecha, de cerrarse a todos los que no piensan y no son como ellos.


Como miembros de un partido de oposición, Ana Tere y Paco, han cumplido cabalmente con su papel. Sin ser poblanos-poblanos, es decir, sin haber nacido aquí, desempeñaron un importante papel en la historia de este estado y puede afirmarse que han sido los políticos de oposición que más han destacado en la historia reciente de la entidad.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas