Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

18/06/2009

El problema es el modelo, estúpido….


Ya se habrá usted dado cuenta de que ni los partidos políticos, ni los candidatos a diputados de la próxima legislatura federal, hablan de cambiar el modelo económico que ha llevado a nuestro país a la difícil situación en que ahora se encuentra.


El modelo neoliberal, impuesto por los Estados Unidos a los países emergentes, para poderlos explotar mejor, fue traído a México por un grupo de jóvenes tecnócratas, formados en universidades gringas y sumisos a las indicaciones que les daba el gobierno estadounidense, a través del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.


A los tecnócratas, siguieron los gobiernos panistas de Fox y Calderón, que continuaron con el sistema económico neoliberal, que tronó a nivel mundial por el alto grado de corrupción que ese sistema propició tanto en esferas oficiales, como en el llamado sector privado. Fue en Estados Unidos, que junto con Inglaterra impusieron el neoliberalismo, donde estalló el problema.


Los países europeos y los países latinoamericanos, están buscando otros caminos para resolver los graves problemas socioeconómicos que confrontan, propiciados por la crisis. México sigue, como el llanero solitario, fiel a la política neoliberal, que ha sido la causante del alto índice de desempleo, del aumento de la pobreza, de la pésima distribución de la riqueza, de la emigración de cientos de miles de jóvenes a los Estados Unidos en busca de trabajo, del quiebre de miles de pequeñas y medianas empresas, del abandono de la política social del gobierno, del abandono de nuestra agricultura y ganadería y de nuestro alto grado de dependencia de los Estados Unidos.


Dependemos tanto del país del norte, que nuestro gobierno no hace nada para paliar la grave situación que se vive, pues está esperando que salga del hoyo el país vecino, para que luego nos saque a nosotros.


Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional puso a disposición de nuestro país 47 mil millones de dólares, para lo que se ofrezca, sin condiciones. Eso se debe, según economistas que fueron entrevistados en CNN en español, “al buen comportamiento del gobierno mexicano”, es decir, a que ha sido un alumno aplicado, un niño obediente para acatar las indicaciones que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, le han dado. Qué lindo, ¿verdad?

 

Inmovilidad, parece ser la consigna


El gobierno federal ofreció grandes obras de infraestructura para ocupar mano de obra, apoyar a empresas, como la Volkswagen , para aminorar el golpe a los trabajadores, en fin, el presidente siendo candidato, también ofreció ser el presidente del empleo…..


Pero la realidad es que ni hay grandes obras de infraestructura, ni la Volkswagen ha recibido nada, ni hay apoyo al campo que podría ser parte de la salvación…..Parece que la consigna es no moverse, no hacer ruido, esperar, solo esperar que Estados Unidos empiece a salir, para que nos jale.


Cuauhtémoc Cárdenas, dice que ya es tiempo de cambiar radicalmente el modelo de desarrollo; el Partido del Trabajo, habla de la necesidad de impulsar el consumo interno, para reactivar a la pequeña y mediana empresa, pero nada de eso se escucha en las altas esferas del gobierno.


Los candidatos priístas tiene como divisa de su campaña: “Primero tu economía familiar”, lo que implica cambio de política económica, pues con el sistema actual, nada se va a lograr.


La propia ciudadanía podría organizarse al margen del gobierno para salir de la crisis, como lo hicieron las clases medias argentinas hace solo unos cuantos años, pero no hay esa posibilidad, porque no hay líderes, ni partidos, ni organizaciones sociales, capaces de unificar criterios en ese sentido. Tal vez, quienes podrían hacerlo, serían los pueblos indígenas, acostumbrados desde siempre, al trabajo colectivo, a la unión de todos para afrontar sus problemas.


Estamos pues, en un callejón sin salida.


Pero ya el señor Gurría, ex secretario de Hacienda y ahora máximo directivo de la OCDE , dijo que en México, lo peor de la crisis, ya pasó.


Y resulta que el desempleo va en aumento, que escasea el dinero por todas partes, que se incrementan los locales comerciales con el letrero de “se renta”, que las familias que dependen de las remesas reciben menos y más espaciado, en fin, que todos ya estamos sintiendo lo duro de la crisis.


Bueno, el señor Gurría fue aquél funcionario tecnócrata que en los tiempos gloriosos del neoliberalismo dijo aquélla famosa frase que pasará a la historia: “El mexicano que no sepa hablar inglés, estará perdido”.

 

El diputado federal panista don Francisco Fraile García, se accidentó en la autopista México Puebla, cuando viajaba de la capital del país a esta ciudad. Fue internado en el hospital Los Angeles de Puebla y su estado de salud, según los médicos, es estable (quien sabe que querrán decir con esto) pero sabemos que no corre peligro, lo cual nos da mucho gusto, porque Paco es un buen amigo, tal vez el más abierto y tolerante de los derechistas poblanos. Desde aquí le enviamos un abrazo, con nuestro sincero deseo de que se recupere muy pronto y que el percance que sufrió no tenga ninguna consecuencia negativa.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas