Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Y tú que te creías, el rey de todo el mundo


Ocho diputaciones tendrá el Partido Acción Nacional en la próxima legislatura local: una de mayoría, una de minoría y seis plurinominales.


Este debe ser un fuerte golpe para los panistas que ya se pavoneaban como si fueran dueños del estado.


Y no solo eso, sino que como ya todo mundo sabe, perdieron sus llamadas «plazas fuertes»: Atlixco, Texmelucan, Tehuacán y San Andrés Cholula.


Por eso una de las virtudes más apreciadas en un político, además de la eficiencia y la honestidad, es la humildad. Tienen que aprender a ser humildes, porque del plato a la boca, a veces se cae la sopa.


Los priístas ahora grandes triunfadores, deben verse en el espejo de los panistas. Hoy ganaron, pero de su actuación como gobernantes, como representantes populares, dependerá el que los ciudadanos sigan votando por ellos.


En la bancada priísta compuesta por 26 diputados (mayoría absoluta) hay muchos, casi todos, novatos. No saben de asuntos legislativos y pocos son los que han tenido algún cargo político. En esas condiciones, es fácil que al subirse al ladrillo del poder, muchos se sientan mareados y otros, tiendan a volverse locos.


Deben estar plenamente conscientes de su doble responsabilidad. Tienen responsabilidad con los electores que les dieron su voto, pero también la tienen con su partido, al que deben representar dignamente, con decoro, con honestidad, con eficiencia y atendiendo en todo caso con sencillez sus representados.


Los priístas recobraron ayuntamientos que parecía que estaban perdidos para siempre. Las planillas que ganaron, no solo en esos sino en todos los demás, deben tener muy presente que el prestigio de su partido, está en sus manos.


Si no realizan un buen trabajo, si no atienden a sus gobernados con el comedimiento y respeto que deben a todo ciudadano, si se crecen al castigo, si se llegan a sentir más importantes de lo que en realidad son y si no cuidan que sus funcionarios sean eficientes, honestos y atentos con el público, pondrán en serio peligro el triunfo de su partido en próximas elecciones.


¿QUIEN SERA EL LIDER DE LOS PRIISTAS?


El Partido Revolucionario Institucional, con 26 diputados de los que 25 son de mayoría y uno de representación proporcional, tendrá la presidencia de la Gran Comisión y quien sea electo para ese cargo, será a su vez, líder de su fracción.


El Partido Acción Nacional, tendrá 8 diputados como ya lo señalamos líneas arriba. La coalición por el bien de Puebla, conformada por el PRD y Convergencia, tendrá tres curules: una para el gran perdedor, que fue Melitón Lozano, de Izúcar de Matamoros y una plurinominal, que será Irma Ramos. Su aliado, Convergencia, tendrá una diputación plurinominal, correspondiendo a Carolina O’Farrill.


Habrá dos diputados del Partido del Trabajo: el gran perdedor y uno plurinominal y dos diputaciones igualmente, para el Partido Nueva Alianza.


Los partidos Alternativa Social Demócrata y el local Esperanza Ciudadana, pierden el registro, aunque éste último gobernará un pequeño municipio.


El problema que los priístas ven en la diputación de su partido, es el del líder. ¿Quién será el responsable de conducir a los priístas por el camino del bien?.


Unos temen que la bancada tricolor, por la novatez e inexperiencia de casi todos sus integrantes, dé los tumbos naturales de quienes se inician en política. Otros piensan que los nuevos diputados pueden dar la sorpresa.


Puede haber asesoría externa para los diputados priístas, que les funcione bien y hasta mejor que un buen pastor interno, nos dicen.


Y es que como se comenta en todas partes: las bancadas deben tener gente nueva y gente experimentada y en el caso del PRI, todos los experimentados estaban en la lista plurinominal, porque los mismos priístas pensaban que no tendrían un triunfo arrollador, como lo tuvieron.


Los panistas también mandaron a la lucha por las diputaciones de mayoría a gente novata, pero en su lista pluri, pusieron a panistas experimentados y éstos son los que van a entrar.


VALENTIN DEBE QUEDARSE EN EL PRI


Para muchos priístas consultados por éste reportero sobre el destino de Valentín Meneses, éste debe quedar al frente del Revolucionario Institucional, donde llevó a cabo un buen trabajo.


Logró revertir en relativamente poco tiempo, el resentimiento que muchos priístas tenían hacia su partido y hacia funcionarios del gobierno de nueva generación y no solo restañar las heridas, sino la unificación de todos los grupos en torno a sus candidatos.


Además, dio muestras de su priísmo militante. Identificó al adversario y lo combatió con dureza. Debió moderar su discurso una vez obtenido el triunfo, pero fuera de eso, su desempeño ha sido bueno y Valentín en el puesto de presidente estatal del PRI, ha sido una revelación para sus correligionarios.



 
 

 

 
Todos los Columnistas