Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


“Combatir a la delincuencia organizada, no es enchilame otra”

 

Un amigo abogado, cuyo nombre no me autorizó a mencionar, dio su opinión sobre la presencia de la delincuencia organizada en Puebla e hizo críticas a los medios de difusión.


“Mira, luchar contra la delincuencia organizada, no es fácil, no es enchilame otra. Es algo tan complicado, que el gobierno federal, con todo su enorme poder, no solo no ha podido, sino que hasta parece que va perdiendo. Claro, debo reconocer que la Federación se lanzó contra el narcotráfico sin plan, sin proyecto, sin estrategia, pero de todos modos, el asunto no es nada fácil.


“Aquí en Puebla no se ha sentido, hasta los últimos hechos, la presencia de ese tipo de delincuentes. Era una de las entidades mejor libradas de todo el país, pero ya hicieron su entrega de tarjetas de presentación, que si vamos a creerle a Gabriel Zaid, un magnífico analista político y económico, del que tú me haz hablado mucho y a quien yo acostumbro leer en la revista mensual donde escribe, además de sus libros, de gran sentido común, que los actos terroristas, como los que hubo la semana pasada en Puebla, constituyen un proceso de producción editorial de actos espectaculares para ser fotografiados y difundir el mensaje: desanímense. Lo del atentado al sub procurador, que iba a ir unido al del secuestro o asesinato que iban a cometer en Tlapanalá, era eso, un mensaje de intimidación para autoridades y para habitantes de la entidad.


“Ahora bien, las cosas no resultaron como esperaban: el funcionario no iba en el auto que atacaron y en Tlapanalá, los resultados fueron al revés de lo que seguramente imaginaron, pues nunca pensaron que encontrarían una organización de vigilancia de los pobladores, tan bien organizada, que en vez de apalear resultaron apaleados.


LA CLAVE, ES LA ORGANIZACION


“La palabra clave para frenar el avance de este flagelo que tiene en un puño a varios estados del país, es organización. Si la delincuencia organizada o no, encuentra a un gobierno preparado para hacerle frente y a un pueblo solidario y organizado para actuar en igual sentido, seguro que no avanza.


Pero mira, muchos de tus compañeros periodistas y algunos políticos de poca monta, aprovechan cualquier cosa para lanzarse contra el gobernador, como si él tuviera la culpa de lo que está pasando.


“Yo no soy marinista, ni antimarinista. Soy un ciudadano común y corriente que quiere ver las cosas con realismo, con objetividad.


“Creo que el gobierno ha tomado las medidas que debía y podía tomar, para enfrentar el problema que se le venía encima. Tú mismo comentaste hace unos días, que hace unos meses se invitó a los directores de medios a una reunión con funcionarios de seguridad, para hablar del problema y que ahí se dijo que si bien Puebla era un estado de los mejor librados, no estaba exento de ser invadido por la delincuencia organizada.


“Bueno pues eso quiere decir que se tomaron medidas para impedir o frenar esa invasión. ¿Qué medidas? Oye, no las van a andar pregonando nada más para que tus compañeros no se enojen. Si me preguntas si son efectivas o no, se verá en la práctica. Se toman las medidas que sugieren los especialistas en la materia, aprovechando los elementos físicos y humanos de que se dispone.


“Debes estar de acuerdo conmigo, que ni la policía federal, ni las policías estatales y menos las municipales, son el FBI o Scotland Yard o como se diga. Se echa mano de lo que tenemos y créeme, que tenemos elementos que bien aprovechados, pueden dar magníficos resultados.


“Sobre lo que dijiste ayer de que las comisiones de seguridad en los pueblos o las “rondas” no pueden hacerse justicia por su propia mano, me imagino que lo dijiste impresionado por la fotografía que publicaron los periódicos de los supuestos delincuentes golpeados, pero tampoco se puede esperar que sean ellos, los delincuentes y no los policías voluntarios de los pueblos, los que tomen la iniciativa. ¿Sabes lo que es significaría? Decenas de muertos, porque los sicarios están entrenados y cuentan con armas mejores que las del ejército. Estoy de acuerdo en que se debe instruir a quienes formen las comisiones de vigilancia para no abusar, pero tampoco para que se comporten como hermanitas de la caridad, porque así no servirían de nada y sería muy arriesgado para sus propias vidas”.


-Bueno y después de este sermón y de tus ataques a la prensa, que crees que deba hacerse.


-No, no, yo no he atacado a la prensa, he dicho que no se puede hablar porque sí, porque escribo en un periódico, porque habló en el radio o la televisión, sin conocimiento de causa y solo para echarle la culpa a alguien que justificada o injustificadamente me cae gordo. Y en el sermón, como tú lo llamas, hago la sugerencia de que el gobierno haga su trabajo lo mejor posible y la sociedad apoye en vez de criticarlo todo o prestarse para hacer politiquería. Los gobiernos federal, estatales y municipales, deben actuar coordinados y los ciudadanos debemos prestarles el apoyo necesario, nada más.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas