Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

18/08/2009

El PAN se auto engaña


Después de su derrota del pasado 5 de julio, los panistas quedaron espantados, atónitos: ¿Cómo es posible que el populacho les haya propinado una fenomenal paliza y que prefiera a los dinosaurios priístas en vez de a ellos que son toda eficiencia, toda honradez, toda democracia?


Acostumbrados como están a vivir fuera de la realidad de México, no piensan en los gravísimos errores políticos, económicos y sociales en que han incurrido en el tiempo que llevan en el poder.


No se percatan de que el pueblo, el ciudadano común y corriente, el ciudadano de a pie, los juzga por los resultados que como gobierno han tenido y esos resultados todo mundo los califica de desastrosos.


Los ciudadanos hacen comparaciones y los priístas salen ganando, incluso con los defectos que los propios panistas les han venido atribuyendo desde hace décadas, corregidos y aumentados.


Los panistas son incapaces de hacer un análisis objetivo de su situación. Siempre buscan echarle la culpa a un tercero, en este caso al gobierno del Estado, al jefe del ejecutivo Mario Marín a quien culpan de su derrota. Y no andan muy mal que digamos: El gobernador ha trabajado intensamente y ha entregado obras de todo tipo tanto en el interior del estado como en esta capital. Se ha mantenido la tranquilidad y el orden en la entidad; no hay problemas políticos graves; la crisis económica nos afecta, como a todo el país, pero se va paliando; se ha venido apoyando al campo; el turismo ha recibido un gran impulso, en fin…


Mientras los ayuntamientos panistas que gobernaron esta capital, fueron un fracaso, los priístas han sido eficaces en el desempeño de su trabajo: el propio Mario Marín, Enrique Doger Guerrero y Blanca Alcalá, han dado muestras de saber hacer las cosas.


Mientras en los ayuntamientos panistas andaban con “jaladas” (Fox dixi) como la de estacionamientos subterráneos, construir la Puebla del 2031 y otras, con los priístas ha habido realidades tangibles y eso es lo que a la gente le gusta, es lo que aprecia.


Le decíamos ayer que a los panistas les gusta hacerle al cuento, no a todos claro, hay entre ellos personas plenamente conscientes de la situación de su partido, que no se auto engañan, que tratan de ser realistas y saben que el fracaso del PAN en las elecciones federales que pasaron, fue consecuencia del estrepitoso fracaso de los gobiernos federales de Vicente Fox y del actual.


Cuando llegaron al poder en el año 2000, habían ofrecido un cambio en el rumbo del país, un cambio en la política económica neoliberal fracasada, un freno a la corrupción y resultó todo lo contrario.


Ya en el poder, se olvidaron de todo lo prometido y buscaron por todos los medios ser como el PRI, para perpetuarse en el poder, copiando los peores vicios del partido tricolor y exagerándolos. Buscaron alianzas con lo peor del sindicalismo, abandonaron el campo, siguieron con la política neoliberal y acentuaron nuestra dependencia de los Estados Unidos a un grado que resulta vergonzante para todos los mexicanos. Somos, junto con Colombia, el país de América Latina, con mayor sometimiento a los dictados de la Casa Blanca.


La misma “guerra” contra el narcotráfico, fue pésimamente implementada a tal grado, que más parece para salvar a los Estados Unidos de un problema grave, que para beneficiar a nuestro país. Y mientras nosotros, los mexicanos gastamos una millonada en esa guerra y ponemos a miles de muertos, nuestros vecinos, como lo han hecho siempre, ponen las armas para que continúe la matanza. Tardíamente, el gobierno de Calderón, inició gestiones para que el vecino siquiera frenara el tráfico de armas que ya era escandaloso.


Por todo eso y más, perdió el PAN las elecciones. Y en Puebla recibió una tunda fenomenal.


Los panistas deberían ponerse a trabajar para fortalecer la estructura de su partido, para formar cuadros que pudieran llegar a ser candidatos, para tener una sólida organización en toda la entidad, en vez de solo convocar a conferencias de prensa-mítines, en las que les pronuncien encendidos discursos a los reporteros con acusaciones no probadas contra el gobierno estatal.

 

El PRD, también en la irrealidad


Todos los partidos y muchos políticos de todas las corrientes, andan también en la irrealidad.


El dirigente del PRD, don Miguel Angel de la Rosa Esparza , afirma que su partido ganará las elecciones del 2010 y que de ahí en adelante, nadie los detendrá.


No sabemos cómo le va a hacer don Miguel Angel para lograr su sueño o si tales declaraciones las hizo bajo los efectos de alguna substancia que haga ver las cosas color de rosa.


Lo cierto es que el Partido de la Revolución Democrática , está ahora peor que nunca: más dividido, más confrontado, no solo a nivel local, sino a nivel nacional.


Eso no ayuda en nada ni a la democracia, ni al país. Una izquierda dividida le facilita las cosas a la derecha panista y a los grupos neoliberales del PRI, que también son derechistas.


¿Cómo va a ganar las elecciones del 2010 el PRD, si en mejores condiciones no ha podido ganar por mayoría ni una diputación federal, ni una diputación local? Todos los diputados federales y locales que ha tenido ese partido, han sido de primera minoría y de representación proporcional.

 

Los ayuntamientos que ha tenido y que tiene actualmente, son y han sido de pequeños municipios. Izúcar de Matamoros y Tecamachalco, han sido los más importantes ayuntamientos que ha ganado en su historia. En Izúcar siempre había sido la segunda fuerza política y en las últimas elecciones federales, las del 5 de julio, pasó al tercer lugar.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas