Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

17/04/2009

Venganza del PRI, por ataques panistas


Ya le habíamos dicho, que un partido de novatos como el PAN, no puede ponerse al tú por tú con los priístas, que aunque también están en crisis de valores, no dejan de ser un costal de mañas acumuladas durante 70 años en el poder.


Los torpes ataques del dirigente nacional del PAN, Germán Martínez contra el PRI, en una adelantada “guerra sucia” con miras a minar al tricolor para las próximas elecciones federales, tuvieron su respuesta fuerte, contundente, humillante para Acción Nacional, en el Congreso federal, al devolver a comisiones, para una nueva revisión, la cuenta pública del primer gobierno panista, el de Vicente Fox, algo que nunca había ocurrido antes en la historia de este país.


Los pobres diputados panistas ante los demoledores ataques de los diputados del PRI, del PRD, del PT, de Convergencia y del Verde Ecologista, solo gritaban “corruptos”, “cínicos”, “rateros”, “inquisidores”, ante su impotencia para responder con argumentos.


El debate fue por ver qué gobiernos han sido más corruptos e ineficientes, los panistas o los priístas. El perredista Juan Guerra Ochoa, afirmó que el PAN ha resultado en el gobierno, tan corrupto como el PRI en los 70 años que gobernó al país, pero los panistas han sido más cínicos, dijo.


El pobrecito de Vicente Fox, fue llamado el “Presidente más torpe y fantoche de la historia”.


Se dieron datos: México bajó del número 9 de las economías mundiales, al número 16; el Producto Interno Bruto, fue de 2.7 en promedio, uno de los más bajos de Latinoamérica y el derroche de excedentes petroleros alcanzó la estratosférica suma de 700 mil millones, que se fueron en gasto corriente, con salarios estratosféricos para los altos funcionarios del régimen, que fueron amigos de la familia presidencial y los hijos de la señora Marta.


Si con la tremenda sacudida que recibieron en el Congreso, los panistas no entienden que ya tienen una enorme cola que les pisen y continúan con sus ataques al que fuera el todo poderoso partido oficial durante más de medio siglo, se van a llevar varias sorpresas, pues no hay que olvidar que como dice el dicho: “más tiene el rico cuando empobrece, que el pobre cuando enriquece”. A los panistas les falta oficio, les falta sensibilidad social y política, les falta habilidad, cosas que a los priístas, aunque ahora haya muchos de segunda, les sobran.


DESMIENTE BARTLETT SU POSTULACION


El rumor que circuló con insistencia en los inicios de esta semana, de que el ex gobernador y ex senador Manuel Bartlett Díaz, iría como candidato plurinominal a una diputación por el PT o Convergencia, fue desmentido por el propio Bartlett, según nota publicada ayer en el diario local “Puebla sin Fronteras”.


Su afirmación de que es priísta y ha de morir priísta, es algo que personalmente ya le habíamos escuchado.


La fuerza de Bartlett está precisamente en la fidelidad a su partido. Cuando el oportunismo político campea por todas partes, cuando en vez de luchar por una ideología, por un proyecto de beneficio social, por un programa que beneficie al país, se ingresa a la política con un proyectito personal o de grupo, se agigantan las figuras que como Manuel Bartlett, aguanta como los buenos que pase el tiempo de quienes como el dice, “se han adueñado” de su partido y pretenden acabar con su carrera política por considerarlo un peligro, no para México, sino para sus planes personales.


Muchos esperaban que el rumor que se esparció rápidamente en Puebla, fuera cierto, pues consideran que con su presencia el Congreso federal sería distinto, pero la aclaración fue contundente.


A sus recién cumplidos 73 años, el ex gobernador de Puebla todavía está en muy buenas condiciones físicas para dar batallas políticas en diferentes foros, que pongan a temblar a los oportunistas desideologizados y en algunos casos hasta traidores.


ESCASEAN LOS CUADROS EN EL PAN


¿De dónde van a sacar, los panistas, buenos candidatos a diputados, si de lo que más carece es de cuadros bien formados, con oficio político, con sensibilidad social, con carisma? Decíamos ayer, que Acción Nacional en Puebla, giró en torno a dos figuras a partir de que la ultra derecha empresarial, el neopanismo, se adueñó de ese partido: Ana Teresa Aranda y Francisco Fraile y García.


Nunca como ahora, el PAN tuvo en Puebla tantos diputados federales y tantos senadores de la república ¿y qué han hecho? ¿cuál ha sido su mérito? ¿qué debe reconocerse de su paso por el Congreso? La inmensa mayoría de los ciudadanos, ni sus nombres conocen.


El PRI no canta mal las rancheras, pero pese a que la camada que lanzó para participar como candidatos a los 16 distritos de la entidad, en su mayor parte es muy mediana, tiene la ventaja de que el PRI es un partido mucho mejor hecho, mejor conformado, con estructura y organización, que Acción Nacional, que cuenta con un senador ex priísta y que tiene en su lista de candidatos uninominales a otro ex priísta destacado por el distrito de Huauchinango y se alía con una cacique sindical, como Elba Esther Gordillo, que fue secretaria nacional del PRI y se hizo líder del magisterio nacional a la sombra del PRI.


Como dijo un diputado federal en la sesión de antier, “si don Manuel Gómez Morín viviera, ya le hubieran dado tres infartos”.

 

ESO DE LA GUANAJUATIZACION de México, ha sido otro cuento del panista Germán Martínez. ¿Cómo se va a guanajuatizar a México, si en Puebla, donde solo hay una guanajuatense ampliamente conocida, que ha sido figura dentro del panismo local, como doña Ana Teresa Aranda Orozco, se le niega la posibilidad de ser candidata a diputada? Tal parece que la guanajuatización del país se quiere hacer sin guanajuatenses, pues si éstos son como don Vicente de Fox y Quesada, estamos fritos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas