Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

20/07/2009

Una tempestad, en un vaso de agua


Algunos políticos y los empresarios-políticos, son chistosos, crean tempestades en un vaso de agua. Y son medio hipocritones también: saben perfectamente como se toman las decisiones políticas y de gobierno, pero se espantan y hacen aspavientos cuando el gobernador, en una plática abierta con periodistas, habla con sinceridad, con gran franqueza, de la forma en que su partido está abordando el asunto de su sucesión.


Ellos quisieran, así lo han dado a entender, que el gobernador se volviera monje cartujo, en los días que faltan para la designación del candidato de su partido; que no tuviera ni voz ni voto, que se volviera mudo, sordo y ciego. Ah, porque si dice algo, puede ocasionar “ingobernabilidad”. Por favor….


Nunca se ha sabido que la designación de un candidato a un puesto de elección popular, cause ingobernabilidad. Causará enojo, molestia, entre grupos antagónicos de dentro de su propio partido, pero ingobernabilidad……Para eso son las elecciones, para eso vivimos en un país democrático ¿o no? Si el candidato no gusta, si el partido o quien decida en ese partido se equivoca, pues la gente tiene el poder de su voto.


Un ejemplo: el país, México, está viviendo los días más dramáticos y difíciles de su historia reciente: una guerra contra la delincuencia organizada iniciada por el segundo gobierno panista de la historia, que según los expertos sigue una estrategia equivocada y una crisis económica que ha hecho decrecer la economía en 7 por ciento y ha provocado la pérdida de cientos de miles de empleos formales ¿Eso no es suficiente para que haya ingobernabilidad?


Media república está en guerra, con los enormes costos en dinero y en vidas humanas, que eso significa y miles de empresas están cerrando o a punto de cerrar, en todo el país, por el gravísimo problema económico. ¿Eso no es suficiente, no solo para que exista ingobernabilidad, sino para que estalle una revolución?


Pero nuestra incipiente “democracia” nos salva: hubo elecciones para la renovación de la Cámara de Diputados y la gente salió a votar e hizo perder estrepitosamente al partido que desde hace casi nueve años está en el poder federal, por considerar que está haciendo mal su trabajo, que el gobierno federal no da los resultados que el país y su gente requieren y necesitan. O ¿significa otra cosa el hecho de que por ejemplo en Puebla, donde el panismo tiene actualmente 12 diputados federales de mayoría y dos de representación proporcional y dos senadores de mayoría y uno de representación proporcional y que ahora haya perdido las 16 diputaciones federales que corresponden a la entidad?


¿Cómo puede pensarse entonces, que el gobernador que es la autoridad política más importante del Estado, es el personaje más importante dentro de su partido, vaya a provocar ingobernabilidad por el hecho de que aborda abiertamente el tema de las elecciones locales y manifiesta incluso sus simpatías  por algunos de los aspirantes, aunque en ningún momento descarte a los demás? ¿A quien se pretende engañar con eso?


Los empresarios están negados para la política. Vicente Fox y Quesada, el ilustre primer presidente panista de la historia, dijo que su gobierno era “de empresarios y para empresarios” y miren como nos fue. Y cómo le fue a él claro…..El mismo ex presidente Fox dijo que durante su sexenio, él se dedicó a hacer política, ha hacer campaña y dejó encargado “el changarro” y entonces los señores dirigentes de los empresarios, no dijeron nada, no hablaron de ingobernabilidad, ni presentaron “exigencias”….

 

LES GANARON EL MANDADO

 

Lo que pasa es que los empresarios aliados del PAN, pensaron que con la decisión de la Corte de que las elecciones locales se realicen en julio y no en noviembre del 2010 (regalo de cumpleaños para el senador Moreno Valle) se iba a meter en un problema al PRI  por eso de los tiempos y resultó que no fue así. Los priístas estaban preparados para cualquiera que fuera la decisión y lo que menos esperaban los panistas y grupos empresariales que los apoyan, era que el juego político del PRI se iniciara antes de que ellos pudieran hacerlo. Los agarró de sorpresa.


Por lo que respecta a los aspirantes priístas inconformes, ellos mejor que nadie saben como son estas cosas y acabarán disciplinándose y trabajando al lado del candidato que resulte triunfador.


Hay por lo menos ocho aspirantes serios y todos ellos están plenamente conscientes, de que solo habrá un candidato y que siete quedarán fuera de la jugada, aparentemente. No creemos que ninguno vaya a lanzar la amenaza de pasarse a otro partido, porque han vuelto los tiempos del PRI ganador. No les conviene pues, andarle haciendo al héroe de la democracia.


Blanca Alcalá, Jesús Morales Flores, Enrique Doger Guerrero, Alberto Amador, Víctor Hugo Islas Hernández, Javier López Zavala, Alejandro Armenta y Jorge Estefan Charbel, perdón si se nos escapa alguno, todos están en el juego interno del PRI, todos tienen méritos para ello tanto en el servicio público, como dentro de su partido y todos saben que al final, habrá un frente unido para las elecciones de julio del 2010. Al tiempo (como dicen los clásicos)

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas