Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La pobreza del PAN, en cuadros políticos

 

Desde que llegó al poder federal, el Partido Acción Nacional (PAN) ha dado muestras de ser un pequeño partido, sin elementos capaces para el ejercicio del poder, sin cuadros con preparación política, con sensibilidad social.


Ha tenido que recurrir a la gente del PRI, para que la auxilie en el dificil arte de gobernar. Y no siempre ha escogido a los mejores priístas.


Acción Nacional nació el 15 de septiembre de 1939, es decir, va a cumplir el año próximo, 70 años de existencia y aun cuando su fundador, Manuel Gómez Morín, uno de los intelectuales más destacados del siglo XX en nuestro país, dejó establecido que los partidos deben ser escuelas de política, Acción Nacional no ha cumplido con ese precepto y lo estamos viendo y lo que es peor, lo estamos sintiendo.


Los gobiernos panistas, el de Fox y el de Caderón, han mostrado una inexperiencia, una ignorancia de lo que es el ejercicio del poder, bastante preocupante.


Con Fox, la prestigiada política exterior mexicana, fue echada por la borda y México pasó del prestigio al desprestigio con una rapidez asombrosa.


Con Calderón se han medio compuesto las relaciones de nuestro país con los paises hermanos de América Latina, pero los gobiernos panistas no atinan a comportarse adecuadamente en sus relaciones con dos de los países de los que más agravios hemos recibido a través de la historia: Estados Unidos y España.


La última gira del Presidente Calderón por España, exhibió el interés del gobierno y de los empresarios españoles, por entrarle al negocio del petróleo mexicano. Ya tienen a la banca que les rinde más dinero que en la propia España y quieren redondear su conquista económica, adueñándose del petróleo en forma abierta o simulada.


Ya también están en el negocio de la producción privada de electricidad.


No es extraño pues, que «su majestad» el rey y el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hayan recibido al presidente mexicano con tanta cordialidad y zalamería. Pero lo preocupante, es la actitud que los altos funcionarios mexicanos asumen ante los españoles, como que la amabilidad y la zalamería los conquistan nuevamente. Deberían recordar el furioso: «Porqué no te callash,» que «su majestad» espetó al presidente venezolado Hugo Chávez, en una reunión de presidentes latinoamericanos.


PRIISTAS AL PAN


Pero hablábamos de la pobreza panista en elementos debidamente capacitados, con oficio político, con sensibilidad social, que pudieran servir con patriotismo, eficiencia y honestidad al país.


Ayer los periódicos de la capital, dieron la noticia del gran festejo con el que fue recibido el paso del PRI al PAN de Miguel Angel Yunes, uno de los priístas que ha sido captado por Acción Nacional, otorgándole posiciones de privilegio.


Aquí en Puebla, todos sabemos del paso del PRI al PAN, del ahora senador Rafael Moreno Valle Rosas, quien ha demostrado en los hechos, ser mucho más eficiente, en eso de organizar y estructurar al partido azul, que todos los panistas juntos.


Muchos de los presidentes municipales que el PAN ha tenido en Puebla, han sido priístas. Hubo uno en Tecamachalco, hace algunos años, que a la mitad de su periodo regresó al PRI y otro más, en Chinantla, que el mismo día de su toma de posesión, expresó ante un público expectante: «Yo gané por el PAN, pero sigo siendo del PRI».


Ahora Acción Nacional cambió sus estatutos, que impedían a los simpatizantes de ese partido su afiliación como miembros, a menos que pasaran cinco años de noviciado. Dijimos al respecto, que eso acabaría con el PAN derechista que conocemos, pues le llegarán carretadas de oportunistas o de gente desideologizada que busca posiciones de poder sea por el partido que sea y también liberales que sientan rechazo en el PRI, pues en este partido están surgiendo situaciones semejantes a las que prevalecen en el PRD: formación de grupos, tribus o corrientes, que se odian unas a otras y que se combaten con una furia digna de mejor causa.


Si lo dicho por Gómez Morín, fuera seguido al pié de la letra, otro gallo nos cantara.


Los partidos están obligados a formar políticos. Ni el PAN, ni el PRD, ni el PRI, tienen escuela de cuadros. El Revolucionario Institucional, acaba de resucitar, por lo menos, unos cursos de capacitación política, que con todo y que tienen como maestros a gente capaz, resultan insuficientes para la verdadera formación de políticos profesionales, que son los que el país requiere.


En el PAN prevalecen los criterios de formación profesional en instituciones de corte religioso católico. Por eso ese partido tiene a militantes que como dijo hace poco una comentarista de televisión, están muy cerca de Dios, pero muy lejos de los ciudadanos y de la realidad de este país.


El gravísimo error del gobernador de Jalisco, de pregonar a los cuatro vientos la mega limosna que dio al clero de su estado, para construir un templo católico y afirmar publicamente que las criticas le valen, es muestra de esa ignorancia de nuestra realidad.


Las ayudas a las iglesias, las han dado los gobiernos federal, estatales y municipales priístas y perredistas siempre, pero guardando gran discreción. Hacer halaraca de eso, pretendiendo que el pueblo católico de México se va a alegrar por ello, es deconocer a ese pueblo católico.


¿Cree usted que las obras de la Basílica de Guadalupe, en los tiempos del presidente Miguel Alemán y del arzobismo José María Martínez, se hicieron sin ayuda oficial?. El que las inauguró, fue el presidente de la república.


¿Cree usted que la nueva Basílica, la hicieron «los curitas» con las limosnas de los fieles. Solo hay que recordar que el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, autor de la obra, fue un alto funcionario del gobierno de la república, fue el arquitecto consentido de López Mateos, el que hizo el Museo Nacional de Antropología e Historia. El problema de los panistas es que no han tenido escuela de política, no guardan las formas y según decía Jesús Reyes Heroles, el viejo, «la forma es fondo».

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas