Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

17/11/2009

“Sí se puede, sí se puede...”


Contra lo que pasa en el futbol, en lo que siempre perdemos, nuestro país puede y de hecho alcanza triunfos resonantes en otras materias. Los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, nos han convertido, como era su propósito, en un país ganador.


Tenemos a Ciudad Juárez, que ocupa el primer lugar mundial en violencia urbana. Debajo de la ciudad norteña, están Bagdad, la capital de Irak, donde hay una guerra que ya lleva varios años, y las grandes urbes latinoamericanas, como Caracas o Río de Janeiro y no se diga de las violentas ciudades estadounidenses: el número de asesinatos, de secuestros, de asaltos y de extorsiones que a diario se realizan en Ciudad Juárez, superan a cualquier ciudad del mundo.


Ocupamos en Latinoamérica, el último lugar en desarrollo económico, el más alto índice de desempleo. Somos el país que ocupa el primer lugar en desperdicio de sus recursos petroleros.


En el sexenio de Vicente Fox y la señora Marta, se recibieron más de 70 mil millones de dólares extras, por exportaciones petroleras, que no resolvieron ninguno de nuestros grandes problemas nacionales.


Ocupamos el primer lugar, de abajo para arriba, en desarrollo educativo, de los países que conforman la OCED ; Somos el país que está en primerísimo lugar, en afectación de la crisis.


También ocupamos el primer lugar en desplome de nuestra competitividad, pues a finales de los años 70, estaba en el quinto lugar mundial en petroquímica, según información aparecida ayer en el diario capitalino “El Universal” y ahora no figuramos ni en los primeros 60 lugares de ese rubro.


Pero estos logros no solo son mérito de los dos gobiernos panistas que el país ha padecido. Antes, hubo tres gobiernos priístas de corte neoliberal, tres gobiernos integrados por tecnócratas egresados de universidades gringas y capitaneados desde el principio por Carlos Salinas de Gortari, que aportaron lo suyo, es más, que iniciaron el camino del neoliberalismo y cuando se dieron cuenta que las bases priístas estaban descontentas, decidieron entregar el poder al PAN, ellos fueron los de Miguel de la Madrid , el ya citado Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.


Destruyeron a la clase política priísta (los priístas aceptaron eso y más, con su tradicional “sí señor presidente) y pretendieron convertirnos en un país de maquiladores, un país de sirvientes, pues.


Los panistas, a quienes entregaron el poder, resultaron ineficientes, primerizos y duros de entendederas. No han querido abandonar la política económica que los tecnócratas impusieron, pese a su estruendoso fracaso. Por eso ahora, somos un país no ganador, como decía Felipe Calderón en su campaña, sino total y absolutamente perdedor.

 

Zarpazo del Tigre Azul

 

El Tigre Azul, que no es una marca de tequila, sino el senador panista Humberto Aguilar Coronado, dio un zarpazo en la rendición de su tercer informe que tuvo como escenario el Complejo Cultural Universitario, al lograr que dos figuras del panismo, los senadores Gustavo Madero, líder de la bancada panista y Santiago Creel, ex secretario de Gobernación, asistieran a su informe, así como el rector de la UAP , Enrique Agüera Ibáñez. También estuvo su compañero el senador Rafael Moreno Valle Rosas y el dirigente estatal de su partido, Juan Carlos Mondragón.


Justificó su voto a favor del incremento del IVA, afirmando: “La decisión que tomé de votar a favor del aumento no fue fácil, pero puso por encima del interés particular el bienestar general; preferí asumir los costos y olvidarme de los daños que pudiera sufrir mi proyección política”. Ese párrafo fue tomado en círculos políticos, como una forma de reclamo a la actitud asumida por su compañero y adversario por la candidatura panista a la gubernatura, Rafael Moreno Valle Rosas, que se abstuvo de votar por ese incremento.


Dijo en otra parte, que sin alternancia, seguirá la corrupción, la opacidad y el autoritarismo. Lo que no dijo es que esos males que se atribuyen a los gobiernos priístas, han aumentado, se han hecho más evidentes, en los gobiernos panistas tanto nacionales como locales. O ¿la dramática situación que vive el país, es producto de la eficiencia y honestidad de los gobiernos panistas?

 

Se inicia seminario sobre control de corrupción

 

Convocado por el Centro Estatal de Desarrollo Municipal y el Centro de Estudios Andaluces (de España, claro) hoy se inicia en esta capital un seminario sobre “El control de la corrupción política como reto para un buen gobierno”, con una conferencia  imparte Gloria Martínez Cousinou, investigadora del Centro de Estudios Andaluces, que hablará sobre la experiencia española en el contexto europeo.


Este seminario está dirigido a funcionarios municipales, políticos y técnicos, a diputados locales y federales y al público en general. Tendrá una duración de dos días y una cuota de recuperación de 500 pesos. Las sesiones serán en la mañana de 10 a 14 horas y en la tarde, de 16 a 20. Se dan informes en los teléfonos 2-46-92-91.

 

NOTAS BREVES: No habrá alianza PAN-PRD en Puebla. El dirigente estatal de Acción Nacional, Juan Carlos Mondragón, afirmó ante militantes de su partido, que no buscarán aliarse con el partido que representa a la izquierda y que en Puebla ha sido el principal adversario del partido de la derecha, el PAN. Lo que se haya dicho en México al respecto, de una probable alianza, aquí simplemente no opera…..Hemos dicho en este espacio, que las encuestas políticas son parte de las campañas de cada partido, pero que en realidad su peso es relativo. Si las encuestas decidieran asuntos electorales, ¿qué caso tendría hacer costosísimas campañas políticas y organizar muy costosos procesos electorales? Las encuestas, son indicadores, termómetros para medir en un momento dado la popularidad de un aspirante o de un partido, pero nada más. En la realidad no significan gran cosa, como tampoco las menciones de los aspirantes en prensa radio y televisión. Tanto las encuestas como las menciones, sirven para halagar el ego de los políticos y para entusiasmar a sus partidarios, nada más. Las decisiones las toman quienes las deben tomar y punto

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas