Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

18/01/2010

La fuerza de Marín y la debilidad del PAN


El quinto informe de gobierno del licenciado Mario Marín Torres, el pasado viernes, constituyó una muestra de la fuerza política del gobernador y de la debilidad del PAN en la entidad.


La presencia en el acto efectuado en el Complejo Cultural Universitario, de 14 gobernadores, de la dirigente nacional del PRI, de los coordinadores de las fracciones parlamentarias priístas en las cámaras de diputados y de senadores, de ex gobernadores, de diputados federales y senadores, de rectores de todas las universidades y representantes de las iglesias, de líderes obreros, campesinos y magisteriales, en fin, de mucha gente importante a nivel nacional, así como del secretario de gobernación federal, en el acto efectuado en el Palacio Legislativo, hablan del reconocimiento y del respeto que el gobernador de Puebla se ha ganado a nivel nacional, mediante un intenso trabajo que ha permitido a la entidad poblana, mantenerse entre los ocho estados de la república con mayores índices de seguridad, entre las entidades con mayor avance en la agricultura de invernadero, entre las que tienen mayor cobertura en educación primaria, secundaria, preparatoria y superior; en el renglón de salud, construcción de caminos y muchas cosas más.


“Nunca había visto a tantos gobernadores, reunidos en el informe de uno de ellos”, dijo la dirigente nacional priísta Beatriz Paredes. Fue el reconocimiento a un político, que supo superar el grave problema que le provocó el gobierno federal de Vicente Fox, sobredimensionando el asunto de la señora Lydia Cacho, con fines netamente políticos. El plan para desestabilizar al gobernante poblano, lo ideó el Yunque, organización de ultraderecha que cobró gran fuerza con la llegada del PAN al poder federal y que fue manejado desde la oficina de políticas públicas de Los Pinos en los tiempos de la Pareja Presidencial.


La concurrencia de los más importantes políticos del priísmo nacional al quinto informe de Marín Torres, fue una forma de mostrarle la solidaridad y el reconocimiento de sus compañeros de partido, por haberse impuesto a las intrigas palaciegas mediante un trabajo intenso y continuado en bien de sus gobernados.

 

La debilidad de Acción Nacional en Puebla

 

En el acto efectuado a las 9.30 horas en el Palacio Legislativo de la 5 poniente 128, el PAN exhibió su debilidad. El discurso pronunciado en la tribuna parlamentaria, por el coordinador de la fracción panista del Congreso, Eduardo Rivera, fue el anticipo de lo que será la campaña política de ese partido, basada en sofismas que pretenden el desprestigio del gobierno estatal.


De acuerdo con eso, la campaña panista en este año político, será de guerra sucia, como están acostumbrados ya los miembros del partido blanquiazul. Ataques sin fundamento, mentiras, distorsión de los hechos, exageraciones, etc.


La sesión solemne de los diputados locales se inició sin la presencia del secretario de Gobernación federal, Fernando Gómez Mont, que se dijo, no había podido salir de la ciudad de México por el mal tiempo. Mientras, hablaron los representantes de los partidos Convergencia, del Trabajo, Nueva Alianza y de la Revolución Democrática , “ La Chiquillería ” pues, como dijera el ilustre panista don Diego Fernández de Ceballos.


El señor secretario de Gobernación Gómez Mont, estaba en las puertas del Palacio Legislativo de Puebla, precisamente en el momento en que le tocaba su turno al coordinador de los diputados de la fracción panista. Así es que presenció la intervención de don Eduardo Rivera, pero también la del priísta Luís Alberto Arriaga, que respondió las críticas del panista con muy buena oratoria y contundencia demoledora.


El panista, con buena voz y ademanes medidos y precisos, culpó al gobierno de Mario Marín, de la pobreza que hay en Puebla (en el gobierno de Felipe Calderón el número de pobres ha aumentado en 6 millones, según reconoce el mismo gobierno federal) del desempleo (el desempleo y la falta de oportunidades para los jóvenes, se han incrementado en el país desde el gobierno de la pareja presidencial) de corrupción, de obras no terminadas, de la mala calidad de la educación, ah, y dijo que en Puebla hay una inseguridad que espanta.


No tuvo que ir a Roma por la respuesta, Arriaga Lila, respondió punto por punto y lo dejó en la lona. Si en vez de informe gubernamental, se hubiera escenificado un debate, el priísta hubiera resultado triunfador en toda la línea. Gómez Mont, abogado litigante, debió reconocer la derrota de su partido.

 

Lo que se perdió el señor Secretario

 

Por haber llegado tarde, algunos opinan que intencionalmente pues ya se sabe que el proyecto neoliberal es llevar a México al bipartidismo, don Fernando Gómez Mont, se perdió del show armado por don Pepe Momoxpan, el folklórico diputado del PT y del discurso crítico pero respetuoso del representante del PRD, que lamentó la ausencia del alto funcionario, pues “le tenía preparado un regalito”.


Don Pepe, el único diputado que no vistió de traje formal y que llevaba su imprescindible “morral” colgado al hombro, pretendió hablar en la tribuna pese a que su partido había inscrito para eso, al otro diputado de la fracción. Encaprichado Momoxpan habló desde su curul, al mismo tiempo que su compañero lo hacía desde la tribuna y con micrófono, provocando que nadie escuchara a ninguno de los dos, pues todos se divertían y comentaban los hechos. Fue un momento de relax.


El diputado perredista Melitón Lozano, por su parte, pronunció un discurso crítico, en el que señaló cinco puntos pidiendo al jefe del ejecutivo una especial atención a ellos, pero reconociendo acciones positivas y de beneficio para la población.


La sesión del Congreso fue interesante. Duró tres horas, pues el gobernador leyó una síntesis del documento que momentos antes había entregado a los diputados y hubo respuesta del presidente del Congreso, diputado Humberto Aguilar.


Al final Gómez Mont, durante breves minutos entabló una conversación con el mandatario poblano, ambos de pie, y se despidió con afecto.


El operativo de seguridad montado para proteger al alto funcionario federal, fue realmente impresionante.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas