Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

20/05/2010

Alguien que dilapidó recursos públicos ¿puede gobernarnos?


Ayer el doctor Enrique Doger Guerrero, coordinador metropolitano de promoción al voto, se lanzó con especial dureza, sin mencionarlo por su nombre, contra el candidato a gobernador de la alianza Compromiso por Puebla, Rafael Moreno Valle.


Quien fuera rector de la UAP y presidente municipal, así como fuerte aspirante a la candidatura del PRI a gobernador del estado, se preguntó si alguien que viola la ley puede aspirar a gobernar Puebla, ¿alguien que provocó un déficit de más de mil 500 millones, puede gobernar a los poblanos? ¿Es legítimo eso? Preguntó.


“Necesitamos hacer gobiernos de calidad, honestos y transparentes, que garanticen la correcta aplicación de los recursos. Gobiernos profesionales que incluyan a los mejores hombres.


“Necesitamos proyectar un nuevo rostro de la administración pública, con funcionarios capacitados y comprometidos. Servidores públicos que realmente sirvan a la gente y eviten prácticas del pasado que la gente rechaza, como la discrecionalidad, la irresponsabilidad y la opacidad.


“Nunca más abusos, derroches ni hoyos financieros. Los programas de gobierno deberán ajustarse a las normas vigentes y los recursos aplicarse con responsabilidad”.


Señaló que en el PRI, entienden esto y saben que no hacerlo significa traicionar el mandato ciudadano y por eso quieren recuperar la confianza de la gente con acciones que tiendan a garantizar una administración eficiente y honesta de los recursos.


Luego hizo las preguntas apuntadas al principio de esta columna, para agregar que la malversación de los recursos públicos se hizo mediante un manejo discrecional de las finanzas del estado, creando un aparato burocrático desbordado, haciendo dispendios en la asignación de las compensaciones, en la discrecionalidad en la aplicación de los recursos, la falta de políticas de contención, el bajísimo nivel de inversión pública con relación al presupuesto autorizado, esos son tan solo, dijo, algunos ejemplos de lo que no se debe hacer, cuando se tiene una responsabilidad pública.


Luego Doger Guerrero preguntó ¿Aceptarían los poblanos a un gobernante con estos antecedentes?


Si se buscan periódicos de hace seis años o más, se verá que palabras más, palabras menos, esas mismas criticas las hacían panistas y perredistas en contra de a quien ahora apoyan como su candidato en una alianza que no acaba de cuajar.


Y no cuajará, pues en 1994, Ricardo Villa Escalera, que se inició en la política poblana como candidato del PAN a la presidencia municipal y después se pasó al PRD, propuso una alianza del PRD con el PAN al mismísimo candidato presidencial, el ahora desaparecido (está secuestrado) don Diego Fernández de Cevallos, quien la rechazó rotundamente. El se pronunció contra las alianzas partidistas, pero en especial entre el PAN y el PRD, partidos ideológicamente antagónicos.


Cuauhtémoc Cárdenas, también ex candidato presidencial, que estuvo antier en Puebla, rechazó esa alianza y es que aun cuando a la política hayan ingresado personas con gran sentido práctico, como don Rafael Moreno Valle Rosas, siguen siendo muchos los que carecen de ese pragmatismo y siguen teniendo ideología, siguen pensando en soluciones sociales para resolver los problemas de México y no solo en cuestiones económicas.

 

Eficiente protección a las mujeres maltratadas

 

El gobernador del Estado, Mario Marín Torres y la presidenta municipal de esta capital, Blanca Alcalá Ruiz, firmaron un convenio para brindar mayor protección a las mujeres maltratadas.


El maltrato a las mujeres en Puebla, constituye un verdadero problema. Al año se reciben más de 3 mil llamadas de auxilio de mujeres que son maltratadas por sus maridos o padres. Es la violencia doméstica en todo su esplendor.


El convenio entre el gobierno estatal y el gobierno municipal, se propone eficientar el auxilio a esas mujeres y hacerlo integral, no solo evitar el maltrato, sino brindar auxilio psicológico, legal, médico, etc.


No será una tarea fácil, pues según datos proporcionados por las propias autoridades, 8 de cada 15 mujeres, sufrieron violencia en su niñez; 4 de cada 6, consideran normal o necesaria esa violencia; 2 de cada 3, recuerdan que en su niñez, su papá violentó o agredió a su mamá; 9 de cada 10 de las mujeres que padecen violencia doméstica, no denuncian ni solicitan ningún apoyo institucional.


Las tres mil llamadas anuales que recibe el CESI, indican que la violencia en el ámbito doméstico y familiar, ocupa el primer lugar.

 

La presidenta municipal, Blanca Alcalá, dijo que este es un problema cuya solución requiere la participación de las autoridades en todos sus niveles, pero también de la sociedad que no solo debe intervenir, sino organizarse y capacitarse para hacerlo con mayor eficacia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas